INGRESO DE TRANSPORTISTAS

Detectan 20 camioneros positivos de COVID-19 en los pasos fronterizos

Detrás de los informes oficiales del Sinae yace otro fenómeno: el ingreso de transportistas que, como en cuentagotas, dan positivo en la frontera.

Camionero descansado en una parada de camiones. Foto: Ricardo Figueredo
Uruguay exige un test negativo de COVID-19 en las 72 horas previas al ingreso al país. Foto: Ricardo Figueredo

Un día con dos nuevos positivos de COVID-19 en Cerro Largo y uno en Rivera. Un día de un nuevo infectado en Salto y otro en Soriano. Otro día con un caso en Rocha. Como en cuentagotas, los reportes que cada tardecita emite el Sistema Nacional de Emergencias evidencian que algo está pasando en los departamentos fronterizos: el control de los transportistas que ingresan al país sin un examen previo del nuevo coronavirus.

Al menos 20 camioneros han sido diagnosticados como positivos en los exámenes que Uruguay realiza en los puestos migratorios. No es extraño. Al menos no lo es para Karina Rando, directora general de Coordinación del Ministerio de Salud, quien explica que “en Brasil y en Argentina está habiendo una importante circulación comunitaria del virus” y, por tanto, no es raro que haya “algunos infectados” entre quienes ingresan desde allí.

Y valga el pronombre “algunos”, porque los positivos representan un 0,5% de los más de 4.000 tests que les realizaron a camioneros en las fronteras.

Uruguay exige el resultado negativo de test de COVID-19, bajo la técnica PCR en tiempo real, con menos de 72 horas del ingreso al país. Por eso cuando un camionero llega al control fronterizo sin esa validación, se le hace allí mismo un hisopado cuyo resultado demora menos de un día. Mientras, explica Rando, el camionero “sigue una ruta preestablecida” y, dado que su contacto con otras personas es mínimo, “siguiendo el protocolo no reviste riesgo alguno”. Tanto es así que, de los 20 positivos, “casi la totalidad no ha generado otros contagios por contacto en el país”.

Karina Rando. Foto: Marcelo Bonjour.
Karina Rando. Foto: Marcelo Bonjour.

Como la mayoría de los detectados con presencia del virus son asintomáticos, regresan en el mismo día a su país de origen. Por tanto, en la estadística uruguaya cuentan como cursando la enfermedad ese primer día, pero no el resto.

Distinto es el caso de aquellas personas que ingresan a Uruguay en busca de refugio. En esos casos, esperan el resultado del hisopado en aislamiento, en los centros de referencia, y, tras cumplir la cuarentena y con el test negativo pueden seguir paso.

Hasta el momento, dos de estos migrantes han dado positivo en Rocha y cinco en Rivera.

“No se puede mantener todo un país cerrado, como si fuera un tupper, porque eso haría que quedaran muchas empresas paradas, trabajadores sin trabajo y se incrementase la pobreza. La pobreza, a la larga, deviene en una pérdida de salud y la pérdida de salud deviene en pobreza como un círculo vicioso”, explica la directora Rando. Y agrega: “Si generamos un estado en que el país está seguro, no se bloquea y se permite una actividad económica (no perfecta, porque se está en pandemia) hace que a futuro no se genere ese círculo vicioso de pobreza y mala salud. La propia Organización Mundial de la Salud ha insistido a los países que no se bloqueen”.

La frontera es uno de los “puntos sensibles” en el combate local al COVID-19.

Así lo han identificado los científicos que asesoran a Presidencia y las propias autoridades de gobierno. Hasta ahora se han constatado dos grandes brotes (en Rivera y Treinta y Tres) y uno incipiente brote en Bella Unión.

Ocurre que en la ciudad más norteña del país, hubo un foco intrafamiliar que se fue extendiendo sigilosamente. De hecho, ayer fueron identificados como positivos dos escolares de una escuela pública de la zona (eran contacto de contactos).

Estudio del coronavirus COVID-19. Foto: AFP
Estudio del coronavirus COVID-19. Foto: AFP

Eso llevó a que Primaria ordenara el cierre inmediato del centro educativo, el testeo de las maestras y al menos a cuatro grupos de escolares que compartían turno con los infectados. Se trata del primer involucramiento de niños desde la vuelta a las clases presenciales.

La escuela de Bella Unión, adelantó el consejero de Primaria Pablo Caggiani, “es probable que esté cerrada hasta el viernes” a la espera de que se completen los análisis por PCR.

Los centros educativos no han sido, al menos hasta el momento, los principales vehículos de contagio del COVID-19. Los científicos vienen reiterando, como un mantra, que los niños no son indiferentes, pero, en comparación con los más adultos, transmiten poco el virus, se contagian poco y, cuando lo hacen son en su mayoría asintomáticos (como los dos pequeños de Bella Unión).

Distinto había sido uno de los brotes de Rivera que había tenido como epicentro un servicio religioso. Según el Centre for Mathematical Modelling of Infectious Diseases, en cada uno de los 22 eventos religiosos estudiados en los que hubo brotes en el mundo, se infectaron, como media, 23 personas.

Cuando esos brotes son grandes, suele haber un corrimiento de la zona geográfica. Esa es la hipótesis que manejan los epidemiólogos sobre el origen de los brotes en los prestadores de salud en Montevideo: sería una derivación de lo acontecido en Treinta y Tres.

Es como un incendio en un bosque de piñas: las chispas van prendiendo fuego a otras piñas y así…

Coronavirus en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto
Coronavirus en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto

Al momento hay 207 personas cursando la enfermedad en Uruguay. Ayer, el Sinae informó 11 casos nuevos.

En Uruguay hay 32 contagios cada 100.000 habitantes. En Argentina, son 289 cada 100.000. En Brasil, asciende a 1.016 cada 100.000. Esa foto regional viene haciendo que las direcciones departamentales de Salud estén con un trabajo extra. Y es por eso que el gobierno reforzó -con unas 50 personas- la vigilancia epidemiológica. “Son personas que se centran en el área metropolitana, la frontera seca con Brasil y el litoral”.

Porque cuando se habla de frontera valen tanto los ingresos desde el noreste como el cruce de puentes desde Argentina. De hecho, ayer se detectó un positivo tras haber pasado el puente a la altura de Salto.

Como concluye Rando: “Con tres simples medidas (distanciamiento, tapaboca e higiene de manos) se puede evitar que todo un país se detenga”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados