EN ESTADO DE ALERTA

Uno a uno, los seis brotes del nuevo coronavirus en Uruguay

Uruguay tuvo seis empujes de COVID-19 desde que llegó a mediados de marzo; los más recientes están vinculados a visitantes a la frontera con Brasil.

Daniel Salinas  está preocupado por la situación sanitaria en Rivera. Foto: Francisco Flores.
“Pensamos que hay circulación del virus”., dijo Salinas. Foto: Francisco Flores.

Las curvas que grafican la distribución de casos de coronavirus que tiene en su despacho el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, se disparan cuando se confirma un nuevo brote.

Con el de la Médica Uruguaya, ya son seis los registrados en Uruguay: el de un casamiento en Carrasco, el del Hospital Vilardebó, el de los residenciales, y los ocurridos en la ciudad de Rivera y Treinta y Tres.

Si bien los epidemiólogos del Ministerio de Salud Pública (MSP) aún estudian el origen de los recientes brotes, diversas fuentes de salud consultadas consideran que, al menos en los últimos tres brotes, el caso inicial está vinculado a personas que viajaron a alguna de las ciudades fronterizas con Brasil.

Es el caso de Rivera en el que un paciente del hospital departamental había estado en la frontera con el vecino país, o el de una mutualista de Treinta y Tres y la Médica Uruguaya en los que no se descarta que sus pacientes “cero” hayan viajado a Chuy, Rocha.

Sin embargo, las autoridades han podido controlar cada uno de los casos. ¿Cómo lo hicieron? Con la aplicación de una estrategia en común que pone en el centro la trazabilidad de los contactos a través del seguimiento del hilo epidemiológico de cada uno de los casos. En Salud Pública informaron a El País que “en todos los brotes la estrategia común llevada adelante por el MSP fue la del trazado del hilo epidemiológico luego de detectado un caso y ser aislado”.

La estrategia suele ser la misma y el objetivo también: “buscar cortar al máximo toda cercanía del infectado con las personas a su alrededor, de desconocidos y no compartir elementos comunes”, sostienen en el MSP. Detección, seguimiento y aislamiento, son los pilares de los epidemiólogos. Esta semana, Salinas dijo que estuvo “revisando minuciosamente la lista” y “excepto cuatro casos que están en Montevideo y se está investigando aún el origen y el brote de Treinta y Tres que tuvo un origen en la frontera, la totalidad de los casos provinieron del exterior”.

La mayor preocupación hoy del gobierno es controlar la frontera. Por eso, por estas horas la apuesta es poder replicar el acuerdo binacional con Brasil que rige en Rivera, en otras ciudades con esas características. Salinas señaló que lo que es necesario “cuidar y extremar es esa frontera y el ingreso de extranjeros y connacionales que lleguen en buen estado de salud y el tránsito en nuestra frontera”.

A continuación, El País relata cada uno de los brotes identificados en Uruguay y explica algunas de las medidas implementadas por el Poder Ejecutivo para controlar los casos.

El casamiento con 500 invitados en Carrasco
Casamiento. Foto: Archivo El País

Fue el primer brote de coronavirus que se registró en Uruguay. La diseñadora de moda, Carmela H. (57 años) no realizó cuarentena tras un viaje a Europa y asistió a un casamiento en Carrasco en el que había 500 invitados. La mujer pretendía ingresar a Milán en Italia, pero los diversos operativos en Europa apenas le permitieron llegar a España, desde donde tuvo que volver a Uruguay. El caso fue descrito en detalle por medios internacionales, que se hicieron eco de una serie de audios virales en la que uruguayas reprochaban su actitud por no respetar el aislamiento. La “superdifusora”, así es como la denominaban en Epidemiología de Salud Pública, llegó a contagiar al menos a unas 90 personas, la mayoría invitados a la fiesta de bodas a la que había asistido, apenas había llegado de España. El mismo 13 de marzo, cuando se confirmaron los primeros cuatro casos, Carmela habló con El País y contó que al llegar no le indicaron que debía tener precauciones, que no había ido al casamiento “mal”, dado que “no tenía ningún síntoma. Yo fui superbien”, afirmó. “Yo cuidé a todos los uruguayos. Estaba desesperada”, comentó apenas se conoció la noticia.

El Hospital Vilardebó intervenido por ASSE
Coronavirus en el Hospital Vilardebó. Foto: Ángel Asteggiante.

El 8 de abril las autoridades de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) confirmaban un nuevo brote, el primero localizado en un centro de salud. Unas 22 personas, entre pacientes y funcionarios del Hospital Vilardebó, dieron positivo a los tests diagnósticos por coronavirus. Los casos se originaron en el pabellón masculino del centro de salud y las autoridades de ASSE no tardaron en intervenirlo técnicamente. La situación generó que se realizaran más de 250 tests a los pacientes y a la totalidad de los funcionarios. De esta muestra finalmente se obtuvo que 22 personas tenían la enfermedad.

Uno de los casos positivos correspondía a un psiquiatra que trabaja en ese centro. Todo comenzó con un interno. El paciente “cero”, como denominan los epidemiólogos a los casos iniciales, presentó un cuadro febril el 2 de abril y tras ello se dispararon todas las alertas. Fue en ese entonces que se lo trasladó a la emergencia del Hospital Saint Bois, lo que motivó que se decidiera cerrar ese sector del centro de salud.

El virus llegó hasta los residenciales
Realizan test en residenciales. Foto: Leo Mainé.

Los residenciales de adultos mayores también tuvieron su protagonismo. En al menos nueve establecimientos se identificaron en total 59 casos positivos de coronavirus. De ellos, 13 corresponden a personal de la salud, de los cuales ninguno requirió ingreso hospitalario. De todos los casos confirmados, cuatro fallecieron, de acuerdo a un informe de la División de Epidemiología de Salud Pública al que tuvo acceso El País.

El caso más polémico fue el de un geriátrico ubicado en la zona de Sayago, en el que llegaron a infectarse 25 personas y que fue intervenido por el propio MSP en coordinación con ASSE, mutualistas y emergencias móviles. El País informó en abril que se detectó que el virus ingresó al residencial a través de una persona que visitó a un familiar del centro. El 19 marzo el MSP presentó un protocolo de actuación para afrontar la pandemia en los llamados establecimientos de larga estadía para personas mayores. Se trata de una prioridad dado que la población mayor de 65 años es justamente hoy considerada un grupo de riesgo para la enfermedad.

Rivera, Bolsonaro y el acuerdo binacional 
Avance del COVID-19 en Rivera. Foto: Mateo Vázquez

La ciudad de Rivera llegó a tener más de 50 personas contagiadas de coronavirus. Incluso, en junio, superó a Montevideo en cantidad de infectados. La proximidad con Brasil, que se consolidó como el segundo país del mundo con más infectados, supone todo un riesgo para Uruguay. Por eso, el gobierno y las autoridades brasileñas firmaron un acuerdo binacional que permite aplicar los mismos tipos de tests (PCR) en la ciudad binacional de Rivera. La medida, que también comprende aplicar el mismo seguimiento epidemiológico de los casos, fue adoptada tras una conversación telefónica entre los propios presidentes de Uruguay, Luis Lacalle Pou, y el de Brasil, Jair Bolsonaro, tras la aparición del brote. Es que en territorio brasileño las autoridades utilizan tests serológicos para detectar coronavirus, un tipo de examen menos riguroso que el método por PCR. En Rivera, los epidemiólogos creen que todo comenzó con lugareños que se trasladaban a uno y otro lado de la frontera. Uno de los casos más conocidos fue el de un grupo de personas que se contagió en una reunión religiosa en la que coincidieron. Tres personas murieron por COVID-19 en Rivera.

Casos en mutualista sacudió Treinta y Tres
Treinta y Tres se robó ayer toda la atención tras la confirmación de un brote de coronavirus. Foto: Fernando Ponzetto

En la ciudad de Treinta y Tres hubo 101 personas con la enfermedad y un fallecido. El brote se ubicó en el Instituto Asistencial Colectivo (IAC), una de las tres mutualistas de la ciudad. La situación generó que el propio presidente Luis Lacalle Pou se trasladara al lugar, como en Rivera, para conocer de primera mano el avance del brote. Si bien todavía no está claro el origen del foco, en la dirección departamental de Salud no descartan que una nurse con coronavirus que días antes estuvo en Chuy en Rocha, haya propagado la enfermedad en la mutualista. Entre las medidas dispuestas se aumentaron los puestos de control sanitarios con personal del Ejército Nacional. Hubo más de 400 personas en cuarentena como resultado del caso. Las autoridades también realizaron tests aleatorios en la ciudad y además hisoparon a todo el personal y pacientes de la mutualista en la que todo había comenzado. Lacalle dijo en una conferencia en Treinta y Tres que Uruguay había retrocedido “unos casilleros” tras el brote local.

"Reflexión" por los casos en Médica Uruguaya
Sede central de Médica Uruguaya, en el barrio Tres Cruces. Foto: Fernando Ponzetto

Cuando todo parecía volver a la normalidad, las autoridades confirmaron un nuevo brote en el quinto piso de Médica Uruguaya. Ayer se registró allí el fallecimiento de una mujer de 74 años. En paralelo, también aparecieron casos aislados en otras mutualistas y en trabajadores de empresas de cuidado de enfermos. Si bien aún los epidemiólogos no han podido establecer el caso “cero”, en la mutualista sostienen que todo comenzó por un paciente que había llegado del Chuy, en Rocha, y que contagió a trabajadores y otros enfermos al consultar por un cuadro de EPOC. El hombre fue internado en el sector de afecciones respiratorias al confirmarse su infección. La situación genera preocupación en el gobierno, que por ahora descarta frenar la apertura de algunas actividades. “Pausa y reflexión”, dijo una fuente del gobierno a El País. Esta semana el Grupo Asesor de Científicos Honorarios entregó al presidente Lacalle Pou una serie de informes que revelan la “preocupación” por el estado de la pandemia. Ayer, el presidente llamó a “apretar las marcas” a las personas ante este panorama. Por otro lado, en Salud Pública ya definieron que habrá sanciones para aquellas instituciones que no cumplan con los protocolos establecidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados