ESTADOS UNIDOS

Donald Trump le pone fecha al fin del aislamiento por el coronavirus: 12 de abril

Gran parte de los estados y alcaldes del país han decretado medidas de distanciamiento social y cuarentena que afectan a cerca de la mitad de la población y han casi paralizado la economía.

Nueva York está en cuarentena obligatoria desde el viernes. Foto: AFP
Nueva York está en cuarentena obligatoria desde el viernes. Foto: AFP

Donald Trump está desesperado por dejar atrás la pandemia del coronavirus, como todo el mundo. Solo que el presidente de Estados Unidos le puso fecha: 12 de abril. Trump anunció ayer martes que quiere flexibilizar el aislamiento provocado por el coronavirus en Estados Unidos y reactivar la economía en tres semanas.

“Mucha gente está de acuerdo conmigo. Nuestro país no está diseñado para cerrar”, dijo Trump a la cadena Fox News. “Puedes destruir un país de esta manera, cerrándolo”, aseguró. “Me encantaría tener el país abierto y con muchas ganas de que sea para Pascua”, remató luego.

Gran parte de los estados y alcaldes del país han decretado medidas de distanciamiento social y cuarentena que afectan a cerca de la mitad de la población y han casi paralizado la economía. Los estados de California y Nueva York, por ejemplo, están bajo cuarentena obligada.

La campaña presidencial para los comicios de noviembre ha sido otra víctima significativa de la cuarentena. Los mítines han sido anulados.

El coronavirus por dentro. Foto: AFP

Médicos y expertos en salud aseguran que las medidas que restringen los movimientos de la población son esenciales para impedir que el contagioso virus se multiplique de forma incontrolable.

Trump llamó a un periodo de 15 días de observación, que culmina el próximo martes.

Pero aclaró que cree que la respuesta ha sido exagerada. “Perdemos miles y miles de personas al año por la gripe. No cerramos el país” por eso, dijo. “Perdemos mucho más que eso en accidentes de automóvil. No llamamos a los fabricantes de coches para decirles ‘dejen de fabricar’”, afirmó.

El derrumbe de la actividad y las alertas de una recesión o incluso una depresión son un revés brutal para una economía que hasta la crisis gozaba de buena salud, con la tasa de desempleo en un mínimo récord.

Las declaraciones de Trump se dan cuando el Congreso se acerca a la aprobación de un paquete de estímulo de casi 2 billones de dólares para comercios, hospitales y estadounidenses de a pie afectados por el aislamiento. Sería la mayor inyección de dinero de la historia, superando de lejos al rescate de 2008, cuando la crisis financiera mundial golpeó la economía estadounidense. La noticia de que un acuerdo está cerca disparó las acciones en Wall Street, que cerró en 11,37%, su mayor alza desde 1933.

Uno de sus mayores orgullos de Trump, antes del brote del virus, era la fortaleza de la economía. “No podemos perder a Boeing. No podemos perder a algunas de estas empresas”, dijo Trump en Fox, desde la Casa Blanca. “Si perdemos estas compañías, estamos hablando de cientos de miles de empleos, millones de empleos”.

El vicegobernador de Texas, Dan Patrick, concuerda con Trump. “Volvamos a trabajar”, dijo también en Fox News. Según Patrick, que cumplirá 70 en una semana, los adultos de esa edad o más podrán cuidarse por sí mismos. “No sacrifiquen el país”, pidió.

Mujer utiliza mascarilla en Estados Unidos por coronavirus. Foto: AFP.
Mujer utiliza mascarilla en Estados Unidos por coronavirus. Foto: AFP.

“Mi madre no es sacrificable”, le respondió el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, quien ayer martes alertó que los contagios se están disparando pese a la cuarentena decretada.

La alerta de Cuomo coincide con la realizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que subrayó que la pandemia del coronavirus se está acelerando y Estados Unidos se está convirtiendo en un foco central por la rapidez de los contagios a un ritmo casi tan rápido como en Europa.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, también cuestionó la posición de Trump. “La idea de que podemos volver a la normalidad en abril es, en este momento, inconcebible”, aseguró De Blasio.

“Abril, incuestionablemente, va a ser peor que marzo y, actualmente, mi temor es que mayo podría ser peor que abril, esta es la realidad a la que nos enfrentamos”, dijo el alcalde de Nueva York, que es actualmente el mayor foco de la enfermedad en el país con un tercio de los contagios.

Calles vacías en Nueva York por el coronavirus. Foto: Reuters
Calles vacías en Nueva York por el coronavirus. Foto: Reuters

Recesión.

Las previsiones de varias grandes entidades financieras, como Bank of America o Goldman Sachs, sitúan ya al país en crecimiento negativo para este año. Y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, llegó a advertir que la tasa de desempleo, hoy en el 3,5% y en mínimos de medio siglo, podría dispararse por encima del 20 %.

Mnuchin es precisamente el encargado de negociar en el Congreso el multimillonario paquete de estímulo fiscal por la crisis del coronavirus.

De momento, el Senado ha rechazado en dos ocasiones dos propuestas de los republicanos ante las críticas de la oposición demócrata, que exigía una supervisión estricta de los fondos de ayuda a las empresas y un mayor apoyo a los ciudadanos de a pie.

El plan incluiría varias transferencias directas de efectivos a los ciudadanos, por hasta 1.200 dólares a los adultos y 500 dólares a los menores de edad, así como un fondo de 500.000 millones de dólares de asistencia a las empresas en sectores especialmente afectados por el virus, como las aerolíneas, cruceros y hoteles.

Nueva York

Más de 600 personas han muerto en Estados Unidos por el coronavirus, que cuenta con más de 50.000 casos confirmados, según un mapa mundial actualizado por la Universidad Johns Hopkins.

Estados Unidos es el país con más casos a nivel mundial, por detrás de China e Italia. El estado de Nueva York ya tiene más de 25.000 casos, incluidos casi 15.000 en la ciudad, epicentro de la pandemia en el país. Nueva York está en cuarentena obligatoria desde el viernes.

OMS: 16.200 fallecidos y 372.000 contagiados
Coronavirus catástrofe. Foto: archivo El País.

Un total de 38.757 nuevos casos globales de covid-19 se registraron en el mundo en las últimas 24 horas, por lo que el total de afectados se elevó ayer martes a 372.757, mientras que los fallecidos son 16.231 (1.579 más que en la jornada anterior), según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En las últimas 24 horas se registró cierto descenso en el número de nuevos casos y fallecimientos diarios, ya que en la jornada anterior se superó por primera vez la barrera de los 40.000 contagios y la de las 1.700 muertes. Los países y territorios afectados son ya 194, siendo ya escasas las naciones que no han reportado casos, entre ellas algunos archipiélagos de Oceanía, Corea del Norte o territorios en conflicto donde es difícil obtener datos, como Libia, Sudán del Sur o Yemen.

Según los datos facilitados por los distintos servicios de salud de todo el mundo, ayer se alcanzó la cifra de los 100.000 recuperados, lo que implica que más de una persona de cada cuatro ha superado la enfermedad.

China se mantiene como el país con más afectados, 81.000, y hoy informó nuevamente de casos autóctonos (cuatro) después de cinco días consecutivos sin transmisión por vía local. Le siguen Italia, con casi 70.000 casos, Estados Unidos (50.000) y España, próxima a los 40.000 casos, según los datos de sus autoridades sanitarias. (EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados