EL AVANCE DEL VIRUS

Un tercio de la población mundial en confinamiento por el coronavirus

2.600 millones es el número de personas que actualmente están sujetas a órdenes más o menos estrictas de confinamiento, es decir uno de cada tres seres humanos.

Funcionarios prontos para rociar desinfectante en la estación de tren de la ciudad, capital de la provincia central de Hubei. Foto: AFP
Funcionarios prontos para rociar desinfectante en la estación de tren de la ciudad, capital de la provincia central de Hubei. Foto: AFP

Un tercio de la población mundial está desde ayer martes bajo confinamiento obligatorio por el coronavirus COVID-19, con la entrada en vigor de la medida en la India, el segundo país más poblado del planeta con 1.300 millones.

Esto eleva a 2.600 millones el número de personas que están sujetas a órdenes más o menos estrictas de confinamiento, es decir uno de cada tres seres humanos. Esas medidas dejaron por ejemplo al 95% de los niños en Latinoamérica y el Caribe -154 millones- sin escuela.

Ayer martes también se sumaron al encierro obligatorio 66 millones de británicos. “No deben encontrarse con amigos, si les piden que salgan deben decir que no”, insistió el primer ministro, Boris Johnson, en un mensaje televisado.

China flexibiliza medidas.

Mientras gran parte de la humanidad se confinaba, China -origen de la pandemia y precursora en poner en cuarentena a decenas de millones- se dispone a levantar parte de las restricciones. A partir hoy miércoles, los habitantes sanos de la provincia de Hubei -50 millones de personas- podrán moverse libremente. Pero los de su capital Wuhan, cuna de la pandemia, deberán esperar al 8 de abril.

China registró el martes 78 nuevas muertes por el coronavirus, pero son casi exclusivamente de personas llegadas del extranjero.

A finales de enero, las autoridades decretaron una cuarentena que prohibía a la gente salir de la ciudad donde estaban, en primer lugar en Wuhan, la capital de Hubei, donde el coronavirus apareció en diciembre. Nadie podía entrar en la provincia, exceptuando el personal médico y los encargados de llevar bienes de primera necesidad.

Las autoridades de China cerraron los hospitales temporales que se habían habilitado en Wuhan. Foto: Xinhua
Las autoridades de China cerraron los hospitales temporales que se habían habilitado en Wuhan. Foto: Xinhua

Las restricciones de desplazamiento ya habían sido levantadas progresivamente en la ciudad Wuhan desde una visita a principios de marzo del presidente Xi Jinping. Algunos habitantes pudieron así volver a trabajar.

Para la economía la vuelta a la actividad es una gran noticia. Un sondeo privado publicado ayer martes sugirió que “no era poco razonable” una contracción de 10% a 11% en el producto interno bruto de China durante el primer trimestre.

La epidemia ha dañado todos los sectores de la economía: desde las manufacturas al turismo. Para persuadir a los negocios a que reabran, el gobierno ha ofrecido créditos, ayudas y subsidios.

En la empobrecida provincia de Gansu, a los funcionarios del gobierno se les demanda que gasten al menos 200 yuanes (28,25 dólares) semanales para estimular la recuperación de la industria local de los servicios de alimentos.

El China Daily advirtió en una editorial el martes que mantener restricciones tan estrictas en el desplazamiento de las personas ahora haría “más mal que bien”.

Otro signo de la vuelta progresiva a la normalidad es que la parte de la Gran Muralla china cercana a Pekín volvió a ser accesible ayer martes a los visitantes después de dos meses cerrada.

La situación en India.

Los casi 1.300 millones de habitantes de la India están, desde ayer y durante 21 días, bajo un “completo confinamiento” para hacer frente a la pandemia del coronavirus que hasta la fecha suma en el país 482 contagiados y 9 fallecidos, anunció el Gobierno indio.

“Para salvar a la India y a cada indio, estará totalmente prohibido aventurarse fuera de casa”, afirmó el primer ministro indio, Narendra Modi, en su segundo discurso televisado a la nación por la crisis del coronavirus en menos de una semana.

Nueva Delhi: calles vacías por el confinamiento obligatorio. Foto: Reuters
Nueva Delhi: calles vacías por el confinamiento obligatorio. Foto: Reuters

“Si no somos capaces de enfrentar esta pandemia en los próximos 21 días, el país y tu familia sufrirá un retroceso de 21 años”, enfatizó el primer ministro. “No hay otra manera de permanecer a salvo del coronavirus”, insistió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados