Publicidad

Noticias de The New York Times

En agosto de 2021, más de tres décadas después de cruzar a hurtadillas la frontera sur para trabajar y mantener a sus familias en México cuando eran adultos jóvenes, Irma y Javier Hernández se registraron en el aeropuerto de LaGuardia para un viaje sencillo de Nueva York a Oaxaca. Dejaban atrás cuatro hijos estadounidenses, trabajos estables en los que se les valoraba y un país que habían llegado a amar.

Publicidad