LA LUCHA CONTRA EL VIRUS

Validan test uruguayo que detecta anticuerpos del COVID-19

Esta admisión significa que el desarrollo de científicos locales es de buena calidad y que pronto será útil para el estudio de prevalencia de la enfermedad.

Científicos trabajan en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus. Foto: EFE
Científicos trabajan en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus. Foto: EFE

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El Ministerio de Salud Pública validó ayer el test serológico uruguayo, el cual permite la detección en sangre de anticuerpos del COVID-19. Esta admisión significa que el desarrollo de científicos locales es de buena calidad y que pronto será útil para el estudio de prevalencia de la enfermedad.

El título de esta nota podría ser: “lo hicieron otra vez”. Porque si algo ha demostrado la pandemia en curso, es que la ciencia uruguaya puede competir con aquella que viene del extranjero. Y en el caso de los test serológicos es literal. La especificidad del kit de diagnóstico local, es decir la capacidad de confirmar que son negativos aquellos casos que efectivamente son negativos, y la sensibilidad, es decir la detección de positivos dentro de los positivos, “es hasta mejor que dos de los test más comercializados en el mundo” y que había aprobado la famosa agencia sanitaria de Estados Unidos (FDA).

El cuerpo humano tiene memoria. Tras una infección viral, el sistema inmune sale al ataque y genera un reservorio que lo prepara ante una nueva amenaza de ese agente. Y si bien el tiempo transcurrido desde que todo comenzó en el mercado de animales silvestres de Wuhan, en China, es muy breve y no permite evidenciar si la inmunidad al SARS-CoV-2 es de por vida, la ciencia sí ha confirmado que, a las dos semanas de presentarse los síntomas, a los pacientes se les generan anticuerpos que son captados en la sangre.

A diferencia de los ya famosos exámenes de PCR en tiempo real, que es la técnica de diagnóstico de un paciente positivo, los test serológicos miden la presencia de anticuerpos y, por tanto, de que se tuvo la enfermedad.

Fue así que, tras una muestra representativa de la población, en España descubrieron que al menos el 5% de los lugareños se habían infectado de COVID-19 en la primera ola de la pandemia. Y que en Madrid el porcentaje ascendía a casi el 20%.

En Uruguay la circulación del virus viene siendo baja. Eso significa que hacer un estudio como el español insumiría demasiados recursos para escasos resultados. Pero los test serológicos sí serán usados para saber la prevalencia, el porcentaje de asintomáticos, y el estudio retrospectivo de comunidades más pequeñas. Los primeros serán los médicos y los enfermeros.

Parte del financiamiento del proyecto que lideraron los científicos Gualberto González (Facultad de Química) y Otto Pritsch (Medicina y Pasteur) se basa en el estudio “inminente, en pocas semanas” del personal de salud, explica González.

Entre la Universidad de la República, el Institut Pasteur y el laboratorio ATGen tienen disponibles unos 200.000 test serológicos para usarse en Uruguay. Pero cómo y cuándo usarlos será una decisión del Ministerio de Salud Pública. Dicho de otra manera, qué preguntas se quiere responder con estos test es asunto sanitario.

El MSP recibe cada vez más juicios y se ve obligado a pagar millones a pacientes que reclaman medicamentos. Foto: Fernando Ponzetto
Test serológicos: cómo y cuándo usarlos será una decisión del MSP. Foto: Fernando Ponzetto.

Entre el abanico de posibilidades está el estudio de las capitales de Rivera y Treinta y Tres donde ocurrieron los brotes. Allí se podría identificar la prevalencia, la cantidad de asintomáticos, el origen más preciso del brote y la cifra de personas que habían dado negativo (por PCR) pero en realidad deberían haber sido positivo (porque se los midió fuera de fecha o porque el examen fue un falso negativo).

En el mundo, cuenta González, “se sabe que por cada examen positivo de PCR hay otros diez que no fueron detectados. En algunas ciudades de Italia, por ejemplo, llegó a ser 50. En Uruguay, por ahora, no tendría sentido una prevalencia a nivel de todo el país o del área metropolitana. Pero se tome la decisión que se tome, lo importante es que sea coordinada y con un objetivo”.

Es “probable” que, al menos por un tiempo, aquellos que se infectaron del COVID-19 no vuelvan a contagiarse. Pero la OMS todavía no tiene la evidencia suficiente. Por eso los test serológicos sirven, por ahora, como insumos de información para los epidemiólogos a un bajo costo: un dólar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados