NUEVO VIRUS

Quian: "El MSP está más preocupado por dengue y sarampión que por el coronavirus"

El subdirector del ministerio indicó que en Paraguay y en Brasil "hay epidemias importantísimas de dengue" mientras que en Argentina y en Brasil también se presentaron muchos casos de sarampión. 

Desde principios del año 2019 se detectaron en Uruguay 25 casos de dengue, todos “importados”. Foto: Leonardo Mainé
Desde principios del año 2019 se detectaron en Uruguay 25 casos de dengue, todos “importados”. Foto: Leonardo Mainé

Cuando los uruguayos quieren decir que algo está demasiado lejos, bromean que hay que llegar “hasta la China”. Es que a ambos países los separan 11 husos horarios y más de 18.000 kilómetros. Y en tiempos del novel coronavirus, eso puede ser una ventaja.

El subsecretario de Salud Pública, Jorge Quian, dijo que en su cartera se está “más preocupado por el dengue y por el sarampión de la región que por el coronavirus”. Las cifras epidemiológicas parecen darle la razón.

Casi al mismo instante en que el gobierno de Xi Jinping le advertía a la Organización Mundial de la Salud sobre la aparición de un virus en un mercado de animales de la ciudad de Wuhan, en América Latina los afectados por dengue batían un récord: más de 2.700.000 en menos de un año. Incluso en Uruguay se registraron 25 casos en 2019 y ya van tres durante este enero, todos ellos “importados” (entiéndase personas que viajaron al exterior y contrajeron la enfermedad fuera de fronteras).

Con el sarampión, el escenario no es mucho más alentador. En su último reporte epidemiológico, la Organización Panamericana de la Salud informó que “desde el 1 de enero de 2019 al 24 de enero de 2020 se notificaron 20.430 casos confirmados de sarampión, incluidas 19 defunciones, en 14 países y territorios de la región”. En Uruguay hubo nueve.

Pese a que existe una vacuna -segura, económica y recomendada-, el brote de sarampión se ha convertido en un problema regional y su letalidad viene siendo bastante más impactante que el tan comentado coronavirus.

“Nosotros tenemos que estar atentos al coronavirus porque apareció, pero desde el punto de vista sanitario es más preocupante esto (sarampión y dengue) por ahora”, resumió Quian.

Jorge Quian, subsecretario del Ministerio de Salud Pública. Foto: Marcelo Bonjour
Jorge Quian, subsecretario del Ministerio de Salud Pública. Foto: Marcelo Bonjour

El avance del coronavirus.

Las autoridades sanitarias tuvieron anteayer un cónclave en el que analizaron “la tensión” que genera el coronavirus (2019-nCoV, por su nombre científico) informado por China a fines de diciembre. Los participantes de la reunión concluyeron que se trata de un virus menos letal que el SRAS de 2002 o el AH1N1 de 2009 (murió el 3% de los infectados). Y lo que genera “preocupación” es que por haber surgido en China (el país más poblado del mundo) el ascenso de los contagios es notorio y no existe una cura específica.

Pero, otra vez, “salva” la distancia. Entre Uruguay y China no existen vuelos directos. Por eso el Ministerio de Salud les pidió a las aerolíneas que vienen desde San Pablo (la escala clave en los viajes al gigante asiático) que informasen si hay pasajeros provenientes de China. Al mismo tiempo, las compañías aéreas están obligadas a avisar a los viajeros que ante el mínimo síntoma (siempre y cuando se haya estado en la región afectada o en contacto con alguien con el coronavirus) es necesario consultar al médico.

El coronavirus ha pasado a ser el enemigo público número uno. Foto: Reuters
El coronavirus ha pasado a ser el enemigo público número uno. Foto: Reuters

Con los barcos que salen de China y recalan en el Puerto de Montevideo, la situación es menos compleja. El coronavirus encontrado tiene un período de incubación de 14 días. Por el tiempo que demora el viaje trasnoceánico, la tripulación llega a Uruguay con los síntomas activos o ya tratados.

Uruguay es “poco” lo que puede hacer, al menos hasta que la Organización Mundial de la Salud eleve el nivel de riesgo y ordene nuevas medidas. Pero ante las dudas que genera un virus nuevo, y la cobertura mediática del fenómeno, el Ministerio de Salud uruguayo les envío a los prestadores de salud unas recomendaciones.

Como sucede con las enfermedades infecciosas, los casos sospechosos o los afectados tienen que aislarse. Y en el caso de que sean varios, deben compartir espacio solo los infectados por el mismo tipo de virus (en camas separadas por al menos un metro).

A los médicos se les pidió estar atentos, sobre todo entre quienes viajaron a China o estuvieron en contacto con personas a las que se les detectó el coronavirus.

Las dudas en el viaje de Economía y Arquitectura

Los grupos de viaje de las carreras de Ciencias Económicas y Arquitectura, de la Universidad de la República, están atentos a lo que se está desarrollando en China y países aledaños con la expansión del coronavirus ante la proximidad de su partida. Hasta el momento, los integrantes de ambos grupos se encuentran monitoreando la situación junto a los organizadores para determinar qué medidas tomar. En abril, está planeado que los de Ciencias Económicas arriben a China y los de Arquitectura en junio. Valentina Roballo, una de las organizadoras del viaje de Ciencias Económicas dijo que “hay mucha preocupación y se ha preguntado bastante con respecto a qué va a pasar: si nos van a cancelar los vuelos, si nos van a devolver la plata... Nosotros en particular tenemos un curso en China, en Shanghái, y hemos estado en contacto con la universidad de allá que es donde se va a realizar ese curso para que nos den información de qué está ocurriendo y qué puede pasar”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados