LA TRANSICIÓN

Álvaro Delgado asegura que respetarán “lo firmado” por el actual gobierno

“En todo aquello que esté firmado y acordado por el gobierno actual hay un principio rector vinculado al interés nacional que vamos a respetar", dijo el futuro secretario de Presidencia.

Álvaro Delgado escucha hablar al presidente electo Lacalle Pou. Foto: Fernando Ponzetto
Al igual que Lacalle Pou, Álvaro Delgado se ha preocupado por hablar de las señales a los inversores. Foto: Fernando Ponzetto.

"Los compromisos los vamos a respetar todos y eso es muy importante como señal”, dijo ayer el futuro secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, en un desayuno organizado por la Cámara Oficial Española de Comercio, Industria y Navegación.

Delgado miró a los empresarios presentes en la sala y les pidió que sigan invirtiendo en el país igual o más que ahora.

El mensaje del futuro jerarca es clave, teniendo en cuenta que el líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, dijo al semanario Crónicas que los contratos con UPM “deben ser revisados”, en una entrevista que se conoció ayer. Es la misma señal que había dado la semana pasada el presidente electo Luis Lacalle Pou al CEO de UPM, Jussi Pesonen.

A eso se suma que la semana pasada el diputado electo Eduardo Lust había llamado a “parar el tren y la planta” de UPM”, en referencia a iniciativas locales sobre el trazado del tren en varias localidades del interior.

En el auditorio en la cámara estaba el economista Enrique Iglesias y el empresario Juan Salgado (presidente de Cutcsa y asesor del presidente Tabaré Vázquez), así como varios miembros del gobierno electo, como el futuro director del Banco Central Diego Labat y los futuros subsecretarios Mario Arizti (Trabajo) y Juan José Olaizola (Transporte).

“En todo aquello que esté firmado y acordado por el gobierno actual hay un principio rector vinculado al interés nacional que vamos a respetar: el de la seguridad jurídica como un activo importante que tiene Uruguay para captar inversiones”, indicó Delgado.

Después agregó en ronda de prensa que, aunque sean críticos “con decisiones del gobierno sobre cómo negoció” el tema de la nueva planta de UPM, se respetará lo firmado “por un tema de seguridad jurídica y lealtad y responsabilidad institucional”. Aunque después aclaró: “Si hay cosas para renegociar y entendemos que no están bien negociadas, se podrán revisar pero el presidente electo ha sido muy claro”.

Fin de un ciclo.

Delgado afirmó que se viene un cambio histórico en el país. “Se termina un ciclo y empieza otro, sin drama. Del retorno de la democracia para acá han gobernado todos los partidos. Y alguien dijo, creo que se lo escuché al presidente (Julio María) Sanguinetti, que todos los partidos terminan el circuito vinculado al poder, no cuando llegan a gobernar sino cuando dejan de gobernar y hacen el traspaso de mando”, afirmó el futuro jerarca. “Ahí se termina de consolidar el proceso de madurez de un partido político. Estamos viviendo ese proceso”, indicó.

Admitió que “obviamente” en estos meses puede haber rispideces, tironeos, tensiones y que “se termina un proceso de un partido con mayoría propia durante 15 años y empieza un gobierno de una coalición de cinco partidos liderada por el Partido Nacional, que va a tener otro énfasis”.

Relaciones con los sindicatos.

El futuro secretario de Presidencia dijo que hay señales de relaciones laborales estables en el próximo gobierno y que se buscará la mayor cooperación posible sobre un marco normativo, que es el de los consejos de salarios y la negociación colectiva.

“Acá no se discuten derechos, se pueden discutir instrumentos, que es diferente”, indicó Delgado. En ese sentido, mantendrán el consejo superior tripartito, los consejos de salarios y crearán un organismo asesor técnico tripartito para generar otras condicionantes. “El tema productividad estará arriba de la mesa”, adelantó.

Fernando Pereira, presidente del Pit-Cnt, con el candidato blanco, Luis Lacalle Pou. Foto: Francisco Flores
Fernando Pereira, presidente del Pit-Cnt, con el entonces candidato blanco, Luis Lacalle Pou. Foto: Francisco Flores (Archivo).

También dijo que “hay madurez” de la dirección sindical y que en Uruguay “hay límites que no se pasan”. Pero admitió que habrá “tensiones” naturales y que hay que aplicar “sentido común” a las relaciones laborales. En otro orden, las auditorías que Lacalle anunció en todo el Estado “no tendrán un fin persecutorio”, sino de saber el “punto cero” en cada ministerio y en cada empresa pública. “No vinimos a refundar nada. Lo que está bien, lo vamos a mantener y mejorar. Lo que está mal lo vamos a cambiar y trataremos de hacer lo que no se hizo”, afirmó Delgado en la cámara española.

Panorama de la economía.

Delgado pintó un panorama complicado a nivel económico y una herencia difícil para la futura administración. “Tenemos el déficit fiscal más alto en 31 o 32 años. Uruguay pide prestado ocho millones de dólares por día para prender la llave del Estado, para que el Estado funcione y eso obviamente condiciona”, opinó Delgado. El senador nacionalista también mencionó que la inflación está fuera del rango meta y que va el quinto trimestre de estancamiento. A eso se suma “una inversión frenada” en Uruguay.

“Todo eso hace pensar en una batería de medidas con dos objetivos. Uno es trabajar con la hipertrofia del Estado, sobre los costos del Estado en lo que se pueda trabajar”, explicó. Y reiteró que no habrá afectación de derechos, ni recorte de inversiones en seguridad, salud, educación ni temas sociales; “hablamos de la hipertrofia”, indicó Delgado.

Y luego mencionó la medida de ahorrar 900 millones de dólares al año. “El ahorro que vamos a impulsar en tareas no esenciales busca mejorar las cuentas públicas y lograr la rebaja sustentable, sostenible y consistente de tarifas públicas, vinculada al combustible y la tarifa eléctrica”, indicó Delgado. Confirmó que no está prevista la suba de impuestos en el próximo período.

Álvaro Delgado y Rodrigo Ferrés ingresan a la Torre Ejecutiva. Foto: Leonardo Mainé
Álvaro Delgado y Rodrigo Ferrés ingresan a la Torre Ejecutiva. Foto: Leonardo Mainé

Y el próximo secretario de Presidencia, hombre de extrema confianza de Lacalle, también habló del proyecto de ley de urgente consideración, que espera “sea enriquecido por el Frente Amplio”. Confirmó que entre los más de 400 artículos se incluirá una norma para “dar respaldo a la Policía” a través de la legítima defensa presunta y también la derogación de la obligatoriedad de la inclusión financiera: “en muchos casos es más un problema y un costo que una solución”, aseguró.

“Quiero reconocer a Vázquez la madurez republicana”

El próximo lunes a las 17 horas el futuro secretario de Presidencia Álvaro Delgado y el prosecretario Rodrigo Ferrés recibirán en la Torre Ejecutiva toda la información consolidada del gobierno central y cada uno de los ministerios. Ese mismo día a la mañana Lacalle presentará su gabinete y así se iniciará la transición bilateral en cada ministerio.

Ayer, Presidencia envió al gobierno electo información pedida por la futura ministra de Economía, Azucena Arbeleche, sobre la situación de las empresas públicas. Delgado dijo que el gobierno de Tabaré Vázquez “es responsable” de las decisiones hasta el próximo 29 de febrero. Sí admitió que debe haber ámbitos de consulta en varios temas más allá del 1° de marzo. “Y la verdad que yo quiero hacer un reconocimiento al presidente por la madurez republicana” para asegurar “la transición más transparente y fluida”, afirmó Delgado.

El futuro secretario le quiso quitar dramatismo al tema y dijo que será una transición “fluida”. Presidencia “tuvo voluntad expresa de centralizar los datos” y dar información sobre temas pendientes, afirmó Delgado, quien habló de juicios “millonarios” contra el Estado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados