LA TRANSICIÓN

Azucena Arbeleche asegura que se mantendrá la actual política cambiaria

Gobierno electo busca generar ahorro en las cuentas estatales y cuestiona el objetivo de empresas públicas.

Arbeleche habla ante la Unión de Exportadores; Lacalle Pou escucha. Foto: Leonardo Mainé
La designada futura ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, encabezó la presentación ante empresarios. Foto: Leonardo Mainé

En su primera disertación como ministra de Economía del gobierno electo, Azucena Arbeleche utilizó dos citas: una del economista John Maynard Keynes (“el problema político de la humanidad es combinar la eficacia económica, la justicia social y la libertad individual”) y otra del histórico líder del Partido Nacional Luis Alberto de Herrera respecto al pragmatismo de Uruguay al encarar su inserción externa.

Ante un auditorio de más de 400 empresarios en el Día del Exportador en el Club de Golf, Azucena Arbeleche pasó su mensaje a los empresarios (estaban los principales líderes de las gremiales, estudios de abogados, y hasta el presidente del Pit-Cnt Fernando Pereira) de lo que pretende encarar apenas asuma el 1° de marzo.

La primera definición de la designada ministra es que la política económica tiene que servir para “impulsar” a las empresas y no ser un “obstáculo”. El Estado debe ser “catalizador” para los emprendedores ofreciendo “bienes públicos de buena calidad como en educación, seguridad, salud, infraestructura y tiene que invertir en innovación y en nuevas tecnologías”.

Marcó como “el principal desafío que enfrenta el gobierno actual y el siguiente”, “la creación de empleo” tras la “destrucción de 56.000 puestos de trabajo desde 2014”.

Pero para ello, dijo, se necesita recuperar el crecimiento económico ya que la actividad está estancada. En ese sentido señaló que es necesario mejorar la competitividad y responsabilizó al elevado déficit fiscal (5% del Producto Interno Bruto si se dejan de lado factores extraordinarios) por ello.

Arbeleche dijo que bajar el déficit mediante la suba de impuestos “es exacerbar el estancamiento de la economía” y por eso reiteró su “compromiso” de achicar el gasto en US$ 900 millones.

Una de las definiciones más esperadas por los exportadores era sobre qué pasará con el dólar y allí Arbeleche no anunció mayores cambios.

“El tipo de cambio tiene que ser aquel que surja de la oferta y la demanda del mercado”, aunque con “intervenciones (del Banco Central) en el mercado cambiario para evitar la volatilidad” excesiva del dólar, afirmó, es decir continuar con la política actual.

Donde sí marcó otra línea es en que el BCU no podrá cambiar “continuamente” los objetivos de la política monetaria como ocurre en la actualidad.

Azucena Arbeleche junto con Mario Aritzi. Foto: Leo Mainé.
Azucena Arbeleche junto con Jorge Polgar. Foto: Leo Mainé.

El auditorio, en el que también estaban los cuatro líderes de los partidos que integran la coalición -Ernesto Talvi (Partido Colorado), Guido Manini Ríos (Cabildo Abierto), Edgardo Novick (Partido de la Gente) y Pablo Mieres (Partido Independiente)- asistió con un profundo silencio a su disertación.

En política laboral reafirmó que “el decreto que refiere a la ocupación de lugares de trabajo, va a ser derogado. No hay novedad en ese aspecto” respecto a la campaña electoral.

También señaló que en los Consejos de Salarios el gobierno electo quiere que se “contemplen de manera distinta” en los laudos las características que tienen las empresas, aunque eso debe darse por “acuerdo” entre las tres partes: sindicatos, empresarios y el Estado. “Acá no hay una imposición”, aseguró Arbeleche para hacer hincapié en algo que dijo el presidente electo Luis Lacalle Pou: apertura al diálogo.

Tarifas, inserción y obras.

Sobre el diferendo con el gobierno actual por no ajustar las tarifas públicas en enero, Arbeleche dijo que le solicitó “las estimaciones de los flujos de fondos de caja de las empresas públicas” porque le “preocupa” cómo terminarán este año.

“Las tarifas públicas tienen que reflejar los costos de la empresas” y “si los costos lo reflejan pero son elevados, tenemos empresas públicas ineficientes”, remarcó.

Por eso se plantea lograr una “gobernanza distinta” de las empresas públicas con “políticas claras” en materia de dividendos a obtener y de inversiones a realizar.

Respecto a la inserción internacional, Arbeleche señaló que “tenemos que encontrar el camino en este Mercosur más aperturista y flexible” para avanzar con otros países entre los que destacó la posibilidad de una “alianza con China” (acuerdo que el gobierno chino ha ofrecido a Uruguay, pero la actual administración supedita al Mercosur).

“El Mercosur no puede ser una jaula”, sino que debe ser un “trampolín” para la inserción de Uruguay en el mundo, añadió.

Si los exportadores reclaman mejorar la inserción internacional para colocar sus productos, también se debe mejorar la infraestructura para sacarlos, razonó Arbeleche.

Las exportaciones no repuntan y continúan en descenso. Foto. A. Colmegna
Puerto de Montevideo. Foto: Archivo El País.

En esa línea, para las carreteras dijo que se van a utilizar “todos los instrumentos”: obra pública, concesión privada y Participación Público-Privada (PPP). Sobre esto último, indicó que se necesita mejorar la ley y la reglamentación de la misma para hacer más ágiles los procesos, bajar costos y mejorar el reparto de riesgos entre Estado y privado. Además, para evitar superposición de organismos en la materia se creará una agencia de infraestructura, anunció.

“La persona es el centro en toda decisión de política económica”, concluyó Arbeleche parafraseando una vez más a Keynes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados