ENCUENTRO

Lacalle Pou le ofrece seguridad jurídica al CEO de UPM

El presidente electo transmitió a la empresa finesa su interés de trabajar para mejorar la calidad del agua.

El CEO de UPM visitó la sede del presidente electo, Luis Lacalle Pou. Foto: Pablo S. Fernández
El CEO de UPM visitó la sede del presidente electo, Luis Lacalle Pou. Foto: Pablo S. Fernández

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La frase fue contundente: “Si nos toca ser gobierno vamos a renegociar todo lo que tengamos que renegociar con UPM”, dijo el entonces precandidato blanco Luis Lacalle Pou. Fue en el encuentro de La Paloma cuando la contienda electoral recién calentaba motores, y el líder de la oposición plantaba una fuerte batalla electoral contra el oficialismo.

La larga historia culminó con el líder del Partido Nacional electo presidente de la República y en la tarde de ayer recibió al CEO de la empresa finlandesa UPM, Jussi Pesonen, en su sede donde trabaja en la transición de gobierno.

“Seguridad jurídica”, le transmitió el futuro jefe de Estado al finlandés que está de visita en Uruguay para avanzar en la instalación de su segunda planta de celulosa. La inversión representa el desembolso extranjero más grande en la historia del país.

Fue un encuentro de cortesía, de presentación y donde el empresario fines felicitó a Lacalle Pou por el triunfo electoral. Si bien la contundente frase que el blanco había expresado en el arranque de su carrera hacia la banda presidencial -que incluso formó parte del primera pieza publicitaria de la campaña- en ningún momento los directivos de UPM tenían dudas que eso se iba a cumplir.

Lo expresado en aquel momento por el blanco respondía a dos factores. Uno la preocupación de sectores ambientalistas en contra de la instalación de la segunda pastera, y el malestar del líder del Partido Nacional por la forma en que el gobierno de Tabaré Vázquez había comandado las negociaciones con la empresa extranjera.

Por eso inmediatamente después de los aplausos a la recordada frase, Lacalle Pou aclaró que: “va de suyo que se van a respetar los contratos firmados”. Y así será, ya que poco -o más bien nada- hay para renegociar de lo ya asumido por el Estado uruguayo con UPM y plasmado en el contrato de inversión.

De todos modos “la pelota” de la megainversión pasa de cancha frenteamplista a la cancha de Lacalle Pou y el líder blanco busca poner su impronta en esta inversión.

Pueblo Centenario, donde se instalará la nueva planta de UPM. Foto: Fernando Ponzetto
Pueblo Centenario, donde se instalará la nueva planta de UPM. Foto: Fernando Ponzetto

El presidente electo transmitió a Pesonen en la reunión que su malestar es con el gobierno y con la forma en que negoció, en referencia a su recordada frase en La Paloma: “renegociar todo lo que tengamos que renegociar”. Ambas partes tenían claro que el tema ya no daba para más y sí era necesario mirara para adelante.

Por eso el futuro mandatario aclaró que se cumplirá con lo acordado y buscó tratar de conseguir algún tipo de apoyo de la empresa para mejorar la calidad del agua en los cursos fluviales del Uruguay.

El contrato entre UPM y el Estado uruguayo establece que la empresa finlandesa destinará 10,5 millones de dólares para estructurar un plan que permita mejorar el uso del agua en la cuenca del Río Negro, así como también se acordó con la represa de Rincón del Bonete mantener siempre un flujo mínimo en el río.

Pero Lacalle Pou busca que el apoyo sea más allá de la cuenca del Río Negro.

Los directivos de la empresa le transmitieron al presidente electo que en marzo el presidente del directorio de UPM, Björn Wahlroos -máxima autoridad de la firma- visitará por primera vez Uruguay.

Tiempo atrás el ahora presidente electo había indicado, al respecto de UPM, que su visión sobre la empresa es favorable, pero consideró que "el gobierno no supo representar los intereses de los habitantes del país entregando demasiado a cambio".

Por otra parte, el designado canciller para el próximo gobierno Ernesto Talvi había indicado que la inversión de UPM es de “importancia estratégica para el país” si bien lamentó “que se haya hecho a puertas cerradas”.

Preocupan al futuro gobierno los juicios

El secretario de la Presidencia designado por Lacalle Pou, Álvaro Delgado, y el prosecretario elegido, Rodrigo Ferrés, se reunieron ayer en la torre Ejecutiva con las autoridades en ejercicio para avanzar en el proceso de transición. En este encuentro conversaron sobre los juicios que empresas privadas tienen contra el Estado, en especial la minera Aratirí. A la salida la delegación manifestó su precaución y trabajarán en la estrategia para evitar nuevos costos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)