EL VIRUS EN AMÉRICA LATINA

Uruguay y su camino propio en el combate al coronavirus entre los países de la región

Por ahora el gobierno no se ha decidido por la cuarentena obligatoria para toda la población, pero sí exhorta a quedarse en los hogares si es posible y evitar los lugares públicos.

Personal con trajes especiales para evitar contagios por coronavirus. Foto: AFP
Personal con trajes especiales para evitar contagios por coronavirus. Foto: AFP

"Algunos van a morir. Lamento, lamento. Esa es la vida, es la realidad”, dijo el viernes el presidente brasileño Jair Bolsonaro en una entrevista en la televisión de su país y sus declaraciones reflejan la forma en que el gobierno brasileño encara el combate al COVID-19, que choca con medidas tomadas en algunos estados.

Y, en ese sentido, la región encara las medidas para contener el avance de la pandemia de formas muy distintas: desde el confinamiento obligatorio decretado en Argentina y extendido este domingo al menos hasta después que termine Semana Santa, hasta la notoria flexibilidad brasileña -donde Bolsonaro reclama volver a la normalidad cuanto antes- y también mexicana, donde recién hace pocos días el presidente Andrés Manuel López Obrador llamó a la población a “quedarse en su casa”.

Ni tanto ni tan poco, el gobierno uruguayo está parado en el medio y por ahora no se ha decidido por la cuarentena obligatoria para toda la población, pero sí exhorta a quedarse en los hogares si es posible y evitar los lugares públicos.

Además, entre otras medidas el gobierno de Luis Lacalle Pou suspendió las clases, así como los espectáculos públicos, misas y fiestas con invitados. También cerró los shoppings, suspendió los viajes al exterior por turismo y cerró las fronteras a extranjeros. La Policía realiza patrullajes para desalentar aglomeraciones, se estableció una cuarentena de 14 días para quienes ingresan desde países en riesgo y le pidieron a los mayores de 65 años que no vayan a trabajar. Para eso, se creó un subsidio de enfermedad dirigido a los trabajadores de ese grupo etario. Todo eso se complementa con la creación del Fondo Coronavirus, que dispondrá de unos 12 millones de dólares y recibirá aportes de los sueldos de los funcionarios públicos.

El aislamiento voluntario viene dando resultados relativos: hasta ahora hubo un solo fallecido y la tasa de mortalidad se ubica en 0,3%, la más baja de América del Sur con Chile.

¿Pero qué pasa en el resto de América Latina? ¿Cuáles fueron las medidas adoptadas? Veamos algunos ejemplos.

En Argentina el presidente Alberto Fernández anunció este domingo que el aislamiento social, preventivo y obligatorio que se cumple desde el 20 de marzo, y que iba a culminar hoy, se alargará hasta fines de Semana Santa. “Estoy seguro de que esto tiene mucho sentido y, si lo seguimos cumpliendo, los resultados van a ser muy favorables”, afirmó. En Argentina también están cerradas las fronteras, se aprobó un subsidio a las familias pobres, jubilados y desocupados, así como una ayuda financiera de 5.300 millones de dólares a pequeñas y medianas empresas.

Argentina no es el único país con cuarentena total. Hay siete casos más, como Bolivia, que definió esa medida hasta el 15 de abril. Las personas solo pueden circular a pie un día a la semana y por la mañana, de acuerdo al último número de sus cédulas de identidad. El fin de semana no se puede salir. Solo pueden circular vehículos de seguridad y salud. También hay cierre de frontera. En Chile, se decidió el confinamiento total de 1,3 millones que viven en siete comunas de Santiago desde el jueves pasado. Hay un toque de queda nocturno y cierre de fronteras a las personas.

También en esa línea, en Colombia hay aislamiento obligatorio hasta el 13 de abril, en El Salvador la cuarentena es hasta el 21 de abril con entregas de subsidios de 300 dólares a las familias. En Honduras hay toque de queda y un plan para suministrar alimentos básicos a 800.000 familias pobres. En Panamá hay cuarentena total obligatoria con dos horas al día para compras esenciales. En Paraguay es hasta el 12 de abril y en Venezuela la cuarentena solo puede ser violada para la distribución de alimentos, salud, servicios básicos, comunicaciones y seguridad.

Otros gobiernos han adoptado medidas parciales. En Costa Rica hay restricción vehicular nocturna, en República Dominicana y Perú se aplica un toque de queda nocturno. En Ecuador el toque de queda nacional es por 15 horas diarias y en Guatemala la medida se aplica desde las 16 hasta las 4 de la mañana.

Y hay un tercer grupo de países con medidas mucho menos restrictivas. Uno de ellos es Brasil, donde hay dos estrategias claras y contradictorias. Por un lado el presidente Bolsonaro exige la vuelta a la normalidad y el fin de las cuarentenas. Por otro, algunos de sus ministros, y varios gobernadores, defienden el distanciamiento social y advierten de la gravedad de la crisis.

Cuba, en tanto, cerró las fronteras para no residentes por un mes y estableció la salida progresiva de turistas.

Segunda muerte en Argentina por coronavirus. Foto: La Nación | GDA
Foto: La Nación | GDA

El primer caso en México ocurrió el 28 de febrero pero recién el 19 de marzo el gobierno recomendó a la población que se quede en casa “si no es indispensable” salir.

Por último, el caso de Nicaragua es el más llamativo. El gobierno solo organizó una campaña de información oficial, mantiene abiertas las escuelas y no canceló eventos como las celebraciones de Semana Santa. Pero no solo eso: en contra de las recomendaciones de evitar las aglomeraciones, convocó a una marcha ciudadana a la que llamó “Amor en tiempos del COVID-19”. (Con información de AFP)

Bolsonaro “no entiende”

El presidente argentino, Alberto Fernández, lamentó ayer que su homólogo de Brasil, Jair Bolsonaro, “no entienda la gravedad del problema” del coronavirus y dijo que “complica” la situación regional. También afirmó que teme que “entren en la misma espiral que Italia”. Bolsonaro se paseó este domingo por Brasilia y algunas de sus ciudades satélite, y conversó con sus vecinos, en contra de las recomendaciones de mantener el aislamiento social. Entre las medidas decretadas por su gobierno está el cierre de fronteras, pero luego en cada estado se definieron medidas distintas, más o menos drásticas.

Cinco recetas distintas.

BRASIL
Jair Bolsonaro. Foto: Reuters
Las medidas dependen de estados

En Brasil la situación varía en cada estado. En San Pablo hubo cierre de restaurantes y comercios. En Río, cierre de playas. Varios estados suspendieron clases y eventos, ordenaron cierre de comercios y redujeron el transporte.

ARGENTINA
Alberto Fernández, este domingo en conferencia de prensa. Foto: AFP
Sigue el confinamiento

Argentina decretó el confinamiento obligatorio y cierre de todas las fronteras hasta después de Semana Santa. El problema más urgente ahora radica en los barrios más pobres, donde es difícil realizar una cuarentena.

chile
Postura. El presidente Sebastián Piñera plantea soluciones.
Cuarentena total en Santiago
nicaragua
Coronavirus catástrofe. Foto: Reuters.
Marcha contra el virus

Nicaragua no suspendió las clases y no hay cuarentena. El gobierno convocó a una marcha ciudadana. También desplegó a cientos de brigadistas para acudir casa por casa y ofrecer información y consejos de prevención.

méxico
Coronavirus catástrofe. Foto: archivo El País.
Ahora sugiere “distanciamiento”

Tras unas primeras semanas casi sin medidas, en México cerraron museos, teatros y cines y zonas arqueológicas, suspendieron las clases. El presidente Andrés López Obrador aconsejó el distanciamiento social.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados

/***** Chat Bot ******/