LA LUCHA CONTRA EL VIRUS

Gobierno cierra acuerdo y ministros firman decreto para compra de vacunas contra el COVID-19

El Poder Ejecutivo tiene pronto un decreto que lo habilita a suscribir los contratos de compra de carácter urgente con los laboratorios productores de las dosis de vacunas contra el coronavirus.

Una enfermera prepara una dosis de la vacuna contra el COVID-19. Foto: AFP
Una enfermera prepara una dosis de la vacuna contra el COVID-19. Foto: AFP

Las autoridades del Poder Ejecutivo están a punto de cerrar el acuerdo para traer al fin la vacuna contra el COVID-19. “¡Ya está!”, dijo el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, cuando desde su círculo íntimo lo consultaron por las negociaciones con los laboratorios productores de las dosis, según pudo saber El País.

Por eso, ayer a la tarde la Presidencia redactó un decreto en donde se habilita al Estado uruguayo a comprar las vacunas para el combate a la pandemia del coronavirus. El documento fue impreso en el piso 11 de la Torre Ejecutiva y un funcionario del organismo salió a recorrer los edificios de los diferentes ministerios para recolectar las firmas de los integrantes del gabinete. Así lo confirmaron ayer a la noche cuatro fuentes del Poder Ejecutivo a El País.

El documento no detalla la cantidad de dosis que llegarán, los tipos o laboratorios que las venderán, ni tampoco el costo que tendrán las operaciones de compra. Se trata de un texto muy general que lo que hace es autorizar al Poder Ejecutivo a firmar los contratos con las diferentes empresas productoras. Por ahora solo existen acuerdos de palabra y sin este aval de los ministros no se puede dar un paso más.

Con estas firmas también se habilita al gobierno a realizar una compra de carácter “urgente”, bajo el amparo de la emergencia sanitaria que el Poder Ejecutivo decretó el 13 de marzo de 2020 cuando se detectaron los primeros casos de personas infectadas por el virus.

Las negociaciones -que según los informantes ya están concretadas, y solo resta la firma de los convenios- implican también que el gobierno defina una operativa logística especial, para que una vez que lleguen las dosis se puedan distribuir a nivel nacional de la forma más ágil y efectiva.

Por eso, en los últimos días las autoridades del Ejecutivo suscribieron ya un contrato con la empresa alemana Va-Q-Tec, una multinacional con base en Uruguay que se encargará de proporcionar freezers y el sistema de embalaje para mantener el frío de las vacunas.

Estas negociaciones son vitales para permitir la llegada de las dosis de, por ejemplo, Pfizer, que requieren ser almacenadas a menos 70 grados centígrados. Fuentes de la industria informaron a El País que la alemana solo participará en la logística en territorio nacional, es decir, desde que las dosis toquen suelo uruguayo y sean distribuidas a cada uno de los vacunatorios.

La firma proporciona sofisticadas cajas plastificadas con chips y contenedores que permiten guardar y transportar cientos de dosis.

Operativo: cajas refrigeradas conteniendo la vacuna contra el coronavirus son preparadas para su embarque desde la planta de Pfizer en Portage, Michigan. Foto: Reuters
Operativo: cajas refrigeradas conteniendo la vacuna contra el coronavirus son preparadas para su embarque desde la planta de Pfizer en Portage, Michigan. Foto: Reuters

Pero la vacuna Pfizer no es la única con posibilidades de llegar a Uruguay. El gobierno negoció con al menos otros tres laboratorios. Uno de ellos es la de origen chino, Sinovac; otro es el de la vacuna producida en Rusia, Sputnik V; y la londinense Oxford/AstraZeneca.

En el inicio de las conversaciones el Estado uruguayo había suscrito acuerdos de confidencialidad con ocho laboratorios, para iniciar negociaciones.

Además de esto el gobierno espera la llegada de las vacunas ya compradas en el marco del acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) llamado Covax, en el que se aseguraron 1,5 millones de dosis (se requieren dos por persona). Esto debería ocurrir antes de que finalice el primer trimestre.

Fronteras cerradas.

El Poder Ejecutivo convocará en los próximos días un Consejo de Ministros donde se analizará una posible flexibilización del cierre de fronteras, según supo El País.

Consultado sobre el pedido que hizo la diputada colorada Nibia Reisch para que se permita el ingreso de extranjeros que tuvieron COVID-19, el ministro de Turismo Germán Cardoso dijo a El País que como no es científico no puede opinar sobre la inmunidad que se puede generar en el organismo. Por lo que entiende es un tema que le correspondería abordar al Grupo Asesor Científico Honorario (GACH).

Por su parte, el subsecretario de Turismo, Remo Monzeglio, dijo que “todas las ideas se estudian y son bienvenidas”, aunque admitió que pueden darse inconvenientes ya que habitualmente la persona no viaja sola sino en familia. Monzeglio opinó que es “un poco prematuro” aplicar este tipo de flexibilizaciones al cierre de fronteras, aunque admitió que puede ser algo viable a mediano plazo.

Entendió que para esta temporada es “inviable” la flexibilización de las fronteras, como por ejemplo planteó la diputada colorada. “Lo más fundamental es frenar crecimiento y aplanar y bajar lo más posible la curva” de contagios, señaló Monzeglio.

Consultado acerca de la evaluación que se hace de la temporada, Monzeglio dijo que se tiene información acerca de las tendencias en los diferentes balnearios. “Hay mucha más cantidad de uruguayos moviéndose, pero falta turismo internacional. En lugares como Maldonado y Rocha es donde más se nota”, admitió. (Producción: Nicolás González)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados