CIERRAN OFICINAS PÚBLICAS, CLUBES Y GIMNASIOS

Una a una: las medidas que anunció Lacalle Pou para prevenir el contagio de coronavirus

El gobierno lanzó ayer una ola de medidas para intentar frenar el aumento exponencial de casos, y sobre todo poder frenar los ingresos al CTI, donde se superaron las 200 camas ocupadas.

Tras un largo Consejo de Ministros, en que se puso sobre la mesa una gran cantidad de posibilidades para restringir la movilidad en pleno aumento exponencial de pacientes positivos de COVID-19, el presidente Luis Lacalle Pou anunció una ola de medidas, muchas de ellas coincidentes con lo que el Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) había recomendado el pasado 7 de febrero en caso de que la situación fuera la que se está viviendo ahora.

Lo primero que hizo el mandatario fue descartar que se vaya a volver a las sugerencias que se hicieron en marzo de 2020, cuando se instaba a las personas a quedarse en su casa, algo que había sido reclamado el lunes por el Sindicato Médico del Uruguay en una conferencia conjunta que hizo con las sociedades científicas y las facultades de Medicina y Enfermería.

Lacalle Pou explicó con una frase cuál será la nueva estrategia: “La transformación es pasar del ‘quedate en casa’ del año pasado, al ‘quedate en tu burbuja’. Y esto es algo que escapa al gobierno. Ahí es donde la libertad se tiene que manejar solidariamente”.

El presidente enumeró un paquete de 15 medidas, a las que luego sumó alguna otra durante la ronda de preguntas que se abrió para los periodistas presentes en la Torre Ejecutiva ayer a la noche.

El presidente Luis Lacalle Pou, tras un largo Consejo de Ministros, anunció la suspensión de la presencialidad en todos los niveles de la educación hasta culminada la Semana Santa. Foto: Estefanía Leal
Luis Lacalle Pou anunció la suspensión de la presencialidad en todos los niveles de la educación hasta culminada la Semana Santa. Foto: Estefanía Leal

Para empezar, las oficinas públicas van a permanecer cerradas hasta el 12 de abril, salvo aquellas que brinden servicios imprescindibles, al tiempo que se aplicará un subsidio especial por enfermedad a los mayores de 65 años del sector privado, para que no tengan que ir a trabajar -el GACH lo que había pedido era teletrabajo para públicos y privados, salvo para los que se desempeñan en servicios esenciales. Además, el gobierno mantiene la exhortación -no la obligación- a que se realice teletrabajo en las empresas privadas en las que esto sea posible.

Por otro lado, se resolvió reinstalar el “tributo COVID-19”, en las mismas condiciones que las del año pasado, por dos meses. Se trata de un impuesto para todos los trabajadores públicos que perciben salarios nominales mayores a los 120.000. Lo recaudado pasará a ser parte del Fondo Coronavirus y será, según dijo el presidente, destinado a “las actividades que van a ser perjudicadas por la reducción de la movilidad”.

El dinero se utilizará, por ejemplo, para brindar “ayuda social”, por eso durante los próximos dos meses se duplicará el monto correspondiente a la asignación familiar del Plan de Equidad y a las canastas que da el Ministerio de Desarrollo Social (Mides). Unos 500.000 uruguayos serán beneficiados por esto, sostuvo Lacalle Pou.

Por otro lado, se resolvió la suspensión de la educación presencial en todos los niveles de la enseñanza hasta la culminación de la Semana de Turismo -algo que el GACH pedía que se considerara. El director de la ANEP, Robert Silva, recién recuperado del COVID-19, participó ayer del Consejo de Ministros y dijo al ingresar a la Torre Ejecutiva que intentaría “defender la presencialidad”. Luego, en la conferencia de prensa junto al mandatario, señaló que “se tuvieron que tomar decisiones analizando otros componentes”. Fuentes que participaron del Consejo, en tanto, señalaron que algunos plantearon que si se tocaban las clases se debía ser más duro con las restricciones en cuanto al comercio.

Lacalle Pou adelantó, que pese a que esta medida correrá hasta el lunes 5 de abril, el regreso a la enseñanza presencial “va a ser progresivo y se va a comenzar por la educación inicial”. El ministro Pablo da Silveira dijo a El País que se pondrá “el énfasis en que el regreso de todos los estudiantes se realice lo más rápido posible”.

Por otra parte, se resolvió el cierre de clubes, gimnasios y prácticas de deportes amateurs, hasta el 12 de abril -lo cual era también reclamado por el GACH, que además pidió la suspensión de los deportes profesionales, lo que el gobierno todavía no decidió, pese a que Lacalle Pou adelantó que es muy posible que se culmine con el campeonato de fútbol, ya que resta solo una fecha; en el caso del básquetbol la situación se va a revisar.

Lacalle tomó algunas recomendaciones del GACH, pero rechazó propuesta del SMU de volver a medidas de marzo de 2020. Foto: Estefanía Leal
Lacalle tomó algunas recomendaciones del GACH, pero rechazó propuesta del SMU de volver a medidas de marzo de 2020. Foto: Estefanía Leal

Quedaron suspendidos también los espectáculos públicos hasta el 12 de abril -el GACH hablaba de dejar sin efecto todos los eventos sociales.

En cuanto a la frontera, para la que el grupo de científicos pedía más restricciones, lo que se dispuso es el cierre de los Free Shops. Sobre este tema, el presidente dijo: “Acá hay toda una discusión, en cuanto a si el público va efectivamente a los Free Shops, o si va a los turcos, o a los tolditos”. Tras esto advirtió que el 80% de los contagios en Rivera fueron por la cepa brasileña P1, más peligrosa y más transmisible que la que había hasta este entonces en Uruguay.

El mandatario, por otro lado, fue enfático en advertir que “en el marco de la normativa vigente se van a disolver las aglomeraciones”. Esto está atado con que todo tipo de fiesta y evento social está prohibido hasta el 12 del mes que viene.

El ministro Jorge Larrañaga, según supo El País, pidió en el Consejo de Ministros más herramientas para controlar la actitud de las personas que incumplan con las medidas sanitarias, como ser penas de hasta dos años de cárcel para quienes violenten las normas. Sin embargo, esto no llegó a resolverse.

De cara a la Semana de Turismo, además, se van a cerrar los complejos termales, y se dispondrá el cierre de bares y restaurantes a las 12 de la noche, en vez de a las 2 de la mañana -el GACH pedía algo distinto, que era la limitación de la permanencia de las personas entre 60 y 90 minutos en los establecimientos. En cuanto a los shoppings, estos permanecerán abiertos, pero se cerrarán las plazas de comidas.

Por otro lado, para estimular la vacunación el gobierno evaluará un proyecto de ley para que los trabajadores puedan ir a inocularse sin que se les descuenten horas.

Colorados pidieron aporte de privados

En la previa al Consejo de Ministros, el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Colorado propuso al gobierno una contribución temporal de aquellos trabajadores que perciben sueldos altos tanto en el sector público como en el privado.

La iniciativa surgió tras la reunión de los dirigentes colorados en la que analizaron medidas para mitigar la crisis generada por la pandemia del coronavirus.

Luego de que se hiciera público que el gobierno pensaba cobrar un impuesto para los sueldos mayores a $ 120.000 en el sector público -al igual que lo hizo en 2020-, en una declaración tras el encuentro, el CEN señaló que se debería restablecer “por la vía legal, la contribución temporal de los ingresos mayores adoptada en abril y mayo del año pasado, extendiéndola al sector privado”.

El diputado colorado Felipe Schipani señaló a El País que “se trata de solidaridad” dado que “hay sueldos muy altos en el sector privado que perfectamente pueden contribuir, es un tema de justicia”.

La propuesta fue presentada por el diputado Ope Pasquet en el seno del CEN que se realizó por Zoom y del que además de legisladores y dirigentes colorados, también participaron el ministro de Turismo, Germán Cardoso y de Ambiente, Adrián Peña. La iniciativa no contó con la aprobación de todos los dirigentes. Este fue el caso del prosecretario del Senado, Adrián Juri, quien escribió en Twitter: “No estoy de acuerdo en que se toque el sueldo de los (trabajadores) privados. A nosotros, los políticos lo que sea. Espero que al menos dejen a los médicos afuera”, remató.

El presidente Luis Lacalle Pou anunció la medida, que regirá por dos meses, pero dijo que se había decidido, nuevamente, incluir solo a los trabajadores públicos.

Por otro lado, los colorados propusieron “medidas drásticas” que contribuyan a la reducción de la movilidad, luego del aumento de los casos de coronavirus en todo el país y tras detectarse en Uruguay la variante P1.

También declaró “la necesidad de que los sectores más afectados -entre otros, el turístico, la cultura y el entretenimiento- sean considerados con planes especiales destinados a asegurar sus futuros niveles de empleo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados