Publicidad

salinidad

Dos litros por día: gobierno subsidia el agua a sectores más vulnerables de la población

Mides afina detalles con BPS para activar transferencias en “próximos días”; OSE aprobó por “unanimidad” la construcción de una represa “provisoria”.

Compartir esta noticia
Hombre compra bidones de agua embotellada.
Foto: Leonardo Mainé.

Por Agustín Magallanes
Casi una semana después de que comenzó a incrementarse los niveles de salinidad del agua a pedido de OSE como forma de enfrentar las consecuencias de la sequía, el gobierno anunció que brindará agua embotellada a la población más vulnerable en medio de un cruce político con la oposición por el manejo de esta situación.

El ministro de Desarrollo Social, Martín Lema, anunció en ayer en Torre Ejecutiva que el gobierno otorgará el costo “equivalente a dos litros de agua por día” -no fijado aún- durante un mes, mientras evalúa estas y “otras” medidas a diferentes poblaciones. No descartó que las medidas se mantengan si se toman otras definiciones por el déficit hídrico.

Por un lado, Lema destacó que se “garantizará” el costo de dos litros de agua embotellada a cada menor de dos años que recibe Asignaciones Familiares - Plan de Equidad (Afam-pe). En ese sentido, el Ministerio de Salud Pública (MSP) recomendó ayer que para el complemento de lactantes se “utilice agua mineral”.

Se cubrirá, además, el costo de esa cantidad de agua mineral para mujeres embarazadas que hoy reciben Afam-pe. Lo mismo que sucederá con los beneficiarios de un plan de enfermedades crónicas del Mides, quienes tendrán acceso al monto a través del Tarjeta Uruguay Social (TUS).

Lema planteó que el mecanismo de transferencias monetaria para que se pueda acceder a agua embotellada es “sumamente ágil y simple”. En tanto, el ministro no precisó si esos fondos podrán utilizarse para otras compras.

Consultado por El País sobre por qué no se entrega el agua embotellada directamente, Lema insistió que “teniendo en cuenta la situación”, el Mides buscó dar una respuesta “lo más ágil posible”. Asimismo, no descartó otras medidas tomando en cuenta la logística.

El Mides comenzará a trabajar hoy con el Banco de Previsión Social (BPS) para brindar esta prestación en los “próximos días”, según supo El País. Por el momento, no hay una cifra exacta de beneficiarios.

La ministra de Salud, Karina Rando, indicó ayer que también recibirán “la cantidad de agua necesaria por día” los pacientes con insuficiencia renal crónica que son tratados bajo el Fondo Nacional de Recursos (FNR), y pacientes con cirrosis en lista de espera de trasplante. El agua será entregada “directamente” por el FNR, que centraliza a los pacientes de diálisis, unos 3.000 en Uruguay. “No se va a entregar ni bono, ni el dinero”, puntualizó Rando.

El MSP recomendó ayer que la población que consume medicamentos antihipertensivos y diuréticos, así como las embarazadas y quienes padecen una enfermedad renal crónica, insuficiencia cardíaca y cirrosis, no consuman más de un litro de esta agua de OSE por día.

Consultada por El País sobre si se va a facilitar al menos el litro de agua embotellada restante, Rando retrucó: “Hay que dejar claro que no es algo que sea un hecho a causa que sucedió en una gestión, es una emergencia sanitaria porque no llueve, porque no hay agua”. Sostuvo que el gobierno está haciendo “todo lo que puede, para comenzar a tratar de ayudar a las poblaciones más vulnerables y más sensibles al consumo de sal, a sobrellevar este período”.

Lema negó que este paso signifique en los hechos que el agua de OSE no se pueda tomar. “Es una respuesta mayor que va en la línea de las recomendaciones del MSP”, para brindar “mayores garantías del consumo de agua embotellada en personas que pueden presentar algún tipo de riesgo”.

Por su parte, el presidente de OSE, Raúl Montero, precisó que han detectado niveles de sodio en el orden de 350 miligramos de sodio por litro de agua (mg/l), y no cercano al límite de 440 mg/l que se fijó el jueves pasado.

Sus dichos fueron un día después de que la Intendencia de Montevideo (IMM) revelara que en dos de sus policlínicas se superó ese valor máximo. “Pueden haber habido algunos valores un poco superiores, los vamos a controlar y a tratar de afinar ese monitoreo”, señaló.

“Es apta para el consumo humano, que es consumible y que en líneas generales se puede cocinar con ella y se puede usar para la higiene”, dijo Montero sobre el agua de OSE.

No obstante, la corrida por el agua embotellada fue notoria en estos días, según un relevamiento de El País. Los supermercados registran hasta 75% de aumento en venta de agua mineral, aunque precisaron que no hay problemas en el abastecimiento. Lema señaló que el gobierno hará el “máximo esfuerzo” para evitar una disparada del precio del agua. “Tenemos la absoluta determinación de poder controlarlo”, acotó el jerarca.

Cruce

Lo cierto es que los anuncios se conocieron un día después de que la intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, informara que desde el lunes se brindaría en almacenes agua embotellada a algunos grupos afectados tras obtener una “receta”. La Intendencia de Montevideo (IMM) precisó que serán profesionales de la salud quienes “determinarán para quiénes y en qué momento es necesaria la receta”.

Senadores del Frente Amplio presentaron ayer -sin respaldo de la coalición- una minuta dirigida al Poder Ejecutivo para que brinde un “voucher equivalente al valor de 10 bidones de agua embotellada a todos los beneficiarios de la Tarjeta Uruguay Social del Mides”, y “exonere de IVA e Imesi” el agua embotellada. Consultado al respecto, Lema dijo que en este contexto llamó a “no dividir a los uruguayos”, considerando que “no es quién da más, sino ver con seriedad y viabilidad” las medidas.

OSE en obras

Tal como adelantó ayer El País, el directorio de OSE aprobó por “unanimidad” la construcción de una represa “provisoria”para aislar un tramo del río Santa Lucía aguas abajo de la represa de Aguas Corrientes. El objetivo es controlar el agua que ingresa por el Río de la Plata, “estirar” las reservas actuales y evitar una afectación mayor. Esta obra de “emergencia”, que tiene un costo de unos US$ 500.000, debería estar “pronta” la semana que viene.

Una interrogante es cuánto debería llover para tener otro panorama. Fuentes de OSE explicaron a El País que estimarlo no es sencillo dado que una cosa es el volumen de lluvias y otro lo que escurre. La proyección de OSE es que en mayo no habrá grandes lluvias, lo que explica la medida de aumentar la salinidad hasta los primeros días de junio, cuando sí esperan mayores precipitaciones.

Si en mayo se alcanzan, por ejemplo, 40 o 50 milímetros, esto representaría un incremento de casi 20 millones de metros cúbicos, frente a unos ocho millones de metros cúbicos que hay actualmente.

En este sentido, desde el organismos indicaron que para llegar nuevamente a niveles aceptables sería necesario que se registre un mes con precipitaciones.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad