LA PRIMERA LÍNEA CONTRA EL COVID-19

China: al menos seis funcionarios de la salud han muerto en hospitales por el coronavirus

Los médicos chinos están trabajando sin descanso para controlar la epidemia y por eso están entre los más expuestos al virus.

Pareja de jóvenes chinos se protegen con máscaras ante el avance del coronavirus. Foto: Reuters
Con las precauciones del caso, los chinos no dejaron de festejar ayer el día de los enamorados. Foto: Reuters

El coronavirus está afectando cada vez más a los trabajadores de la salud de China, quienes están en la primera línea de la lucha para detenerlo. El viceministro de la comisión de salud, Zeng Yixin, dijo que 1.716 trabajadores de la salud se habían contagiado y que seis habían muerto al martes, con cifras crecientes de infectados entre el personal. Funcionarios y hospitales chinos han reclamado por la escasez de equipos de protección, incluidas mascarillas.

“Los deberes de los trabajadores médicos en el frente son realmente muy pesados; sus circunstancias de trabajo y descanso son limitadas, las presiones psicológicas son grandes y el riesgo de infección es alto”, declaró Zeng en una conferencia de prensa.

Las nuevas cifras no indican que el brote se esté acercando a su punto más alto, observó Adam Kamradt-Scott, experto en enfermedades infecciosas del Centro de Estudios de Seguridad Internacional de la Universidad de Sídney. “Sobre la base de la tendencia actual de los casos confirmados, parece haber un claro indicio de que, si bien las autoridades chinas están haciendo todo lo posible por impedir la propagación del coronavirus, las medidas aplicadas a la fecha parecen haber sido demasiado escasas, demasiado tardías”, dijo.

Los científicos chinos están probando dos medicamentos antivirales y los resultados preliminares se recibirán en semanas, mientras que el jefe de un hospital de Wuhan dijo que inyecciones de plasma de pacientes recuperados habían mostrado algunos resultados preliminares alentadores.

La lucha contra el virus constituye “una gran prueba para el sistema y la capacidad de gobernanza del país”, reconoció este viernes el presidente Xi Jinping. La epidemia reveló “lagunas e insuficiencias”, admitió Xi, quien llamó a mejorar el sistema de salud nacional.

Personal médico en China utiliza trajes especiales para evitar el contagio del coronavirus. Foto: AFP
Personal médico en China utiliza trajes especiales para evitar el contagio del coronavirus. Foto: AFP

Muchos médicos han tratado a los pacientes sin mascarillas o trajes de protección adecuados o han usado varias veces el mismo equipo, cuando deben cambiarlo con regularidad.

A nivel nacional, las autoridades chinas informaron anoche de 139 nuevos decesos en el país en las últimas 24 horas, elevando el total de muertos a 1.500. China concentra el 99,9% de las muertes registradas en el mundo por el nuevo coronavirus. Hasta el momento, solo Japón, Filipinas y Hong Kong informaron de un deceso cada uno.

Este viernes el ministerio de Salud de Egipto informó del primer caso registrado en África. Se trata de un paciente no egipcio, que fue hospitalizado y puesto en cuarentena.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) salió en defensa también este viernes de China tras las críticas estadounidenses por la supuesta “falta de transparencia” del régimen chino. “Tenemos un gobierno que coopera con nosotros, que invita a los expertos internacionales, que ha compartido secuencias (del virus), que sigue trabajando con el mundo exterior, que ha publicado en revistas médicas internacionales creíbles”, subrayó el jefe del departamento de emergencias sanitarias de la OMS, Michael Ryan al descartar las críticas estadounidenses.

Y es que Estados Unidos dio un giro al tono en la Casa Blanca tras las felicitaciones del presidente Donald Trump a su homólogo chino. “Estamos un poco decepcionados con la falta de transparencia de los chino”, criticó la víspera Larry Kudlow, asesor económico de la Casa Blanca.

Nuevos criterios.

Las críticas estadounidenses se produjeron tras la decisión de China de adoptar nuevos criterios para el conteo de personas contaminadas, lo que disparó el número de contagiados. Ahora los especialistas chinos consideran como contaminadas a personas “diagnosticadas clínicamente” mediante radiografías de pulmón, sin tener que esperar a los resultados de laboratorio.

Estas cifras muestran una situación más grave de la informada hasta ahora, pero “no representa un cambio significativo en la trayectoria de la epidemia”, dijo Michael Ryan.

El coronavirus ha pasado a ser el enemigo público número uno. Foto: Reuters
El coronavirus ha pasado a ser el enemigo público número uno. Foto: Reuters

El gobierno chino mantiene toda la provincia de Hubei, con sus casi 56 millones de habitantes, en una gigantesca cuarentena desde hace casi un mes.

Pero el intenso descontento de la población por la situación motivó el jueves el despido de los principales dirigentes del Partido Comunista (PCC) para Hubei y Wuhan.

En Estados Unidos, las personas enfermas con síntomas de gripe, pero que dieron negativo en los test para esta enfermedad, serán sometidas a pruebas para detectar el nuevo coronavirus.

El principal foco de infección fuera de China es el crucero de lujo Diamond Princess, que continúa en cuarentena frente a las costas de Japón en el puerto de Yokohama, con 218 casos.

Kit argentino para detectar rápido el virus

Un equipo de científicos argentinos está desarrollando el prototipo de un kit portátil para diagnosticar, mediante ingeniería genética, si un paciente está infectado con coronavirus. Se trata del proyecto Caspr Biotech, cuyo desarrollo se basa en la aplicación de Crispr; una tecnología descubierta en 2012, utilizada mayormente para edición génica, que también sirve como herramienta de diagnóstico molecular. “Hace seis años comenzamos a desarrollar un kit portátil y de fácil uso para la detección de secuencias de ADN/ARN (ácido ribonucleico) para hacer diagnósticos de enfermedades infecciosas, entre otras aplicaciones”, cuenta Carla Giménez, biotecnóloga y socia fundadora de Caspr. “Cuando surgió el problema del coronavirus, probamos con un fragmento del virus cuya información está disponible ya que fue secuenciado, y los resultados fueron óptimos. Pero para validarlo, deberíamos hacer el test con muestras de pacientes”, aclara la científica

El propio nombre de la empresa remite a la tecnología Crispr, una especie de buscador Google de secuencias genéticas. Su uso estuvo envuelto en una controversia cuando el científico chino He Jiankui dijo haber utilizado esta herramienta para crear a los primeros mellizos genéticamente modificados para ser “inmunes” al virus del sida, lo cual le valió la expulsión de los círculos científicos internacionales.

“En Caspr usamos Crispr para algo distinto; no editamos ADN sino que lo identificamos”, explica Giménez.

El equipo desarrollado por el proyecto argentino Caspr Biotech permitiría diagnosticar in situ y en menos de una hora la presencia o no del coronavirus. (En base a La Nación/GDA)

Tokio 2020 bajo la lupa por avance del virus
Estadio Olímpico de Tokio. Foto: Reuters

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró ayer viernes que no ha emitido opinión sobre la disputa de los Juegos Olímpicos de Tokio-2020 ante la epidemia del nuevo coronavirus, pero dijo estar dispuesta a aportar toda asistencia técnica necesaria a los organizadores para que tomen su propia decisión.

“No hemos dado nuestra opinión al COI (Comité Olímpico Internacional) para los Juegos Olímpicos, ni en un sentido ni en el otro, y no lo haremos”, declaró el jefe del departamento de urgencias humanitarias de la OMS, Michael Ryan, preguntado por los temores de que la epidemia pueda condicionar la disputa de los Juegos de Tokio, previstos del 24 de julio al 9 de agosto.

También ayer viernes, John Coates, presidente del Comité de Coordinación del COI, afirmó en Tokio que “el consejo recibido de la OMS es que no hay ninguna razón para prever un plan de urgencia para la anulación o la deslocalización de los Juegos”.

Michael Ryan indicó al respecto que “en este punto no hay ninguna discusión especial o decisión particular tomada” sobre “los eventos de masas de los próximos meses” en el mundo. “No nos corresponde a nosotros anular o no un evento, sea el que sea”, añadió este alto cargo de la OMS.

“El papel de la OMS es ofrecer una opinión técnica, un apoyo (...) una evaluación del riesgo alrededor de un evento”, pero el mantenimiento o no de un gran acontecimiento “es una decisión que corresponde a los países organizadores y a las instancias organizadoras”.

El COI, sin dejar de reafirmar que los Juegos Olímpicos de Tokio-2020 no están amenazados, admitió ayer viernes que debía emprender “un gran trabajo de comunicación” frente a la epidemia del coronavirus.

Con 33 casos en el país y más de 200 personas en cuarentena en un barco frente a Yokohama, Japón es el país más afectado por detrás de China.

Las autoridades japonesas anunciaron el jueves una primera muerte de una persona infectada por este nuevo coronavirus, una mujer de 80 años en una región vecina a Tokio.

Toshiro Muto, presidente ejecutivo del comité organizador de los Juegos, dijo a principios de febrero que estaba “gravemente preocupado” por el posible impulso del impacto del virus hacia los Juegos, pero al día siguiente se comprometió a que el evento siga adelante tal y como está planeado. (AFP y Reuters)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)