MALESTAR

China: ira popular por censura del régimen al médico que anunció el coronavirus

Li Wenliang alertó a finales de diciembre sobre la aparición del virus. Fue sancionado por ello. Su muerte esta semana, a causa de la infección, provocó duros comentarios contra el régimen chino

Rostros con máscaras en el velorio del médico que alertó sobre el coronavirus. Foto: Reuters
Rostros con máscaras en el velorio del médico que alertó sobre el coronavirus. Foto: Reuters

La muerte del médico que alertó del nuevo coronavirus sacudió a la opinión pública china. En tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió de la escasez de material contra la epidemia.

El oftalmólogo Li Wenliang, de 34 años y que trabajaba en Wuhan, alertó a finales de diciembre sobre la aparición del virus en esa ciudad. Fue sancionado por ello. Su muerte esta semana, a causa de la infección, provocó duros comentarios contra el régimen chino en las redes sociales.

“Es un héroe que dio la alarma y lo pagó con su vida”, escribió uno de sus colegas de Wuhan en la red social Weibo. La etiqueta “pedimos libertad de expresión” surgió en las redes, y fue censurada.

Pero la amplitud de las críticas llevó a las autoridades a lamentar públicamente la muerte del médico, algo inédito.

El contagio del nuevo coronavirus ha matado a 717 personas y contagiado a más de 34.000 en China hasta ayer. Unos 56 millones de ciudadanos están virtualmente retenidos en sus domicilios.

Las advertencias de Li en las redes sociales acerca de un coronavirus parecido al SARS -Síndrome Respiratorio Agudo y Severo que causó la muerte de casi 800 personas en el mundo en 2002-2003 tras aparecer en China- provocó la ira de la policía. China había sido acusada de intentar encubrir los alcances de aquella enfermedad.

Li fue obligado a firmar una carta el 3 de enero diciendo que había “alterado gravemente el orden social” y fue amenazado con acusaciones penales.

El médico estuvo entre las ocho personas que recibieron reprimendas de la policía por propagar información “falsa e ilegal” en a la aparición del nuevo coronavirus.

Usuarios de las redes sociales describieron a Li como un héroe, acusando a las autoridades de incompetencia para abordar a tiempo los contagios.

Wuhan de hecho debe a Li Wenliang una disculpa”, dijo Hu Xijin, editor del tabloide Global Times, en redes sociales. “Las autoridades de Wuhan y Hubei también le deben una disculpa solemne al pueblo de Hubei y a este país”, añadió.

“El gobierno de Wuhan debe unas disculpas al doctor Li Wenliang” y “queremos libre expresión” se convirtieron en tendencias, pero ayer viernes no había resultados para esas búsquedas en internet.

Las fotos que inundan el internet chino muestran a un hombre moreno, de pelo corto, a veces con gafas, a veces con mascarilla. Incluso en una aparece entubado en la cama del hospital. También se ha compartido una imagen suya de niño: en blanco y negro, se le ve con sonrisa contenida, unas cejas apenas pobladas que mantendría también de adulto y mofletes generosos. Li estaba casado y tenía un hijo de cinco años y su esposa estaba embarazada.

El médico chino Li Wenliang
El médico chino Li Wenliang. Foto: Archivo

En las redes se le atribuye una frase lapidaria a Li: “Una sociedad saludable debería contar con más de una voz”. Una crítica al régimen comunista chino, que censura y silencia toda voz discordante.

Otra frase, en su cuenta de Weibo, ya ha sido censurada: “Sabemos que mienten, ellos saben que mienten, saben que sabemos que mienten, sabemos que saben que nosotros sabemos que mienten... y, aun así, mienten”.

El número de víctimas mortales causadas por este nuevo coronavirus ya es superior al del SRAS en China y Hong Kong -unos 650 muertos- entre 2002 y 2003.

En el resto del mundo, se han confirmado más de 300 casos de contagio de coronavirus en unos 30 países y territorios, dos de ellos mortales en Hong Kong y Filipinas.

Miles de turistas a bordo de tres cruceros están bloqueados en Asia por la aparición del virus. En Japón, el “Diamond Princess” sigue en cuarentena después de la confirmación de 61 casos a bordo, entre ellas un argentino, el primer latinoamericano al que le diagnostican la enfermedad. Unas 3.700 personas están enclaustradas en sus camarotes.

En Hong Kong, unas 3.600 personas corren la misma suerte en el “World Dream”, después de que tres personas que fueron pasajeros del barco dieran positivo.

Según un comunicado de las autoridades japonesas, otro crucero, el “Westerdam”, se dirige a Japón con al menos un caso confirmado a bordo.

En tanto, una falta de material que podría tener un alcance global, fue advertida este viernes el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. El mundo enfrenta “una escasez crónica de equipos de protección personal” contra el virus, avisó.

Muchos países han aumentado las restricciones a la entrada de personas procedentes de China y desaconsejan viajar al país. Otros siguen evacuando a sus ciudadanos de la ciudad de Wuhan.

Insumos, repatriados y anticipación

Ayuda económica. Estados Unidos ofrecerá hasta 100 millones de dólares a China y otros países golpeados por el nuevo coronavirus para combatir la epidemia, anunció ayer viernes el secretario de Estado, Mike Pompeo. El secretario de Estado recordó que su país había “facilitado el transporte de unas 16 toneladas de equipos médicos donados al pueblo chino, incluidas máscaras, uniformes y gasas”.

Brasil. El Gobierno de Brasil ultimaba ayer los detalles para recibir a 34 repatriados procedentes de la ciudad china de Wuhan, epicentro del coronavirus. Dos aviones de la Fuerza Aérea Brasileña tienen previsto llegar en la madrugada del domingo a una base militar en el municipio de Anápolis, estado de Goiás, donde los ciudadanos repatriados permanecerán en cuarenta durante 18 días. En Brasil, según el último boletín del Ministerio de Salud, no hay casos confirmados, pero sí hay nueve que están bajo investigación en los estados de San Pablo (3), Rio Grande del Sul (3), Minas Gerais, Río de Janeiro y Santa Catarina.

Chile. El ministro de Salud de Chile, Jaime Mañalich, decretó la alerta sanitaria de forma anticipada para prevenir la llegada del coronavirus. Esta medida se tomó por parte del Ejecutivo de forma previa a que se registre algún caso de la enfermedad en Chile.

Infección en masa en un hospital de Wuhan
Trajes especiales para desinfectar contra el coronavirus. Foto: AFP

Cuarenta funcionarios médicos del Hospital universitario de Zhongnan, en la ciudad china de Wuhan, fueron infectados con el nuevo coronavirus en enero, según un estudio publicado ayer viernes que confirma la vulnerabilidad de los trabajadores de la salud al virus.

Un paciente ingresado en el departamento de cirugía por dolor abdominal infectó a diez trabajadores de la salud, según este estudio realizado por investigadores y médicos de Wuhan y publicado en la revista médica estadounidense Jama.

Diecisiete personas que fueron hospitalizadas por otros motivos también se infectaron con el coronavirus durante su estadía en el centro de salud.

En total, el 41% de los 138 casos de personas tratadas por coronavirus en este hospital entre el 1 y el 28 de enero contrajeron la enfermedad en el propio establecimiento.

El estudio se publica unas horas después de la muerte del oftalmólogo de Wuhan castigado por hacer sonar la alarma a fines de diciembre sobre la epidemia emergente, el doctor Li Wenliang, de 34 años, quien había sido infectado por uno de sus pacientes.

En el hospital de Zhongnan, el personal de las unidades de cuidados generales representaba la mayoría de los casos de infectados (31 sobre 40), seguidos de los de las unidades de emergencias y cuidados intensivos.

Un paciente infectó a otros tres que se hallaban en la misma unidad, donde estaban siendo tratados por dolor abdominal.

El ejemplo del paciente que infectó él solo a 10 personas muestra los peligros del hospital en la primera fase de la epidemia, cuando, en promedio, se estima que una persona infectada contamina a otras 2,2.

“Si esto es cierto, confirma que algunos pacientes son probablemente más contagiosos que otros, lo que crea nuevas dificultades para el manejo de sus casos”, comentó el médico Michael Head, de la universidad de Southampton, a través de The Science Media Center.

Un alto funcionario provincial de China admitió el jueves que el personal médico carecía de máscaras y overoles para protegerse.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció ayer que faltan equipos de protección para el personal médico que atiende a los infectados por el coronavirus. “La demanda es 200 veces más alta y los precios se han multiplicado por veinte”, reveló el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados