EL AVANCE DEL VIRUS EN URUGUAY

Casi 200 empleados públicos aislados por focos de coronavirus en el INAU y Cancillería

Más de 180 personas permanecen aisladas a la espera de los resultados de los hisopados por coronavirus tras detectarse casos de la enfermedad en dependencias del INAU y en Cancillería.

Hogar del INAU. Foto: Fernando Ponzetto
La pandemia no da tregua en Montevideo al registrarse focos en el INAU y Cancillería. Foto: Fernando Ponzetto.

El brote de COVID-19 en el Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU) sigue en expansión y preocupa. El fin de semana se supo que el presidente del organismo, Pablo Abdala, dio positivo, y ayer las autoridades confirmaron el primer caso de un niño infectado en un centro de atención a la primera infancia. El gremio de trabajadores del INAU informó que hay unos 150 funcionarios aislados en cuarentena.

El otro foco grande está también en Montevideo y tiene lugar en la Cancillería, donde hubo dos positivos y otros dos funcionarios que están con síntomas a la espera del resultado de los hisopados. Por eso en Relaciones Exteriores hay otros 30 funcionarios en cuarentena.

Demasiados casos.

En el INAU ya suman 31 casos positivos, entre funcionarios y autoridades que están cursando la enfermedad. Ayer, el niño de tres años que fue confirmado como positivo hizo prender las luces amarillas en el centro.

Abdala explicó a El País que se viene trabajando en constante coordinación con las autoridades del Ministerio de Salud Pública (MSP) para salir lo más rápido posible de la situación, y detectar a todas las personas que tengan la enfermedad. “Yo salí positivo, pero me siento bien. Y estoy cumpliendo el aislamiento en casa, sin complicaciones”, agregó.

Los primeros casos de contagio en el INAU surgieron en el área de Espectáculos Públicos. En otro centro de atención se dio un brote que fue controlado. En el centro de 24 horas donde el niño fue diagnosticado se decidió hacer el test a todos los trabajadores y a los otros 47 niños que allí son atendidos.

El niño dio negativo en un primer momento, pero luego se repitió la prueba y dio positivo. La llegada del virus a ese centro fue producto de las operaciones de un chofer del INAU que viajó de un centro a otro.

José Lorenzo López, presidente del sindicato del INAU, dijo a El País que el problema está en que el pequeño infectado se relacionó con gran parte de los internos y del personal; por eso tantos fueron enviados a hacer cuarentena y a hisoparse.

Fachada del INAU. Foto: Darwin Borrelli
Fachada del INAU. Foto: Darwin Borrelli

“Teníamos dos turnos en cuarentena y ahora hay que pensar una nueva logística, con las complicaciones que implica traer funcionarios de otros centros. Estamos trabajando con las autoridades para encontrar la salida, para no afectar los servicios”, comentó el sindicalista.

De todos modos, Abdala aseguró que la situación está controlada y que no se va a afectar el buen funcionamiento del organismo. Incluso comentó que si bien el área de Espectáculos Públicos sigue cerrada, las tareas que son esenciales durante los fines de semana, por ejemplo las de control, se coordinaron con las intendencias y el Ministerio del Interior.

Funcionarios diplomáticos.

La otra complicación con la que el gobierno se encontró este fin de semana fue con la confirmación, el pasado domingo, de que la embajadora de Uruguay en España había dado positivo a COVID-19.

“Pancho, te llamo para darte una mala noticia”, le dijo Ana Teresa Ayala cuando se comunicó telefónicamente con el canciller Francisco Bustillo. El viernes ella había estado en contacto con el ministro de Relaciones Exteriores, con varios diplomáticos e incluso con el presidente, Luis Lacalle Pou, cuando le entregó las cartas credenciales y el pabellón patrio en el piso 11 de la Torre Ejecutiva.

Lacalle Pou y Ana Teresa Ayala. Foto: Presidencia
Lacalle Pou y Ana Teresa Ayala. Foto: Presidencia

La embajadora, además, se despidió de sus compañeros en el Palacio Santos, sede de la Cancillería. Por eso varios funcionarios de los diferentes pisos del edificio quedaron en cuarentena. Ayer se confirmó un segundo caso positivo allí: se trata del futuro embajador de Uruguay en Ecuador, Ricardo Baluga. A su vez, en Cancillería están a la espera de otras dos personas que ya se realizaron el test y han presentado algunos síntomas vinculados al coronavirus.

Las autoridades sanitarias no recomendaron al presidente Lacalle Pou realizar cuarentena ni hacerse un hisopado.

Bustillo sí está cumpliendo cuarentena. “Yo me siento bárbaro. Sin ningún tipo de problema. Debo ser el uruguayo más estudiado del país. En los últimos días tengo tres hisopados y ya llevo más de 10”, comentó el canciller a El País, quien ha cumplido varias instancias de cuarentena por haber tenido que salir del Uruguay por viajes inherentes a su cargo.

El ministro explicó que en el caso del presidente el contacto fue muy corto, por eso no se esperan complicaciones.

“Lo del presidente (el contacto con la embajadora) fue como dicen los adolescentes, un touch and go, y más bien sin el touch. Fue solo un go, porque se le entregó la bandera y listo”, explicó.

Escuelas públicas cerradas.

Mientras tanto, 10 escuelas públicas de todo el país permanecen cerradas tras detectarse casos de coronavirus vinculados, por ejemplo, a familias de los niños que asisten a ellas. Fuentes del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) informaron a El País que son ocho de Rivera y dos de Montevideo, que no hay casos positivos confirmados, que por ahora se esperan los resultados de los hisopados.

En las últimas horas ya volvieron a estar operativos centros educativos en la capital, Canelones, Paysandú, Artigas y San José.

Si bien se ha visto que los niños contagian y enferman poco, la preocupación de las autoridades y del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) pasa por la propagación de la enfermedad a la población adulta.

Datos del MSP.

De acuerdo a los recientes datos del último informe epidemiológico del MSP, cerrado al 16 de octubre, desde marzo se contagiaron unos 179 menores de 15 años. La cifra comienza a subir en función del incremento de la edad de los pacientes. En el caso del grupo que va desde los 15 a los 24 años, el número crece a 297, y entre 25 a 34 años, pasa a 500.

En el caso de los menores de 34 años ningún paciente requirió ingreso a cuidados intensivos, como sí ocurrió a partir del grupo de pacientes que tienen entre 35 y 44 años. Igual la mayoría de las internaciones en cuidados intensivos se da entre los mayores de 65 años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados