CORTOCIRCUITOS

La transición tiene sus primeros choques entre los ministros

La futura ministra de Vivienda, Irene Moreira, anunció que hará un “estudio profundo” sobre los asentamientos y afirmó que en la actual gestión “hay algunos números maquillados”.

Irene Moreira, futura ministra de Vivienda. Foto: Gerardo Pérez
Irene Moreira, futura ministra de Vivienda. Foto: Gerardo Pérez

El ministro de Trabajo Ernesto Murro dijo que los consejos de salarios van a cambiar “para peor” con el gobierno de la coalición multicolor: sorprendido, el ministro designado Pablo Mieres le respondió que se equivoca y el próximo secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, dijo que Murro no se dio cuenta que la campaña electoral ya terminó.

En tanto, la futura ministra de Vivienda, Irene Moreira, afirmó que en la cartera a la que ingresará el 1° de marzo hay “algunos números maquillados” y que en los últimos años han crecido “vertiginosamente” los asentamientos en el país. Y, en su primera reunión, la futura cúpula del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) discutió con la ministra interina Ana Olivera sobre la internación compulsiva y sobre el aumento de la gente en situación de calle sobre todo en Montevideo.

La transición arrancó esta semana en los ministerios, en principio bajo un clima de distensión y buen relacionamiento entre las dos partes, pero ya empezaron a aparecer los primeros choques y rispideces.

Al ataque.

Moreira, esposa del general retirado Guido Manini Ríos e integrante de la cúpula de Cabildo Abierto, se reunirá mañana con la actual ministra de Vivienda Eneida de León, según confirmaron a El País desde la cartera.

La senadora electa dijo que “hay que hacer un estudio profundo del tema de los asentamientos” porque a su juicio han “aumentado vertiginosamente” en los últimos años. En una entrevista publicada ayer en el semanario La Mañana, dirigido por Hugo Manini Ríos (hermano del excomandante en jefe), le preguntaron a Moreira qué espera encontrarse cuando asuma en Vivienda. Y ella respondió: “Yo creo que va a ser una gran sorpresa, dado que me parece que hay algunos números maquillados”.

Luego agregó que ni bien asuma hará “una limpieza en la casa y la ordenará, esa es la primera misión”. Según Moreira, “son tantos los puntos que se deben corregir o mejorar, que es difícil mencionar el principal” y agregó que hubo “una mala gestión” del Frente.

La futura ministra de Vivienda se propone una meta ambiciosa: aplicar “una política masiva” para “erradicar” los asentamientos. “En primer lugar que no sigan creciendo y posteriormente intentar bajar ese número”, indicó.

La futura administración “llevará los servicios que necesitan” a los asentamientos y creará barrios. En forma paralela, en otros casos trasladará todo, por estar por ejemplo en zonas inundables.

Duro enfrentamiento.

Si Moreira disparó duras críticas a la anterior administración antes de sentarse a conversar, en el caso del Ministerio de Trabajo el que salió al ataque fue el ministro actual.

Tras una reunión en la que no se abordó el asunto, Murro dijo el martes en ronda de prensa que "los consejos de salarios van a cambiar para peor" y que se van a “perjudicar los trabajadores, empresarios, jubilados y pensionistas". Y agregó: “Ojalá que yo esté equivocado, deseo estar equivocado por el bien de la gente”. En la campaña electoral Murro había afirmado que, si ganaba la oposición, no habría más aumentos generales de salarios.

Ernesto Murro y Pablo Mieres se reunieron este martes. Foto: Fernando Ponzetto
Ernesto Murro y Pablo Mieres se reunieron este martes. Foto: Fernando Ponzetto

El martes siguió con su visión negativa: “Lo percibo por lo que se ha dicho, por lo que dice el documento Compromiso por el País que firmaron, que dice que se van a atender las observaciones de OIT y si se atienden todas se reducen sustancialmente los consejos de salarios”. Pasaron unas horas y la respuesta no se hizo esperar. Habló el secretario de Presidencia Álvaro Delgado y Mieres dijo en una entrevista en el programa Todo Pasa de Océano FM que le “sorprendieron un poco” las declaraciones del ministro de Trabajo y Seguridad Social.

A su juicio, Murro “por supuesto se está equivocando” porque “a sabiendas está atribuyendo una política que no es la que se ha dicho que se va a hacer”. Los consejos de salarios “van a ser un instrumento fuerte”, indicó, aunque serán “flexibles” según la realidad de cada sector y atendiendo las dificultades. Hay que tener en cuenta “la tensión entre salario y empleo”, buscando un equilibrio, dijo Mieres. Y sostuvo que “el péndulo estará en el medio” de las dos partes.

Contradicciones.

El tema de la gente en situación de calle le preocupa al futuro ministro de Desarrollo Social, Pablo Bartol, y fue asunto central de la reunión con la subsecretaria Ana Olivera este martes. Allí también hubo algo de polémica.

Olivera contó a la prensa que el futuro subsecretario Armando Castaingdebat preguntó en la reunión si jurídicamente se puede retener en un refugio a personas en situación de calle. “Nosotros le explicamos por qué no es posible”, relató Olivera. Y agregó: “Muchas veces la gente piensa que hay cosas que se pueden realizar, como privar de libertad a una persona en situación de calle, pero no se puede hacer siquiera por los convenios internacionales”.

Ese intercambio ocurrió de manera muy distinta, según la versión del equipo blanco. Castaingdebat dijo a El País que ellos preguntaron por qué, a pesar de todos los programas que existen en el Mides, cada vez hay más gente en la calle. A raíz de eso entraron en el tema de la internación compulsiva de gente con problemas de adicción, un asunto “tremendamente complejo”, explicó Castaingdebat. Quedó claro que no hay un marco jurídico que atienda esas internaciones.

En la misma línea, Martinelli dijo a El País que no preguntaron a su contraparte si era viable la internación a la fuerza, sino que preguntaron por qué se agravó el tema de la gente en situación de calle. Olivera y su equipo plantearon que les preocupaba no tener una solución para los que voluntariamente no quieren ir a un refugio. “Entonces se dijo que no había un instrumento legal que permitiera llevarlos de forma compulsiva, salvo la ley de faltas”, indicó Martinelli.

La ley que responde a la OIT

El próximo ministro de Trabajo, Pablo Mieres, contó ayer que en la reunión con Ernesto Murro no hablaron sobre temas vinculados a los consejos de salarios. “Salvo uno: el proyecto de ley que él envió al Parlamento para tratar de dar respuesta a las observaciones de la OIT”, afirmó, en una entrevista en Océano FM. Mieres evalúa con el gobierno electo aprobar después del 1° de marzo el proyecto de ley que Tabaré Vázquez envió al Parlamento. “Dijimos que el proyecto era interesante, que lo veíamos con buenos ojos, que estábamos estudiándolo, pero que bien podría ser ese el proyecto que el próximo gobierno impulse para resolver la problemática con la OIT”, contó. Y luego preguntó “por qué el Frente no lo aprobó en estos tiempos, por qué quedó encajonado” y dijo que tiene algunas versiones “de que no hay buen ambiente en la bancada con respecto a este proyecto” del gobierno.

Murro “no se da cuenta que la campaña terminó”
Álvaro Delgado escucha hablar al presidente electo Lacalle Pou. Foto: Fernando Ponzetto

Desde que se inició la transición, el futuro secretario de Presidencia Álvaro Delgado ha tenido un tono diplomático y ha dado un mensaje conciliador respecto al actual gobierno. Pero ayer se salió de ese tono para responderle al ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, quien indicó esta semana que los consejos de salarios “van a cambiar para peor” con Luis Lacalle Pou como presidente.

“Obviamente sorprendió a todos (lo que dijo Murro). Una vez que terminó la reunión, en vez de hablar de lo que se habló en la reunión de transición, que fue fluida, cordial y abierta, se dedicaron una vez más a decir lo que no es cierto, en los tonos que no son adecuados y a seguir insistiendo en algo que parece que no se dan cuenta y es que la campaña electoral terminó”, afirmó Delgado a Telemundo, en evidente tono de molestia con las declaraciones públicas del ministro de Trabajo.

Delgado recordó que Murro dijo durante toda la campaña electoral que el futuro gobierno perjudicará a las empresas y los trabajadores. “Es el estilo de Murro durante toda la campaña”, indicó el futuro secretario de Presidencia. “Pero hay un compromiso muy firme en mantener los consejos de salarios y las negociaciones colectivas”, afirmó Delgado. El presidente electo ha reiterado que se mantendrán los consejos de salarios, que fijarán los aumentos por rama.

La polémica por tarifas públicas

El lunes 2 de diciembre se realizó la primera reunión entre el presidente electo Luis Lacalle Pou y el actual presidente Tabaré Vázquez. Tras esa reunión, el ministro de Industria Guillermo Moncecchi dijo que, tal como había anunciado el gobierno a mediados de año, no habrá aumento en las tarifas públicas en enero. Esa confirmación cayó muy mal en el gobierno de Lacalle y fue el primer cortocircuito con la actual administración, a pesar de que el clima general ha sido bueno entre las dos partes. “El gobierno nos pone la carreta adelante de los bueyes. No ahorró, tiene el mayor déficit de los últimos 30 años y, cuando le toca ajustar las tarifas, que lo podría haber hecho por inflación, dice ‘no voy a aumentar’ las tarifas”, protestó Lacalle Pou, en una entrevista en Telenoche. Y siguió: “A mí no me cabe la menor duda que si el Frente Amplio ganaba las elecciones, ajustaba las tarifas”. Pero después dijo que no tenía cómo comprobar lo que decía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados