LA TRANSICIÓN

Lacalle Pou define los dos ministros que tendrá Cabildo Abierto

Lacalle Pou confirmó en sus cargos a la senadora electa y esposa del líder de Cabildo Abierto, Irene Moreira, como ministra de Vivienda y al neurólogo Daniel Salinas como ministro de Salud.

Irene Moreira y Daniel Salinas serán los ministros de Vivienda y Salud, respectivamente. Foto: Leonardo Mainé.
Irene Moreira y Daniel Salinas serán los ministros de Vivienda y Salud, respectivamente. Foto: Leonardo Mainé.

A días del anuncio formal del gabinete el lunes próximo, el presidente electo Luis Lacalle Pou terminó de cerrar ayer todos los nombres de los futuros ministros que lo acompañarán en el arranque de su futuro gobierno.

La sede del presidente electo en Bulevar Artigas y Chaná volvió a ser ayer el epicentro de una innumerable cantidad de reuniones entre Lacalle y sus futuros ministros, directores generales de secretarías y otros eventuales jerarcas de Estado.

Entre otras cosas, el mandatario electo le puso fin a la incertidumbre que en la previa se había generado con respecto a la designación de los dos ministros pertenecientes a Cabildo Abierto.

La senadora electa y esposa del líder de ese partido, Irene Moreira, será finalmente la titular de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, mientras que como ya había adelantado El País, el neurólogo Daniel Salinas se convertirá en el ministro de Salud Pública.

La última designación ocurre en medio de la polémica por una serie de denuncias por irregularidades contra el anunciado ministro de salud cuando se desempeñó como gerente de Recursos Materiales del Casmu desde 2009 a 2019.

Daniel Salinas, este jueves en la sede de Todos. Foto: Leonardo Mainé
Daniel Salinas, este jueves en la sede de Todos. Foto: Leonardo Mainé

En una primera versión de una “carta abierta” que un grupo de médicos hizo circular en WhatsApp que divulgó Búsqueda y a la que accedió El País, se señala que Salinas fue “expulsado del Casmu recientemente” debido a la “pérdida de confianza” por “una eventual conjunción del interés institucional y el privado”.

No obstante, el propio Salinas negó las acusaciones. “Yo estuve una década en cargos de alta dirección en la empresa sin una mácula, sin una sola mancha y creo que lo hice muy bien”, consideró tras la reunión con Lacalle. Para el médico, solo se trató de “un cambio de administración” sobre la que se realizó una investigación. Para el actual presidente del Casmu, Raúl Rodríguez, Salinas fue cesado porque no pertenece a la agrupación que ganó las recientes elecciones en la mutualista. La auditoría que ahora se está realizando “no es específicamente sobre él”, dijo Rodríguez en referencia a Salinas, sino que responde a que previo a las elecciones en el Casmu se inauguró un centro oncológico en la mutualista.

“Cuando lo fuimos a utilizar tenía serias deficiencias en la construcción”, planteó Rodríguez. La investigación abarca a la empresa constructora, al arquitecto y, entre otros, a Salinas, puesto que era el “jefe de compras”, explicó.

Sus relaciones.

Por otro lado, el neurólogo negó que el psiquiatra Martín Gutiérrez -acusado de haber implementado tortura psicológica durante la dictadura- sea su socio en la clínica EEG Electrodiagnóstico Médico, como informó VTV noticias. Al ser consultado ayer tras su reunión con Lacalle sobre los vínculos empresariales con Gutiérrez, Salinas respondió que “jamás fue socio mío”.

Es más, según comentó el propio Salinas a El País, durante la reunión presentó al presidente electo toda la documentación que comprueba, según él, que no está ni estuvo involucrado en ningún tipo de actividad irregular. Salinas contó que Lacalle Pou lo consultó sobre las versiones de prensa. “He hablado con el presidente electo y he traído toda la documentación, espero haberle transmitido esa tranquilidad”, señaló. Fuentes de Cabildo Abierto aseguraron a El País que el presidente “se mostró muy conforme desde el punto de vista legal, formal y ético”.

Sin embargo, a última hora de ayer y tras su explicación a Lacalle, una nueva versión de una “carta abierta” volvió a viralizarse en WhatsApp denominada “Apreciaciones ante información de prensa” en la que se señala que de acuerdo a “documentación que obra en poder de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), el Dr. Martín Gutiérrez no es socio, sino ‘apoderado’ legal de la empresa de Salinas”. Ello fue confirmado a El País por integrantes de ASSE.

Según indicaron a El País fuentes de Cabildo Abierto, Gutiérrez es tío de la esposa de Salinas que también integra ese partido.

Salinas conoció al líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, cuando ambos coincidieron en el ámbito militar. Sus vínculos datan de cuando el senador electo fue director del Hospital Militar y director de Sanidad de las Fuerzas Armadas, cargo que ocupó desde 2013 a 2015. En ese ámbito, Salinas llegó a ostentar uno de los más altos grados oficiales militares que un médico puede tener: capitán médico (por encima está el de Coronel).

Más reuniones.

Lacalle Pou también mantuvo otras reuniones en su sede de Bulevar y Chaná. Entre ellas, recibió al intendente de Durazno Carmelo Vidalín con quien dialogó sobre la segunda planta de celulosa de UPM que se instalará en Pueblo Centenario y sobre “futuras inversiones”.

También recibió al líder del Partido Independiente y futuro ministro de Trabajo, Pablo Mieres, con quien intercambió entre otras cosas, sobre el futuro de las candidaturas a las elecciones municipales.

Su jornada siguió con un encuentro con el embajador de Uruguay en España, Francisco Bustillo con quien conversó “sobre cuestiones personales” y nada sobre política exterior, aseguró el propio Bustillo a El País. El diplomático de carrera es uno de los nombres que tiene en mente el presidente electo para designar al frente de la embajada en Buenos Aires dada su estrecha afinidad con el recién asumido presidente Alberto Fernández.

Paralelamente, Lacalle Pou también definió ayer dos direcciones generales de Secretaría. Por otro lado, fuentes coloradas informaron que el diputado Walter Verri podría ser el dos de Industria.

Militante herrerista, abogada y cabildante
Irene Moreira, ministra de Vivienda del gobierno de Lacalle Pou. Foto: Leonardo Mainé

“Voy a asumir donde el partido me necesite”, dijo al diario El País el 15 de octubre pasado Irene Moreira, quien integra la cúpula de Cabildo Abierto y es la esposa del líder del partido, Guido Manini Ríos. En aquel momento ella era aspirante a legisladora, pero ya anticipaba que estaría donde Cabildo le pidiera.

Casi la misma frase repitió ayer en ronda de prensa tras reunirse con el presidente electo Luis Lacalle Pou: “Voy a estar donde el partido me necesite”.

Y, tras una negociación que se extendió durante unas dos semanas, Manini y Moreira aceptaron que ella sea la próxima ministra de Vivienda. Así, Lacalle se asegura la presencia de una importante referente de Cabildo en el gabinete.

El vínculo entre el presidente electo y Moreira es viejo. El padre de la futura ministra, el coronel retirado Roque Moreira Salgado, es un dirigente histórico del Partido Nacional y fundó la agrupación Tres Árboles en 1982. Según trascendió en su momento, al veterano dirigente le costó mucho asumir la decisión que tomó la pareja de armar un partido nuevo porque quería que el excomandante en jefe del Ejército se integrara al Partido Nacional

Irene Moreira militó toda su vida en Artigas en el Herrerismo. Es convencional desde 1982, fue edila suplente durante tres períodos y fue electa edila titular en 2015, cuando encabezó la lista 404 artiguense e hizo una lista “calcada” con los dos candidatos a intendente, Julio Silveira y Pablo Caram.

Moreira estuvo desde el inicio al lado de su marido en la gestación de la candidatura por Cabildo, después que el presidente Tabaré Vázquez lo cesara en su cargo en marzo pasado. Ella decidió acompañarlo y fue a hablar con Luis Lacalle Pou para explicarle por qué dejaba las filas nacionalistas.

La futura ministra y también senadora electa tiene 53 años y es abogada. Se define como “ruta 5”: nació, se crió y estudió en Montevideo, pero desde los 15 años de edad va y viene al departamento de Artigas, donde su familia tiene campos.

Está casada con Manini desde hace más de 33 años: se conocieron cuando ella tenía 15 y estaba en tercero de liceo. Él tenía 21 y era alférez. Fue en un casamiento en un club montevideano. Tienen dos hijos, Micaela (29 años) y Bruno (26).

Según contó a El País, a Moreira le gusta leer y uno de sus autores favoritos es el abogado y escritor norteamericano John Grisham. Es fanática de House of cards, la serie estadounidense que cuenta la historia de Frank Underwood, un político cínico y despiadado que hace lo que sea para llegar a presidente.

Las nuevas directoras.

macarena rubio
Macarena Rubio. Foto: El PAís
Será la directora general del MIEM

“Estuve conversando con el presidente electo acerca de la integración de su equipo y del gabinete. Para mí, obviamente, ya estar manejando estos temas y conversando es más que un orgullo y una responsabilidad enorme, pero la confirmación (de cargos) la va a estar haciendo el presidente, según tengo entendido el lunes. Yo soy abogada, nos conocemos del Partido Nacional. Me he desempeñado en los últimos diez años en la secretaría general de la Intendencia de Florida, he asumido en alguna ocasión suplencias en la Intendencia y fui la intendenta interina y tenemos una relación en ese sentido. ¿Mi perfil?, soy abogada, he trabajado en mi profesión, después ya me incorporé de lleno a las tareas que se me asignaron en la Intendencia y estoy a disposición del presidente electo Luis Lacalle Pou” , señaló a la prensa.

valentina arlegui
Valentina Arlegui. Foto: El País
Será la directora general del MTSS

“Tuvimos una reunión entre compañeros, teníamos pendiente charlar después de la elección de lo que había sucedido, conversamos sobre el país y en realidad yo preferiría que le preguntarán a él. En realidad yo milito hace muchos años en el Partido Nacional, estoy para colaborar y ayudar en lo que sea, tenemos un desafío enorme por delante y de verdad si el presidente Lacalle Pou entiende que debo ser parte del equipo, ahí voy a estar. En realidad conversamos, no me pidió nada, charlamos sobre el año intenso que tuvimos todos, sobre experiencias, sobre lo que se viene, en realidad cuando se tiene un desafío tan grande por delante, no me tiene que pedir nada solamente conversamos sobre lo que se viene y sobre más nada. Estamos en contacto permanente”, señaló.

El regalo de Vázquez y la señora de los jazmines
Luis Lacalle Pou. Foto: Leonardo Mainé.

Jueves, después del mediodía. Para un auto oficial frente a la sede del presidente electo Luis Lacalle Pou, baja un funcionario trajeado, entra y se presenta. Trae un obsequio de parte del presidente Tabaré Vázquez. La bolsa es blanca, lleva el Escudo Nacional y el nombre del presidente. Entonces baja desde el primer piso Nicolás Martínez, mano derecha de Lacalle, y recibe el regalo. “Es un libro”, cuenta.

Luego se supo que es sobre el Mundial de 1930. Unos segundos después pasa la futura ministra de Economía, Azucena Arbeleche, quien trabajaba desde temprano en el primer piso. Camina frente a los periodistas que hacen guardia y sale a almorzar. Por ahora ella es la única integrante del gabinete que tiene oficina en la sede y trabaja allí.

Luego llega el presidente electo. Lo espera una empleada de UCOT que es seguidora de él y le trajo unos jazmines. A Lacalle le encantan los jazmines y se sacan una selfie. Ella le da un beso, charlan un rato. No es la primera vez que se acerca a la sede: al menos había estado en otras dos ocasiones. Las visitas son constantes en la sede. Puede ser un funcionario de Presidencia, una empleada de una cooperativa del transporte, unos niños que entran a vender algo, alguien que llega a pedir empleo o que quiere “hacer un trabajo” y ayudar al presidente electo porque genera “mucha envidia”. Un día más en la sede de Lacalle Pou.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados