ELECCIONES 2019

Las encuestadoras estuvieron lejos de acertar, como sí lo hicieron en primera vuelta

Anoche, al pasar raya a su trabajo, todas se dieron de bruces contra una realidad muy diferente a la que habían previsto para el final del balotaje.

Otra vez las encuestadoras fueron protagonistas, aunque no como en la primera vuelta del 27 de octubre, cuando se aproximaron certeramente a la cifras de la Corte Electoral. Anoche, al pasar raya a su trabajo, todas se dieron de bruces contra una realidad muy diferente a la que habían previsto.

A las 20:30, todos los politólogos tenían previsto anunciar a Luis Lacalle Pou como el nuevo presidente de los uruguayos. Y si bien la mayoría lo hizo, algunos hablaron inmediatamente de un “empate técnico”, concepto al que se sumaron después todos los demás. Se sucedió entonces un ajuste de cifras, hasta que se decidió aguardar los resultados oficiales, los cuales efectivamente estarían dando como ganador al candidato de la coalición.

El director de Opción Consultores, Rafael Porzecanski, dijo que hay dos posibilidades para explicar las diferencias con las últimas proyecciones. La primera de ellas es que durante la veda pudieron haber ocurrido “hechos políticos de significación” que “movieron la aguja” en términos de la tendencia de votos.

“Hechos políticos hubo, pero hay que medirlos, hay que preguntarle a la ciudadanía cuán importantes fueron para intentar sacar conclusiones”, aclaró. En segundo término, Porzecanski señaló que las encuestas, como cualquier procedimiento científico, tienen “sus fuentes de error”.

Rafael Porzecanski. Foto: Archivo El País
Rafael Porzecanski. Foto: Archivo El País

“Podría haber habido algún tipo de sesgo en favor de los votantes de Lacalle Pou y en contra de los votantes de Daniel Martínez. El tema es que las encuestadoras utilizamos el mismo instrumento para medir la primera vuelta, donde el resultado fue muy ajustado a la realidad. Entonces: ¿por qué en un caso el instrumento es funcional y en otro no? Ahí ya se abre un tema técnico”, indicó.

Una de las primeras personas que se animó a decir al aire (Canal 12) que “Lacalle Pou ya es el presidente” fue Mariana Pomiés, socia de la consultora Cifra, cuando se conocía el 97.7% de los circuitos escrutados. A esa hora, pasadas las 23:00, los militantes de una y otra fórmulas todavía aguardaban en las calles a que los candidatos salieran a pronunciar sus discursos.

“Lo que sí se puede postergar es el festejo hasta el viernes, cuando la Corte dé los números definitivos, pero los números hablan”, destacó.

Mover la aguja.

Algunos analistas entendieron que el hecho de último momento que le “robó” votos a la coalición multicolor fue el video que el líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, grabó arengando a los militares a votar a Lacalle Pou. A ello se sumó un editorial de la Revista Nación (medio de la Cooperativa de Ahorro y Crédito de las Fuerzas Armadas), titulado “El fin de la pesadilla (anticipando la derrota del Frente Amplio), que fue divulgado por el Centro Militar.

El politólogo Gerardo Caetano afirmó en TNU que los mensajes de Manini Ríos y del Centro Militar “son inadmisibles”.

A su vez, indicó que se trató de una “transgresión flagrante de la veda”, si bien Manini aclaró después que el video lo grabó para ser enviado por WhatsApp, cuando los medios electrónicos no son alcanzados por la veda.

Hacia adelante.

Ignacio Zuasnabar, director de Equipos Consultores, recordó en Canal 10 que desde hace más de una década la inseguridad es el principal tema de preocupación de los uruguayos, por lo que será “un mandato fuerte” para el próximo gobierno.

Zuasnabar mencionó el tema del empleo como segundo punto de preocupación, el cual “ha crecido en los últimos cuatro años”.

“El tercero es la educación y en el cuarto está la situación económica, una referencia más genérica, que no es solo el empleo”, indicó.

Ignacio Zuasnabar. Foto: Francisco Flores
Ignacio Zuasnabar. Foto: Francisco Flores

En tanto, el politólogo Diego Luján entendió que fue una “señal importante” el anuncio de Lacalle Pou -previo a conocerse el resultado de las urnas- de reunirse con el Frente Amplio.

Luján también consideró “un acto de responsabilidad” el hecho de que los candidatos esperaran los resultados definitivos para pronunciarse.

A su vez, Porzecanski dijo que uno de los grandes desafíos que deberá asumir el próximo gobierno es una política exterior “de equilibrios”, en un continente convulsionado.

“Hoy hay problemas de legitimidad de los diferentes gobiernos de la región. En Bolivia hay crisis política; en Perú también, con la renuncia forzada de Pedro Pablo Kuczynski; en Ecuador están las recientes movilizaciones contra el gobierno de Lenín Moreno. Es una región bastante traumatizada en este momento. Y las fricciones entre los dos socios grandes no son buenas para el país”, anotó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados