Publicidad

En el gobierno advierten que habrá que tomar "decisiones complejas" para salvar a la Caja Bancaria

"Los gobiernos anteriores no nos informaron que se venía gestando una situación de tal gravedad. Ahora, este gobierno le está poniendo el pecho a las balas", dijo Mieres.

Compartir esta noticia
Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias
Fachada del edificio sede de la Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias
Foto: Juan Manuel Ramos

El gobierno mira de reojo las negociaciones que en el Parlamento se sucedenpara votar el proyectode reforma del sistema de seguridad social, a la vez que sigue trabajando contrarreloj en una solución legislativa de varios subsistemas específicos. En particular en uno que, si no encuentra una salida, se enfrenta a una situación sin retorno a corto plazo.

"La verdad es que para sacar adelante a la Caja Bancaria es necesario tomar decisiones complejas", advirtió el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres. El destino de esas cajas fue motivo de reiteradas preguntas este miércoles, cuando una delegación del gobierno compareció ante la comisión especial que, en la Cámara de Diputados, analiza la reforma del sistema previsional.

Mieres optó por citar ante los legisladores un reciente comunicado del sindicato bancario (AEBU), fechado en febrero, que hablaba de una evolución creciente del déficit de esa caja, afectada por la pérdida de 2.300 puestos de trabajo del sector, que hoy vive una "situación extrema" ante el incremento del presupuesto que se debe destinar a pasividades, al que se suma el efecto del retraso cambiario y la rentabilidad negativa de las inversiones.

"Esta es la confesión concreta de cuál es el problema de la Caja Bancaria" señaló Mieres, que acto seguido pidió suspender el registro taquigráfico.

El último informe mensual de gestión de la Caja Bancaria (de fin de octubre pasado), muestra que el resultado del ejercicio en diez meses era deficitario en $ 2.820,6 millones. El resultado operativo era deficitario en $ 2.590,6 millones a la misma fecha. A su vez, el stock de reservas pasó de $ 5.419 millones a fin de octubre de 2021 a $ 3.000 millones a fin de octubre de 2022. De ahí la estimación que hacen en el gobierno -según supo El País- de que entre octubre y noviembre de este año, las reservas podrían agotarse.

Mieres descartó las acusaciones que llegaron desde el Frente Amplio en cuanto a la responsabilidades que le caben a esta administración. "No se funde una seguridad social en tan poco tiempo y por efecto de la pandemia", dijo. "Acá lo que hay es un problema estructural, que viene de antes, que nosotros recibimos y al que tenemos que buscarle una solución".

Allí el ministro mantuvo un contrapunto con varios diputados frenteamplistas sobre qué hacer con esos subsistemas. "Si hacemos como dijo el diputado (Gabriel) Otero y las dejamos libradas, con total independencia, en un tiempo bastante pronto tendremos problemas para el cobro de las jubilaciones", advirtió. Mieres apuntó que el gobierno tiene la convicción de que eso no debe ocurrir, por lo que se busca una solución para darles viabilidad y continuidad a esas cajas y que puedan llegar al tiempo de convergencia. "Si el gobierno no hiciera nada, se funden", aseguró.

Al respecto el director de Seguridad Social del ministerio, Daniel García Zeballos, informó que un grupo de trabajo integrado con representantes de la Caja, de AEBU y la Asociación de Bancos (ABU) está buscando posibles salidas a loa problemática. "Estamos tratando de hacer un diagnóstico al día de hoy de déficit, flujos de caja actuales y proyectados a cinco años, para luego ver las posibles soluciones a ese déficit creciente que está teniendo la Caja Bancaria", apuntó.

En ese sentido, se trabaja en un proyecto de ley que, necesariamente, tendrá que llegar al Poder Legislativo a más tardar en el mes de mayo. "Estamos buscando una solución, estamos evaluando todas las posibilidades que hay para tratar de impedir, y lo vamos a lograr, la cesación de pagos, que es imposible, en la Caja Bancaria", aseguró.

Mieres, por su parte, apuntó que la solución llegará en la medida en que el Parlamento la vote. "Seguramente va a haber soluciones, porque nadie va a dejar en banda a ningún colectivo social con respecto a su jubilación", razonó. Además, consideró "ofensivo que Otero sugiriera que el gobierno está "presionando" a la Caja Bancaria para entrar en la reforma a cargo de un subsidio. "Acá no estamos extorsionando a nadie" afirmó.

La definición obvia, remarcó, es que se buscará la viabilidad de la caja de manera que todos sus afiliados y jubilados puedan tener una total tranquilidad.

Con respecto a la Caja de Profesionales, subrayó que también arrastra un problema de años. El directorio de esa entidad aprobó en diciembre un anteproyecto de ley que, trabajado a nivel del Poder Ejecutivo, se convertirá en breve en otro proyecto a ser enviado al Parlamento. La propuesta, adelantada en su momento por El País , prevé el aumento de la edad mínimade jubilación a 65 años, la suba en la tasa de aporte del 16,5% al 19% y la reducción de la tasa mínima de reemplazo (el porcentaje del ingreso a cobrar como jubilación) a 45% en vez de la actual de 50%, entre otras medidas.

"Estamos trabajando fuertemente con las autoridades de las dos cajas para buscar una solución a esta situación que heredamos", dijo el ministro. "Los gobiernos anteriores no nos informaron que se venía gestando una situación de tal gravedad. Ahora, este gobierno le está poniendo el pecho a las balas".

El ministro prefirió no adelantar los contenidos de las iniciativas parlamentarias que enviará en breve, bajo el argumento de que se está en plena instancia de negociación. "Este país no va a dejar caer situaciones que corresponden a la previsión social", aseguró.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad