CASO DE ABUSO SEXUAL

Acusarán a víctima de la Operación Océano de proxeneta

La causa que investiga la llamada “Operación Océano”, tuvo ayer una audiencia clave. Allí declaró una segunda víctima que implicó a varias personas.

Fiscales de la Operación Océano cargan carpetas del caso. Foto: Francisco Flores
La fiscal de Delitos Sexuales, Darviña Viera. Foto: Francisco Flores

En una audiencia realizada el lunes 26 en el marco de la Operación Océano, María relató los contactos que mantuvo con tres adultos cuando era menor de edad. Los hombres son un empresario, un fotógrafo y un exdirector de un colegio de Punta del Este.

En el transcurso de la sesión, surgió un chat que ella -hoy mayor de edad- mantuvo con un extranjero. “Yo manejo a esas chicas”, dijo María en ese chat según dijeron abogados de los implicados a El País.

El tema surgió cuando, en la audiencia, la víctima debió leer muchos mensajes que se envió con adultos. Aunque la gran mayoría de las conversaciones se sucedieron cuando ella era menor de edad, la charla con el extranjero ocurrió cuando la María ya había cumplido los 18. “Tengo las chicas más lindas de Montevideo. Son bilingües. VIP”, decía el chat según dos fuentes.

Al rato, cuando estaba por contestar otra pregunta de los abogados penalistas en la audiencia, la víctima se refirió al chat con el extranjero: “Quiero hacer una aclaración. Dije en broma lo de las chicas a mi cargo. Me sacaron de contexto”.

No obstante, los abogados defensores no dejaron pasar el punto. Le preguntaron a la fiscal de delitos Sexuales, Darviña Viera, si había investigado a la víctima por incurrir en actos de proxenetismo, ya que estaba obligada a hacerlo por ser una funcionaria pública.

Las fuentes señalaron que Viera dijo que ellos debían presentar la denuncia en caso de que consideraran que se estaba frente a un ilícito.

“La fiscal debió haber investigado ese delito de proxenetismo cometido por la joven”, dijo el abogado de uno de los imputados, Víctor Della Valle, al ser consultado por El País. Y agregó: “La fiscal también debió investigar un asunto vinculado con drogas en la casa de esa víctima. Eso estaba en un chat”.

Al finalizar la audiencia, Della Valle habló con otros penalistas que se encontraban en el Juzgado para presentar una denuncia contra la joven por un delito de proxenetismo y contra los padres de la víctima que originó la investigación por violar los deberes inherentes a la patria potestad.

El defensor entendió que los padres de esa víctima sabían que ella tenía vínculos con adultos a cambio de dinero.

Hombres con dinero.

Antes de declarar el lunes 26 ante la jueza del caso, Beatriz Larrieu, María había testificado en la Fiscalía el 27 de mayo de 2020.

“Mi situación (con los adultos) comenzó cuando me encontré con una amiga que hacía tiempo que no veía. Ella me dijo que estaba en una página llamada Sugar Daddy. Son hombres que dan dinero o regalos a cambio de una relación de compañía”, señaló María a la fiscal Viera y a la fiscal adjunta, Fulvia Favretto.

Audiencia judicial por la Operación Océano. Foto: Francisco Flores
Audiencia judicial por la Operación Océano. Foto: Francisco Flores (Archivo)

La amiga comentó a María que había comprado un celular nuevo y que recibía mucho dinero de manos de adultos. “Yo era chica y eso me llamó mucho la atención”, agregó. María ingresó a la página Seeking y se anotó también. Enseguida fue contactada por adultos.

En la primera salida llevó a una amiga para no estar sola. Fueron a cenar con un hombre, este luego las quiso llevar a un hotel y se negaron, relató en la Fiscalía.

Poco después, otros hombres se contactaron con la chica y ella accedió. “Me metí. Así comenzó todo”, dijo María.

Según la joven, Seeking era una página que no generaba demasiados contactos. “Solo un extranjero cada tanto”, precisó. Por eso, dijo, publicó un aviso en Locanto señalando que buscaba un “Sugar Daddy”.

La joven declaró en la Fiscalía que se vio con más de 20 personas mediante esas páginas. Pero, señaló, trataba de no repetir las citas. “A mí me gustaba generar un vínculo. Pero nunca lo terminaba generando porque no me gustaba ver a la misma persona dos o tres veces. Yo trataba de olvidar a esas personas”, dijo.

Tras explicar que se contactaba con los adultos en forma consentida y que trataba de convencerse de que eso estaba bien, la joven, dijo, intuía que “no era correcto” que “hombres grandes salieran con chicas de 17 18 años” a cambio de una retribución. Y agregó: “Yo buscaba Sugar Daddy porque me gustaba que me llevaran a cenar antes o cosas así en lugar de ir directamente al grano”.

Una investigación con 32 imputados

El juicio sobre la Operación Océano recién comienza. Hasta el momento solo dos de las 18 víctimas declararon ante la Justicia. La principal damnificada, quien generó la investigación, aún no testificó. La Justicia analiza un pedido de nulidad de toda la investigación solicitada por los abogados.

El “embrión” de la Operación Océano comenzó en Maldonado a fines de 2019. Dos chicas denunciaron al “Paraguayo” por violación y este las denunció por extorsión. Cuando la Policía revisó los celulares incautados, descubrió chats de adultos con menores de edad. El caso pasó a la entonces fiscal de Delitos Sexuales, Sabrina Flores.

El 20 de marzo de 2020 apareció en el arroyo Solís Chico el cuerpo sin vida de una adolescente amiga de ambas.

El 13 de mayo de ese año, comenzaron las detenciones por orden de la fiscal Darviña Viera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados