ABUSO DE MENORES

Declaración de una de las víctimas de la Operación Océano implica a un empresario argentino

Una víctima de la Operación Océano declaró ayer ante la Justicia que integró un grupo de chat donde también estaba un arquitecto, un empresario argentino y una amiga que entonces tenía 17 años.

La investigación periodística aporta declaraciones de víctimas ante la fiscal Giuliana Realini, adscripta de Darviña Viera. Foto: Leonardo Mainé
La fiscal Darviña Viera luego de una conferencia de prensa sobre la Operación Océano. Foto: Leonardo Mainé

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Ayer se realizó en el Juzgado Penal la segunda declaración anticipada de una víctima de la Operación Océano. María (nombre ficticio) relató que cuando era adolescente integró un grupo de chat con dos adultos. Uno de ellos era Julio (nombre ficticio), un uruguayo de profesión arquitecto. El otro adulto era un importante empresario argentino, cuyo nombre no trascendió en la audiencia de la víspera, según dijo un participante del encuentro a El País.

Ante la jueza de garantías, Beatriz Larrieu, María declaró que denominaba a ese empresario como “el amigo de Julio”. En ese grupo de chat también se encontraba una chica que en aquel momento tenía 17 años, Camila.

El nombre de Camila fue revelado públicamente por la propia joven en una entrevista publicada en el libro “Sugar Daddy”, escrito por el periodista César Bianchi. La fiscal de Delitos Sexuales, Darviña Viera, también hizo público su nombre, luego que se publicara el libro de Bianchi. Camila es la principal víctima de la Operación Océano. A partir de sus declaraciones, pericias de celulares e interrogatorios, Viera y las fiscales adjuntas Fulvia Favretto y Giuliana Realini, lograron ubicar a 18 jóvenes que fueron explotadas por adultos cuando eran adolescentes.

Durante la audiencia de ayer se mencionaron en varias ocasiones los chats de ese grupo integrado por el uruguayo, el argentino y dos adolescentes.

Según dijo a El País una fuente de la investigación, la Fiscalía de Delitos Sexuales ya tendría los contenidos de esos chats, los que fueron procesados por el Departamento de Delitos Informáticos de la Dirección de Crimen Organizado e Interpol.

En otro tramo de la audiencia, la fiscal anunció que habrá más imputados en la causa. Ello hace suponer a operadores judiciales que el empresario argentino podría ser uno de los indagados.

La cédula.

La audiencia comenzó a las 8:30 y finalizó a las 18:30 horas de ayer. En su declaración, María dijo que se vinculó con adultos a través de páginas como Seeking y Locanto. “Los adultos jamás me pidieron la cédula”, agregó.

La chica explicó, además, que tenía una amiga mayor de edad que le prestaba una cédula de identidad. Y que cuando era contactada por adultos a través de las páginas de citas, les decía el nombre que figuraba en el documento por si alguno de ellos lo pedía.

Los abogados defensores de tres imputados pretendieron incluir en el interrogatorio preguntas sobre las compras que hizo la joven con una de las tarjetas de crédito de uno de los adultos. Larrieu y Viera se opusieron por entender que de esta manera se revictimizaba a la chica, según dijo la fuente.

Durante su declaración, María reconoció que, cuando ya era mayor de edad, “representó” a otras jóvenes. Declaró que se trataba de “chicas muy lindas”, que “eran varias” y que les aconsejó usar “nombres falsos” cuando se contactaran con adultos.

María dijo que su familia es de clase media; su abuelo tiene una casa de su propiedad en Montevideo y otra en la playa, y sus padres compraron una vivienda y la pusieron a su nombre porque estaban embargados. Agregó que se vinculó con adultos luego de que una amiga, inscripta en la página de citas Seeking, le mostró un celular de alta gama y dinero que había conseguido por ello.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados