TESTIMONIO

Operación Océano: "Fui explotada desde los 13 años", dice víctima

Joven relata en un video colgado en una red social que ingresó al mundo de la pornografía infantil a manos de su novio mayor de edad cuando tenía solo 13 años.

La fiscal de Delitos Sexuales, Darviña Viera, cargando expedientes de la Operación Océano. Foto: Francisco Flores
La fiscal de Delitos Sexuales, Darviña Viera, cargando expedientes de la Operación Océano. Foto: Francisco Flores

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El testimonio de Natasha es chocante y conmovedor. La joven relata, en un video colgado en una red social, que ingresó al mundo de la pornografía infantil a manos de su novio mayor de edad cuando tenía solo 13 años. En ese entonces, ambos vivían en una ciudad del interior del país. “Yo no sabía bien lo que hacía a esa edad. Pensaba que él me quería”, recuerda ella en llantos.

En los años siguientes, el novio la explotó todo lo que pudo. En una ocasión la llevó junto a un ciudadano brasileño para obtener dinero porque quería comprarse un celular de alta gama. No le importaba si ella estaba enferma o no. A él o único que le interesaba era el dinero, cuenta la chica en el video.

Al judicializarse su caso, la Justicia decretó medidas de no acercamiento para el proxeneta. Como ocurre a veces con las damnificadas por casos de abuso y explotación sexual, Natasha pedía estar al lado de su victimario.

En ese espiral de abusos, Natasha conoció a dos imputados por la Operación Océano.

"Yo estaba sola".

Hoy Natasha tiene 20 años. Pero es como si hubiera vivido varias vidas, según se desprende de su dramático relato. También se le nota el cansancio de tanto luchar contra el proxeneta que le destrozó sus últimos siete años.

La joven dice que no quería exponerse pero que ahora se vio obligada a hacer el video como forma de dar su punto de vista. “Él (su proxeneta) está en libertad y no debería estarlo por todo lo que me hizo”, dice Natasha.

Tras hacer público el nombre del explotador, la joven recuerda que lo conoció cuando ella era casi una niña.

“Él empezó a hacer pornografía infantil conmigo. Yo no entendía nada. Me pasaban por la mente un montón de cosas. Todos tenemos problemas”, justifica.

Poco después, la Policía realizó un operativo en la ciudad natal de la joven y el hombre fue procesado con prisión por pornografía infantil.

El abusador no fue a la cárcel por la pornografía que elaboró durante años con imágenes de Natasha, sino por una simple foto que él pasó por mensaje a un amigo y se olvidó de borrar de su celular.

En un principio, el explotador divulgaba las fotos de la niña en páginas de adultos. Cuando alguien le hizo ver que podría ir preso por ese motivo, comenzó a enviarlas a grupos cerrados de amigos. Ahí cometió el error que lo llevó a la prisión durante nueve meses.

En el video, la joven explica por qué no se alejó de ese adulto que le hacía daño: “Generé tremenda dependencia con él. Fueron muchos años. Hubo mucha manipulación de su parte. Yo estaba completamente sola. Un abrazo o una caricia de él era todo para mí. Por eso soporté muchas cosas”.

Entre los 13 y los 16 años de la joven, el adulto la utilizó para elaborar material de pornografía infantil. Es probable que obtuviera dividendos de esa actividad. Cuando la chica cumplió los 16 años, el hombre dejó de lado la pornografía y comenzó a explotarla.

“Él nunca buscó trabajo desde que salió de la cárcel. Yo lo mantuve hasta ahora. Él siempre fue muy manipulador. Y llegó a una crueldad y a una morbosidad muy alta hacia mí”, dice la chica en llantos.

"Abrir los ojos".

En ese marco de violencia y abusos sexuales, el proxeneta invitó a un amigo a vivir al apartamento.

La llegada de ese amigo representó el ingreso de Natasha al mundo de las drogas, dice ella en el video.

Durante el encuentro, la joven consumió LSD junto con los otros hombres. Poco después probó la cocaína. La recibió de un adulto que la explotó sexualmente.

Ese día, Natasha regresó al apartamento acompañada por el explotador. Ella estaba muy drogada, según relata.

A partir de ese momento, la joven y el adulto comenzaron a consumir cocaína. Al pasar el tiempo, Natasha sintió que debía poner un punto final a esa rutina o iba a terminar adicta. Logró dejar la cocaína.

Natasha percibió que estaba repitiendo el patrón de su madre, quien vivía situaciones de violencia en su hogar. Pero, de todas formas, la joven mantenía la relación con el proxeneta porque creía que él la cuidaba. “Siento que él me adiestró desde muy chiquita. Es muy difícil darse cuenta y abrir los ojos por una misma. Yo estaba sufriendo mucho”, dice.

Operación Océano.

La joven reconoce que le costó “muchísimo” entender su entorno y reconocerse víctima, y agrega que ese proceso de salida se inició con la Operación Océano, ya que se vio involucrada en esa causa porque se vinculó con dos imputados cuando era una adolescente.

Audiencia judicial por la Operación Océano. Foto: Francisco Flores
Audiencia judicial por la Operación Océano. Foto: Francisco Flores (archivo)

Gracias al trabajo de psicólogos de la Unidad de Víctimas de la Fiscalía y de la ONG “El Paso”, Natasha percibió que ella no era la responsable de todos sus males sino que la culpa era de los adultos, dice en el video.

Natasha pasó a verse reflejada en casos que les ocurrían a otras chicas. Por eso comenzó a enfrentar al proxeneta, lo cual redundó en un incremento de la violencia de parte del hombre. “(Supe) que no soy yo la maldita puta. No soy yo quien lo mandó a la cárcel. Él tenía 20 años cuando yo tenía 13. Él era mayor y sabía que todo eso (la pornografía infantil) estaba mal y, sin embargo lo hizo”, expresa la joven.

La liberación.

Meses atrás, Natasha y el explotador protagonizaron una gran pelea en el apartamento. Un vecino llamó a la Policía. Cuando los agentes tocaron el timbre, él les abrió la puerta. El hombre estaba fuera de sí y Natasha lloraba en estado de shock en un rincón.

Los policías trasladaron a la pareja a la comisaría. Allí le preguntaron a ella si quería hacer una denuncia penal y si había sido golpeada. La joven respondió que no quería hacer la denuncia para no complicar la situación jurídica del proxeneta. “Yo lo amaba”, dice casi como disculpándose.

La Justicia dispuso una restricción de acercamiento para el proxeneta, pese a que la joven estaba en contra de esa medida. Hoy Natasha opina que la jueza tenía razón. “Fue lo mejor que la jueza pudo hacer. Llegué a mi casa y agradecí. Por fin terminó mi relación de una vez por todas. Por mí misma no la iba a poder terminar. Yo estaba muy mal. Y no iba a poder hacerle frente a él”.

El hombre no forma parte de los investigados por la fiscal Darviña Viera.

Él la criticó en foro de hombres

La joven víctima de un proxeneta relató en un video colgado en una red social que en 2017 se creó un foro donde hombres opinan sobre sus vínculos con trabajadoras sexuales. “Yo ya me había separado de mi pareja que me explotaba. Sabía que él iba a tomar represalias conmigo”, dijo la joven. Y agregó que en el foro el proxeneta la defenestró y habló sobre la Operación Océano. “También dijo allí que una de mis hermanas se iba a prostituir. Mi hermana tiene 14 años. Dijo nombres, direcciones y les pasó a los tipos fotos mías entrando al apartamento”, afirmó la joven.

Williman: “El video de la víctima muestra su enorme vulnerabilidad”
Mujer sostiene el celular con la mano. Foto: Archivo El País.

El integrante del Consultorio Jurídico de la Universidad de la República, Juan Raúl Williman, dijo que la joven que realizó el video cuenta con los apoyos legales, pero que es libre de hacer el uso que entienda de las redes sociales. “Ella es una persona adulta, por lo cual nos excede su testimonio en una red social. Es una decisión personal”, insistió el profesional.

Sin embargo, Williman dijo que el Consultorio Jurídico aconsejó a la joven no pronunciarse públicamente sobre su situación personal y su caso penal. “Ello demuestra su enorme vulnerabilidad”, consideró.

El abogado recordó que la joven cuenta con el apoyo psicológico de la ONG “El Paso”, que tampoco puede inmiscuirse en decisiones personales.

“En general asesoramos a las víctimas a evitar publicaciones en redes sociales y tratamos de preservar las reservas de las investigaciones. Pero, insisto, ellas son libres de adoptar decisiones personales”, dijo Williman.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados