TENDENCIAS

Mariela Soldano: La única representante de Uruguay en la primera Feria Equinox 

Argentina radicada en Punta del Este desde hace nueve años estará presente en esta muestra con nueve esculturas realizadas con elementos reciclados como huesos y plumas. 

Mariela Soldano
Su fuerte son las esculturas a las que suma también las pinturas. Foto: Ricardo Figueredo.

"Sos la única que entró de Uruguay”, le dijeron a Mariela Soldano los representantes de la Feria Equinox, una feria virtual de arte contemporáneo orientada a galerías, espacios de arte y productores visuales latinoamericanos que este mes celebra su primera edición.

Mariela es argentina, pero desde hace casi nueve años está radicada en Punta del Este haciendo su arte. Se instaló con su marido y sus dos hijos –hoy de 10 y 17 años– porque sentía que no podía vivir más en su país.

Mariela Soldano

“Vimos que Argentina estaba yendo para un lado para el que no queremos, que había algunas cosas por las cuales habíamos trabajado y por las cuales había transitado nuestra vida que estaban siendo desvalorizadas, como la educación, el esfuerzo, el respeto, la valoración por la cultura y, la cosa más concreta de todas, la inseguridad”, cuenta a El País.

Los dos primeros años fueron duros, pero considera que lo fueron mucho más estos dos últimos por todo el cambio de vida que significó la pandemia, sin poder ver a los afectos.

Mariela Soldano

En medio del encierro al que obligaron las medidas sanitarias le llegó la noticia de que había sido seleccionada para esta muestra que tendrá lugar entre el 17 y el 24 de setiembre próximos en el sitio web feriaequinox.com.

“Lo que tiene de bueno y que considero valioso para un artista es que no es una feria a la que se entra porque uno paga un espacio, sino que hay un jurado que elige a los artistas y a su vez hay un curador que define qué obras van a ser exhibidas y puestas a la venta. Eso le da más seriedad”, destaca Mariela.

Mariela Soldano

De las tres secciones que la componen, la artista participará de Singular, curada por el argentino Luis María Rojas. “Tiene una idea que hilvana a todos los artistas que nos presentamos que refuerza desde lo conceptual esta cosa de la disidencia, de la alteridad, de no estar presentando obras ‘frecuentes’, por decirlo de alguna manera, o que caen en espacios comunes. Las obras que eligió tienen una mirada fuera del sistema”, explica.

Mariela Soldano

En su caso se trata de nueve esculturas para las que utiliza elementos como hueso, plumas u objetos que encuentra. “Para mí es importante la reivindicación de lo que para algunos es basura, darle otro sentido. Siento que son cosas que todavía no terminaron su función”, detalla.

Por eso define a sus esculturas como desprolijas o sin terminar. “Distan de querer ser perfectas, de querer ser modernas, sino que más bien tienen una conexión con lo sencillo. Incluso con el pasado porque hay como una investigación antropológica que hago que tiene que ver con la común unión del hombre, la mujer, la música y los objetos de la naturaleza”, añade

Mariela Soldano

Aclara que, si bien recurre a la pintura, lo suyo son las esculturas y más que nada esas que invitan a tocar. Recuerda que al poco tiempo de llegar al Uruguay una obra suya que había expuesto en la Alianza Francesa de Montevideo fue elegida para ser parte de una muestra en el Aeropuerto de Carrasco.

“Me contaron que tuvieron que poner un cartel grande que dijera ‘No tocar’ porque todos quería hacerlo. Yo sé que es así, mis obras exceden lo visual. Te dan siempre ganas de tocarlas porque son muy sensoriales por los elementos que uso y que están ahí porque cuentan su historia desde otro lugar. Eso es un poco lo que se va a ver en la Feria Equinox”, anuncia.

Mariela Soldano

De las obras que presentará, dos o tres ya las dio a conocer en la Alianza Francesa, mientras que a las otras las fue realizando a lo largo de los años porque es una serie que considera que está viva. “Se va expresando sin prisa, pero sin pausa”, apunta.

En tal sentido explica que encara sus esculturas como si nunca tuvieran un punto final, para ella siempre tienen cosas nuevas para decir a lo largo del tiempo. “No puedo terminarlas, siento que cada seis o siete meses o dos años tengo que volver a decir algo con ese tipo de elementos. Pienso que está bien que sea así. Quiero ser disidente también en ese sentido, me gusta eso de no hacer las cosas tal cual se esperan”, remarca.

Mariela Soldano

En este momento está realizando muchos trabajos abstractos geométricos, que son los que le permitieron transitar por esta situación de aislamiento que impuso la COVID. De ellos destaca dos características. Por un lado son obras muy potentes desde el color, con una paleta que define como “infantil, fantasiosa y exageradamente alegre, un poco payasesca incluso”. “Necesito darme y dar a la gente que lo ve el permiso de ser feliz más allá de lo que se te impone. Tuve la necesidad de compensar la tristeza por este momento con esta serie de obras”, apunta.

La otra característica tiene algo que nunca antes había hecho: son líneas cerradas, contenidas; un color no toca al otro, donde empieza uno el otro tiene que terminar.

Finalmente agrega que siempre trabaja en papel “porque me permite jugar con cierta libertad. Me gusta usarlo bastante aguado, que el acrílico hasta lo rompa o lo arrugue. De vuelta está esa búsqueda de las ganas de tocar”.

Mariela Soldano

Estudio, familia y arte, todo a su tiempo

“Tengo casi 50 años y hasta los 30 viví en el mundo de la creatividad, pero dentro de la comunicación, la publicidad, el marketing, la investigación del consumidor”, cuenta Mariela Soldano, quien se recibió de Licenciada en Comunicación e hizo un Posgrado en Marketing en Berkeley, California. “Esos años fueron muy creativos desde un lugar aplicado al consumo masivo”, aclara.

Ser artista le viene de niña, cuando las maestras le decían a su madre que investigara si no tenía un problema porque siempre hacía las cosas de colores distintos a la realidad o le veía cara a la Luna. Pero no era fácil decidirse por ese mundo ya que venía de una familia de trabajadores, sin un respaldo económico para elegir “ser artista”.

Su primer acercamiento fue desde el diseño de modas y a los 30 años se detuvo porque decidió que era el tiempo de tener hijos. “Mientras los criaba me empezaba a preparar para la siguiente etapa que eran los 40, que es desde cuando me dediqué por completo al arte, estudiando arte contemporáneo acá y afuera. Por ejemplo, hice una Maestría de Experiencias Culturales en Barcelona porque me interesa la sensorialidad de las obras, estar experimentando las obras en lugar de solo mirándolas”, explica.

Actualmente cursa una residencia artística online con sede en Francia y prepara una muestra que hará en Portugal en octubre.

Mariela Soldano

Del 17 al 24 de setiembre

La Feria Equinox tiene un interés primario por productos y productores que pongan en crisis las ideas de alteridad, periferia y disidencias. Se verá en feriaequinox.com. Esta es la primera edición y está previsto que se haga en los equinoccios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error