TENDENCIAS

Conoció la técnica del patchwork, la aplicó en carteras y se convirtió en su nueva pasión

Probó hacer una cartera y el éxito fue tal que no pudo parar. Así nació Patch Bags, emprendimiento que crece en Paysandú y se extiende a todo el país. 

Patch Bags
Trabajaba como analista programadora en Paysandú hasta que esa actividad se le terminó.

Un trabajo que se estaba terminando, el síndrome del nido vacío que amenazaba con aparecer… en 2015 Verónica Rubiolo (53 años) se dio cuenta de que tenía que hacer algo si no quería que esa realidad se apoderara de su vida.

Había trabajado más de 20 años en un banco como analista programadora, primero como funcionaria y luego como empresa contratada; pero esa actividad estaba por finalizar porque la sede central estaba en Montevideo y ella vivía en Paysandú. Además, sus dos hijas se iban a estudiar Medicina a la capital, por lo que la casa iba a cambiar su día a día.

Patch Bags

“Me comentaron que había un curso de patchwork que empezaba la semana siguiente. Yo no sabía lo que era y aunque medio que me explicaron, igual no entendía lo que era unir retazos de tela, no me entraba mucho en la cabeza. Pero fui a la primera clase y la profesora me transmitió toda esta pasión que cada vez me gusta más”, cuenta Verónica sobre el inicio de una nueva etapa en su vida.

Al año siguiente hizo las clases de crochet, de costura… todo lo que había en la vuelta. El empujón final se dio cuando llegaron unas profesoras de Buenos Aires para dar un curso. Ahí se animó e hizo su primera cartera.

Patch Bags

“Se las mostraba a todos fascinada y empezaron con ‘¡yo quiero una!’ Entonces, medio por hobby, comencé a confeccionarlas”, recuerda.

Pero aún faltaba un empujoncito más, que se lo dio la pandemia de la COVID-19 al hacer que sus hijas volvieran a Paysandú, estuvieran más en casa y pasaran a ser parte de su nuevo emprendimiento: Patch Bags.

“Es un poco feo decirlo, pero para mí la pandemia fue una oportunidad porque mis hijas estuvieron acá y agarraron el tema de las redes sociales, me armaron el Instagram; todo un mundo que desconocía porque cuando dejé de trabajar, para mí se murió la computación, solo sabía lo básico. Cambié todas las computadoras por máquinas de coser”, confiesa entre risas.

Patch Bags

Su hija mayor, Victoria, tiene 24 años y este año comenzó el internado, mientras que Lucía, de 22, está en quinto año de Medicina. En la producción la ayudan no solo a hacer las carteras, sino también aportándole ideas y diseñando con ella. Gracias a sus hijas incorporó mochilas y otro tipo de modelos.

“Le dieron un empuje tremendo a todo. Me empezó a seguir gente en Instagram y me empezaron a comprar de diferentes lugares”, dice quien hoy tiene clientas de lugares del país que desconocía que existían.

El consejo que le dio la gente de sembrando

Verónica cuenta que siempre siguió a través de las redes sociales las noticias del programa Sembrando, que impulsa la primera dama Lorena Ponce De León. “Estaban haciendo giras por todo el interior y yo estaba esperando que vinieran a Paysandú. Los seguía, pero no participaba”, recuerda la artesana.

Decidió entonces realizar un curso sobre cómo emprender y cuando lo terminó la llamaron de Sembrando para preguntarle qué le había parecido y si consideraba que su emprendimiento necesitaba algún tipo de ayuda en algún área. “Les respondí que me gustaría que me ayudaran en la parte de marketing digital porque estaba preocupada porque en Instagram tenía mucha captación, pero en Facebook no pasaba lo mismo. Entonces me dijeron que la semana siguiente me iba a llamar una tutora”, recuerda.

La contactó la diseñadora gráfica, analista en marketing y artista plástica Karen Zak, quien le dijo que le encantaba su propuesta y que lo que le faltaba era hacerse más visible. En ese proceso se encuentra actualmente y no le está yendo nada mal.

Patch Bags

Diferencial.

“Lo que tienen de diferente las carteras es que son una mezcla de cuero y tela. Yo hago el paño y le voy agregando adornos de cuero, de telas metalizadas o de galones. La mayoría son carteras de telas con cuero”, explicó la artesana.

Diseña al mismo tiempo que confecciona, además hace el metalizado ella misma a mano y un zapatero le prepara las asas. Cuatro o cinco horas le lleva el armado del paño, luego tiene que armar el bolso y llevarlo a forrar a una modista. Cuando vuelve le agrega todos los detalles que completan el producto.

Patch Bags

Conseguir los materiales es bastante complicado, la mayoría los compra en Montevideo aunque ahora con la pandemia se ha visto obligada a arreglárselas con lo que hay en Paysandú.

En épocas de “normalidad” traía muchas cosa de sus viajes, “cambiaba ir a ver vidrieras por ir a una casa de telas y comprar y comprar; era tipo obsesión”, acota. Además recolecta todo lo que le pueda servir para los detalles, como envoltorios o pedazos de cable, que nunca nadie imagina en qué terminan convirtiéndose.

Todo el proceso le insume entre 10 y 15 días porque, como le gusta que el resultado final sea personalizado y que no haya una cartera igual a la otra, no le resulta fácil delegar. “Me cuesta mucho”, apunta.

Eso también hace que le resulte complicado expandirse, cosa que le gustaría. “El gran problema que tengo es la capacidad de producción, pero no sé cuál sería la solución”, confiesa.

Su principal objetivo es aumentar la producción con el fin de satisfacer la creciente demanda que tiene, tanto de clientes particulares como de tiendas de distintas partes del país. Su clientela son en su mayoría mujeres de más de 25 años que buscan un bolso o cartera práctico para usar todos los días.

Patch Bags

“También me encantaría poder vender al exterior como un producto auténtico de Uruguay, ya que toda la materia prima y la mano de obra es de aquí”, señala y acota que ya le ha pasado de que sus carteras viajen a España, Suiza o los Estados Unidos como un regalo típico uruguayo.

Todo es posible para Verónica siempre que se respete su deseo de “no perder la esencia, que los productos sean hechos artesanalmente y que sean diseños únicos”, destacó.

Diseños sustentables y personalizados

En el último tiempo, Patch Bags ha incorporado nuevas líneas. Por ejemplo, sumaron la Línea Vegana, en la que sustituyen el cuero por ecocuero o por telas. “Siempre intentamos mantener la esencia de la marca, con la combinación de telas, con los metalizados particulares”, explica Lucía, la hija menor de Verónica.

Por otro lado está la línea sustentable, en la que convierten materiales en desuso, que de otra forma serían materiales de descarte, en algo nuevo. “En conjunto con los metalizados y con otros productos se convierten en las estampas que utilizamos. Obtenemos algo totalmente diferente que es lo que le da ese toque particular”, señala Lucía.

Teniendo en cuenta que la industria textil es una de las industrias más contaminantes del mundo, procuran contrarrestar eso ayudando desde donde se los permite su actividad. “Buscamos aprovechar al máximo todos los materiales; cada pedacito de cuero o de tela que sobre siempre se convierte en algún detalle para el bolso o para el llavero que le agregamos a alguna cartera”, apunta.

Otra forma de colaborar con uno de los valores centrales de la marca es intentar mantener el stock siempre a cero para no acumular productos. Por lo general trabajan por encargo, lo que además permite personalizar los diseños para cada clienta, algo que le interesa especialmente a Verónica.

La mayoría de sus compradoras son mujeres de más de 25 años que buscan una cartera o un bolso para el día a día. “Los modelos tienen bastante capacidad y son resistentes”, destaca su creadora.

Recientemente, en parte por iniciativa de sus hijas Victoria y Lucía, se han sumado modelos como las bandoleras con correas coloridas o las mochilas que le piden sobre todo las chicas jóvenes.

Las Patch Bags se pueden ver y pedir a través de Instagram o Facebook.
El taller está en la casa de Verónica, en Paysandú, donde también cuenta con un pequeño showroom para quienes quieran ver el producto personalmente.

Patch Bags
La ayudan sus hijas Victoria y Lucía en el tiempo que les deja el estudio de la Medicina.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error