Publicidad

China Suárez, de estreno y tras pasar un mes en Montevideo: "Ya me sentía una uruguaya más"

La cantante y actriz argentina acaba de estrenar "Pasatiempo", nuevo tema con Ecko. Con esa excusa, charló con El País sobre su presente musical y el mes que pasó instalada en Montevideo.

Compartir esta noticia
china.jpg
China Suárez.
Foto: Difusión

Son sus selfies, los videos que graba junto a sus hijos, las fotos con los padres de esos hijos, las canciones que parecería estar dedicando. Es su trabajo, en series y películas y en la música; es su postura irreverente, su picardía infantil, cómo se lleva hoy con las personas con las que alguna vez estuvo enfrentada. Son sus amores y desamores, sus amistades, lo que hace cada vez que sale de su casa, sus declaraciones. Sus cambios de look y sus fotos en la playa, y cada una de sus apariciones, públicas y privadas. Es cada gesto que muestra al mundo: cuando se trata de la China Suárez, los medios no dan respiro.

Artista desde que debutó hace 23 años en televisión, Suárez, hoy de 31, actriz y cantante y madre de tres y modelo, parece haberse relajado ante un asedio constante. Cuando le preguntan sobre cómo es vivir bajo el foco de la prensa amarillista, dice lo mismo: que sabe que es polémica porque, al final, es libre. Y sobre la libertad hay demasiados reparos.

El último gran gesto de libertad de la China Suárez —que nació Eugenia y es un nombre, dice, al que hoy solo apela su madre cuando la debe retar— es, tras 20 años de coqueteo sostenido con la música, haberse lanzado como cantante.

Fue en 2022, luego de haber grabado decenas de canciones como parte de Rincón de Luz y con la banda Teen Angels del fenómeno adolescente Casi Ángeles (dos marcas fuertísimas de Cris Morena), y tras haber versionado “Trátame suavemente” de Soda Stereo para la película Abzurdah que protagonizó, que decidió estrenar sus propios temas, sus canciones.

Tras dar un primer paso tibio colaborando con Santi Celli para su canción “El juego del amor”, Suárez lanzó el autorreferencial “Lo que dicen de mí”. Se sumó a la cumbia “Ya no quiero verte” de El Polaco, grabó “Hipnotizados” con su entonces novio Rusherking y, luego de separarse de él, la balada íntima “Desaniversario” con video hecho en Uruguay.

Lo último es “Pasatiempo”, otro hit bailable y descorazonado, ahora con el cantante Ecko, recién estrenado y en una veta que la acerca ligeramente al reggaetón. Fue, además, la excusa para esta charla con El País.

“Era una canción que tenía mucha ansiedad por sacar. Ecko la rompió mal, así que no puedo estar más contenta. Me encanta cómo la recibió la gente”, dice en la última mañana de julio. “Veníamos trabajando esta canción con David (Rodríguez, o sea Papichamp, ex De La Calle) y me faltaba la voz masculina. Y me preguntaba quién podía ser y con Ecko compartimos mánager, así que dije: ‘Che, ¿qué onda?, ¿se sumará?’. Me tiré a la pileta básicamente, y se recopó. No hubiese sido lo que es el tema sin la participación de Ecko. Soy medio fan de él, de su voz, cómo rapea; admiro mucho a los chicos que hacen freestyle, me parece un talento impresionante. Es un ejercicio espectacular”.

¿Por qué, en un año de estrenos musicales, La China le ha dado bocados a tantos estilos? ¿Qué dicen de ella las canciones acústicas y la cumbia y el pop y el reggaetón? "Que no quiero encasillarme en nada”, afirma Suárez, que fue lo primero que le advirtió a la distribuidora Mojo y a la disquera Warner cuando firmó con ellas: que no podía definirse en un solo camino sonoro porque su mundo es otra cosa. “Mi Spotify debe pensar que estoy mal de la cabeza, pero es mi personalidad. Yo soy así: me gusta mucho todo”.

Cuando habla de música, la China enlista a Tracy Champan, Eric Clapton, La Joaqui, Alejo Isakk, Alejandro Sanz, Emilia, la venezolana Corina Smith, los románticos de los 70 y así., todo sin hacer diferencias. Cuando habla del sonido, dice que en su casa siempre hay algo de fondo, que tiene un piano y está la batería que le regaló a su hijo Amancio y que ellos tres —el más pequeño, Magnolia, Rufina— tienen su misma sensibilidad. Son, de hecho, el motor de esta etapa de cantante: fue Rufina Cabré la que le hizo ver que las canciones eran, en su entorno, casi como el aire.

Después dice que hay algo en este recorrido de escribir temas, producirlos, grabarlos, editarlos, que la lleva directo a sus embarazos. “Me hace acordar un poco a ese proceso, porque soy lo más ansiosa que hay y cuando estaba embarazada decía: no puedo acelerar esto, esto es así y no me queda otra que esperar y ser paciente. Y con la música me pasa lo mismo. El de la paciencia es un ejercicio que no me gusta mucho, la verdad, pero es así; es parte de la vida, de crecer y madurar”.

El de la paciencia es un ejercicio que no me gusta mucho

Igual lo entrena: programa un resto de 2023 lleno de lanzamientos, se mantiene muy activa como actriz —acaba de pasar un mes en Uruguay filmando la comedia Parking, y este miércoles llega a Star+ el thriller español Objetos— y trabaja en moldear su espectáculo en vivo. Dice que no hay nada con lo que sueñe más ahora y, sin embargo, tiene que esperar: eso tampoco puede ser acelerado. Ese, su siguiente gran salto al vacío, se prevé para 2024. Antes avisa: “Creo que Uruguay es el primer lugar al que voy a querer ir con mi show”.

En Montevideo, Suárez viene de pasar todo junio por un rodaje, y también llegó antes, un par de días al evento de una marca que la tiene como cara, y el año pasado a participar de ¿Quién es la máscara? de Canal 12. “Ese mes que estuve filmando fue superintenso por los rodajes, sobre todo porque había que terminarlo sí o sí en cuatro semanas, entonces casi no tenía momentos libres para mí. Me hubiese encantado irme los fines de semana a José Ignacio, a Punta del Este o conocer Cabo Polonio que me muero por ir, pero no podía. Siempre me quedo con ganas de tener más tiempo libre en Uruguay”, dice y resalta el cariño recibido.

“Hubo una señora que me dio una ternura, porque me dijo en la farmacia: ‘China, vi en la tele que estás acá, que te mudaste’. ‘Sí, pero no me vengo a vivir, me vengo por un tiempo’. Y me dijo: ‘Ay, me gustaría tanto que te vengas a vivir acá’... Que te acepten así, que te reciban así... Yo ya me sentía una uruguaya más, estaba agradecida. Los uruguayos son muy buenos conmigo y mi familia”.

—El año pasado, en tu paso por ¿Quién es la máscara?, dijiste que habías podido ser vos misma, sin filtros, aún estando dentro de un disfraz. ¿Sentís que en la música, más allá de que a veces se juegue un personaje, también podés ser vos?

—Sí. Me acuerdo de esa sensación que tuve, fue muy extraño porque me dio muchísima menos vergüenza (estar en un disfraz); ahí entendí por qué muchos cantantes usan anteojos de sol oscuros. Para mí la música es eso. Porque al ser actriz una está acostumbrada a escudarse en un personaje; no sos vos, estás escudada. Y la música es mostrar tu alma, tus sentimientos, y es en donde uno más vulnerable está. Creo que sí, que esta es la misma sensación que tuve en La Máscara: es fuerte, como estar desnuda.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

China Suárez

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad