HISTORIAS

Santiago Pallares, el uruguayo campeón del mundo que ilusiona a una ciudad con sus goles

El delantero volvió al fútbol profesional luego de seis años, volvió desde China veinte días antes de la explosión del COVID-19 y hoy es el goleador de una liga sudamericana.

Santiago Pallares celebra un gol con la camiseta del Atlético Grau.
Santiago Pallares celebra un gol con la camiseta del Atlético Grau.

Santiago Pallares abandonó el fútbol profesional a los 20 años. Luego de hacer las inferiores en Defensor Sporting, disputar un Sudamericano Sub 15 con la selección uruguaya, dirigido por Fabián Coito, y debutar en la Primera División de Miramar Misiones dio un paso al costado en una situación un tanto especial.

"Corté porque ya lo venía craneando, el DT me dijo que no iba a ser la prioridad al semestre siguiente y eso me llevó a cortar un ciclo y rescindí contrato", recuerda Pallares desde Lima

A partir de ahí, quien se desempeñaba como delantero cambió su vida: "Comencé a estudiar y a hacer otro tipo de vida porque el fútbol te lleva mucho, si bien no perdí años a nivel de juventud, eran distintos".

Fue ahí que lejos de la canchas, al menos de carácter profesional, Pallares se dedicó al estudio y comenzó la carrera de administración de empresas. Tras un año en Australia retornó a nuestro país, pero con otros estudios en mente. Hizo el curso de técnico del que solo le falta la Licencia Pro.

"No creo que la termine porque me falta como un año y pico", analizó en relación a la carrera de administración de empresas", pero agregó: "sí quiero terminar lo vinculado al fútbol".

Pero como él lo define, "siempre tuve el fútbol en la sangre" y por eso nunca se terminó de alejar de él porque defendió la camiseta de Old Christians en Liga Universitaria, aunque tal vez nunca imaginó la aventura que le iba a tocar vivir en 2019.

Santiago Pallares formó parte de la selección uruguaya de la Liga Universitaria que fue a China a disputar el Mundial y allí vivió una experiencia que lo marcó: "Fue increíble y es muy difícil describir lo que se siente y lo que se vive ahí. Se forma un gran grupo y terminamos siendo como amigos y después estas jugando un torneo casi profesional".

"Te lo hacen sentir así las canchas, la organización, los equipos, los jugadores que son todos de buen nivel", agrega Pallares, pero "a medida que se avanzaba las fases era una locura". Y tal fue la locura que terminaron llegando la final y consagrándose campeones con él como gran figura y goleador.

Santiago Pallares, mejor jugador; Andrés Ferreira, mejor arquero
Santiago Pallares, mejor jugador; Andrés Ferreira, mejor arquero. Foto: FISU

El torneo llevó a que el plantel uruguayo retornara a nuestro país con el trofeo los primeros días de diciembre y cerca de 20 días después se dieron a conocer los primeros casos de COVID-19: "Zafamos justo", sostiene Pallares, aunque fue inevitable que se desarrollara en todo el mundo, Uruguay incluido.

"Esto es dinámico y año a año distintos factores pueden cambiarlo", y lo es a tal punto que luego de su regreso de China, su carrera volvió a ser profesional. Seis años después de su último vínculo con el fútbol de estas características le tocó la chance de ir a Rampla Juniors, en Segunda División y no la desaprovechó.

"En Rampla hice un buen campeonato en líneas generales con algunos goles importantes", sostiene Pallares y eso lo llevó a dar otro paso: su primera experiencia en el exterior.

"Aparecieron un par de ofertas y la de Perú fue la más relevante". La oferta de Perú era del Atlético Grau de la Segunda División, "un club que parecía ordenado y con ganas de ascender, lo evalué y a los pocos días estaba viniendo para acá", repasa.

Santiago Pallares entrenando con el Grau.
Santiago Pallares entrenando con el Grau.

Tras un año en el Grau, Pallares ya dejó su huella marcada porque con 14 goles fue el goleador de la temporada regular del torneo y este sábado su equipo disputará el juego por el ascenso a Primera División ante Sport Chavelines, una final que por una tarjeta no podrá disputar Pallares.

En caso de triufo, su equipo será de Primera División. En caso de derrota disputará el reducido ante el ganador del duelo entre Unión Comercio y Carlos Stein y en caso de ganar ese partido disputará la Promoción con el peor ubicado de la Primera.

"Yo sé que es un caso atípico y no se da muchas veces volver después de seis años, pero también sé que cada jugador es distinto, tiene su proceso de adaptación y no siempre explotan a la misma edad", repasa desde Lima donde se centralizó el torneo pese a que su equipo es el más renombrado de la ciudad de Piura.

Perú fue el primer paso, pero Pallares sueña en grande y admite: "Van a aparecer ofertas y voy a tratar de decidir qué es lo mejor deportivamente y desafiante para mí".

"No termino de caer fue todo con mucho esfuerzo estos últimos años para mantenerme a este nivel, físicamente bien y más ahora que necesitaba tratar de explotar y por suerte tuve un buen año. Hace dos años atrás estaba estudiando y jugando Liga Universitaria", sostiene Pallares y repite: "pero siempre tuve el fútbol en la sangre".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error