TORNEO CLAUSURA

Nacional: la influencia de los cambios de Ligüera antes y durante el partido en el triunfo sobre Sud América

El entrenador realizó variantes en la oncena inicial y luego cuatro en el transcurso y en todos los casos ayudaron a levantar el nivel del equipo.

Martín Ligüera
Martín Ligüera dirigiendo ante Sud América. Foto: Estefanía Leal

El empate 1-1 con Cerro Largo en el debut y la derrota 0-1 en casa ante Progreso habían puesto a Nacional contra las cuerdas. Luego de dejar cinco puntos por el camino en el inicio del Torneo Clausura, ese torneo en el que debe sumar bien para estar en la definición del Uruguayo, ganarle el sábado a Sud América era una obligación. Y cumplió, porque se impuso 2-0.

En la previa se avizoraba que el técnico Martín Ligüera algo tenía que hacer para cambiar la pobre imagen que había dejado el equipo en sus dos primeras presentaciones. El capitán Gonzálo Bergessio había señalado en la semana que había que cambiar la actitud, pero evidentemente solo eso no alcanzaría, así que el entrenador también retocó la formación inicial, no solo con nombres, sino variando el sistema táctico a un 4-2-2.

Las decisiones que tomó Ligüera tuvieron mucho que ver en el repunte de Nacional en todo sentido: desde lo anímico a lo futbolístico. Y esas decisiones influyeron no solo antes del juego contra el buzón, sino durante, cuando mandó las variantes. Veamos en qué medida incidieron:

Cambio de sistema

La primera decisión trascendente que tomó Ligüera fue variar el sistema táctico. El 4-3-3 no le había funcionado y entonces optó por un 4-4-2. Eso le permitió presentar una formación más compacta, con mayor movilidad y sobre todo ordenada para mandar la presión alta. Así de principio recuperó dos pelotas que Alfonso Trezza estuvo cerca de convertir en gol.

Brian Ocampo al banco de suplentes

No era una decisión sencilla sacar a uno de los jugadores más desequilibrantes del plantel, pero el técnico lo hizo y con motivos, porque no venía bien. Además, su salida le favorecía también el cambio de sistema porque podía poner a Matías Zunino sobre la banda. Y por ese sector fue por donde Nacional más lastimó.

Nicolás Marichal a la zaga

Nicolás Marichal
Nicolás Marichal. Foto: Estefanía Leal

El juvenil aún no había podido jugar en el Clausura por haber sido contacto de un positivo de COVID. Estuvo a la orden para el juego del sábado y fue titular. Le dio velocidad al fondo para barrer y buena salida de la pelota. Por su rapidez hizo un gran cierre para evitar un gol y eso le costó un traumatismo de tobillo que lo llevó a abandonar el campo a los 37 minutos.

Armando Méndez al lateral derecho

Armando Méndez
Armando Méndez. Foto: Estefanía Leal

El sector derecho fue el que más variantes sufrió de un partido al otro, porque también apareció Armando Méndez, que había jugado los últimos minutos ante Progreso y le había dado más proyección al lateral derecho. Incluso realizó un remate que dio en el travesaño. Con su ingreso el tricolor formó un circuito ofensivo interesante con Zunino.

Maximiliano Cantera de doble 9

Maximiliano Cantera
Maximiliano Cantera. Foto: Estefanía Leal

La de centrodelantero no es una posición nueva para Maximiliano Cantera, pero tampoco es lo habitual. Fue un pilar, porque realizó un gran despliegue, colaborando para recibir de espaldas al arco y habilitar a los que venían de frente o por las bandas y también bajó varios metros para permitir la salida ordenada cuando quienes traían la pelota desde atrás no encontraban líneas de pase. Se fue extenuado y se llevó una ovación muy merecida.

Mario Risso: muchos pelotazos

Mario Risso
Mario Risso, lesionado ante Sud América. Foto: Estefanía Leal

Le tocó entrar por el lesionado Marichal y él también se fue sentido (molestia muscular) en la segunda mitad. Fue quizás el cambio que tuvo menor incidencia y hasta podría decirse que si la tuvo fue negativa, porque cuando tomó la pelota en posición defensiva abusó del pelotazo dividiendo la pelota. No era evidentemente una orden del técnico, porque el resto de sus compañeros de retaguardia siempre intentaron salir jugando.

Ocampo fue clave en los goles

Brian Ocampo
Brian Ocampo. Foto: Estefanía Leal

Otra vez toca hablar de Ocampo, pero ahora porque fue uno de los recambios durante el partido. Su desempeño fue raro, porque por momentos enojó a la tribuna con sus entregas deficientes, algunas de ellas incluso muy sencillas. Sin embargo, tuvo incidencia directa en el resultado porque armó las dos jugadas de los goles. En la primera inició un contraataque con una larga y veloz corrida, tras la cual habilitó a Andrés D'Alessandro para que el argentino se anotara la asistencia para el gol de Zunino. Luego, se internó en el área y lo derribaron para cometerle el penal que Bergessio transformó en el 2-0.

Andrés D'Alessandro

Andrés D'Alessandro
Andrés D'Alessandro. Foto: Estefanía Leal

El segundo partido se planteaba ideal para su ingreso, porque Nacional tenía espacios pero no tenía a nadie que los explotara bien para poner a los ofensivos en posición de gol. Su ingreso le dio claridad al equipo al distribuir correctamente la pelota. Además, puso el pase de gol para el 1-0.

Matías Laborda

También entró para reemplazar a un lesionado (Risso) y si bien no la pasó bien cuando Mouche lo encaró en el pie a pie, sí se mostró solvente en el juego aéreo. Fue importante cuando Sud América buscó esa vía para ir por el empate y luego el descuento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados