TORNEO CLAUSURA

Martín Ligüera cambió nombres y táctica, Nacional ganó y volvió a meterse en la pelea

El técnico metió mano en el equipo y luego Rochet puso las suyas para una gran atajada que fue el punto de inicio para lograr la victoria sobre Sud América.

Gonzalo Bergessio
Gonzalo Bergessio y su grito de gol luego del 2-0 a Sud América. Foto: Estefanía Leal

Ganar. Esa era la única palabra que se escuchaba en el Parque Viera. No importaba el cómo, sino sumar de a tres. La derrota de Liverpool añadía motivación a un plantel que había sacudido su propio capitán en la semana. “Estamos peleando el campeonato, así que tenemos que cambiar la actitud”, había dicho Gonzalo Bergessio. Nacional cambió la actitud, cambió el esquema, cambió su postura y cambió el rumbo, porque le ganó 2-0 a Sud América y logró su primer triunfo en el Clausura.

No había margen de error y el técnico Martín Ligüera lo sabía. Por eso metió mano en el equipo. Dejó el 4-3-3 y pasó a un 4-4-2 con nombres nuevos. Renovó de un plumazo el sector derecho: Nicolás Marichal a la zaga y Armando Méndez al lateral. Solo mantuvo a Matías Zunino y además puso a Maxi Cantera como compañero de ofensiva de Gonzalo Bergessio. Brian Ocampo pasó al banco y no llamó la atención, porque sus últimas actuaciones no habían convencido.

El cambio táctico logró varias cosas que le habían faltado hasta ahora a Nacional: ser un equipo compacto, llegada por las bandas, juego asociado, presión alta y tenencia de pelota, todo con gran intensidad.

Matías Zunino
Matías Zunino y el festejo de su gol junto a Ocampo, clave en ambos tantos. Foto: Estefanía Leal

La presencia de Cantera, además, no solo le dio potencia al ataque, sino un catalizador para las ofensivas por las puntas, porque Méndez y Zunino por derecha y Cándido y Trezza por izquierda (aunque con menos efectividad) se apoyaron en Cantera para armar los circuitos.

Nacional fue muy superior en el primer tiempo y mereció haberse ido un par de goles arriba (Trezza tuvo dos claras chances y Zunino otra), pero no las concretó.

El entretiempo dio para pensar que el tricolor precisaba para superar a un Sud América muy férreo y concentrado en la marca a un engranche: Andrés D’Alessandro. Sentado desde la comodidad de la platea y sin jugarse nada era fácil decir que debía entrar él y cambiar la figura táctica a un 4-3-1-2. Ligüera, que sí era el que debía poner la cara, no lo entendió así. Pero ya con Cantera desgastado movió bien el equipo. Terminó poniendo al argentino y a Ocampo. Las otras dos variantes fueron en defensa por lesiones.

Sud América vs. Nacional
Andrés D'Alessandro jugó la última media hora, dio la asistencia del 1-0 y manejó bien la pelota. Foto: Estefanía Leal

En el peor momento de Nacional, cuando Sud América se animó a atacar poniendo en carrera a Mouche, llegó el gol. Pero el envión final salió desde el arco, porque una gran tapada de Rochet a los 70’ levantó al equipo y le dio razones para convencerse de que se podía ganar. Y aunque Ocampo no jugó bien, dos corridas suyas decidieron el pleito: una que siguió D’Alessandro para mandar el centro que Zunino convirtió en el 1-0 y otra que terminó en el penal que Bergessio transformó en el 2-0 tras romper su racha de dos disparos fallados desde el punto blanco.

La hinchada, que se rompió la garganta alentando toda la noche, al fin se pudo desahogar, gritar y abrazarse luego de tanto tiempo. Nacional ganó, igualó a Liverpool en la Anual y volvió a meterse en la pelea, además de mostrar una leve mejoría, aunque ayer eso fuera lo que menos importaba.

EL HECHO

La mala liga con las lesiones en el fondo

A los 37 minutos Nicolás Marichal, que debutaba con Nacional en el Clausura, hizo un gran cierre pero en el esfuerzo se lesionó. Mario Risso, que volvía de una suspensión luego de anotar y ver la roja en la fecha 1, entró por él. Pero el zaguero también tuvo que ser reemplazado a los 63 minutos por una dolencia. Lo reemplazó Matías Laborda. Marichal tuvo un traumatismo de tobillo y Risso una dolencia en el adductor, por lo cual ambos serán examinados en la semana.

A Ligüera se le van cayendo soldados en la retaguardia, ya que Rafael García sufrió una lesión que lo tendrá al menos dos meses afuera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados