TORNEO APERTURA

Con actitud: Peñarol y un triunfo que le da un envión para lo que se viene

En un partido lleno de polémicas, el equipo aurinegro logró su primer triunfo del Torneo Apertura ante un inoperante Nacional, al que le faltó profundidad. 

El festejo de los carboneros. FOTO: Juan Manuel Ramos.
El festejo de los carboneros. FOTO: Juan Manuel Ramos.

Leodán González pitó el final del partido, Mauricio Larriera se abrazó con el profe Alejandro Martínez, rápidamente el DT dio un giro, celebró con los hinchas con vehemencia, remarcando el gesto de la actitud con la que habían jugado sus futbolistas, y se fue al vestuario. En la cuarta fecha Peñarol logró su primer triunfo del Torneo Apertura, pero fue nada más y nada menos que en el clásico contra Nacional, producto del gol de penal a los 31 minutos marcado por Pablo Ceppelini.

Los tricolores empezaron bien, parados en campo rival, buscando rápidas recuperaciones y dándole intensidad al juego, aunque desde un primer momento le costó la profundidad, ya que Manuel Monzeglio no logró meter esas pelotas filtradas que habitualmente coloca, mientras que Alfonso Trezza y Santiago Ramírez siempre fueron bien escalonados.

Cuando en el partido la más clara la había tenido Agustín Álvarez Martínez con un cabezazo que atajó sin problemas Sergio Rochet, a los 31’ Ignacio Laquintana se aprovechó de un mal control de Christian Almeida y el lateral le cometió falta dentro del área. Polémica sí, pero dio la sensación que estuvo bien pitada por el árbitro. Ceppelini se encargó de poner el único gol del encuentro.

Con dos remates a distancia, Felipe Carballo fue de los que más buscó el arco rival, aunque ninguno de los dos exigieron a Kevin Dawson.

En tanto, en una acción totalmente innecesaria, Ceppelini dejó a su equipo con 10 jugadores tras la roja bien mostrada por Leodán, que en primera instancia no había visto la tremenda infracción sobre Santiago Ramírez, pero el VAR lo asistió y enmendó su error.

Pablo Ceppelini se retira tras ser expulsado. FOTO: Juan Manuel Ramos.
Pablo Ceppelini se retira tras ser expulsado. FOTO: Juan Manuel Ramos.

VARIANTES. Para el complemento, Pablo Repetto mandó a la cancha a Leandro Otormín, pero para jugar por la derecha contra la banda, mientras que también entró Camilo Cándido por Almeida, en una variante que se ha repetido en los últimos tres clásicos. Minutos después también entró Emmanuel Gigliotti para jugar con doble nueve y el DT sacó a un volante de marca como Diego Rodríguez, lo que provocó que Monzeglio retrocediera unos metros para ayudar a Carballo y para entrar más en contacto con la pelota, siendo el nexo entre los defensas y los atacantes aunque sin profundidad.

Una de las claves del juego fue la presencia que impuso Peñarol en la mitad de la cancha con Walter Gargano y con Damián Musto, quien fue una de las grandes figuras del partido junto a Agustín Canobbio. Pese a que Peñarol defendió gran parte del tiempo en su cancha, producto de que estaba jugando con un futbolista menos, pocas veces Nacional logró incomodar a Peñarol y casi no se notó esa diferencia en la cantidad de jugadores.

Ignacio Ramírez y Damián Musto. Foto: Francisco Flores.
Juan Ignacio Ramírez y Damián Musto. Foto: Francisco Flores.

Quizás de las jugadas más claras que tuvo Nacional fue a través de un centro de Otormín que Gigliotti cabeceó al vertical izquierdo de Dawson, en una incidencia en la que Juan Ignacio Ramírez no llegó por muy poco a desviar el balón.

Un par de minutos antes, Mauricio Larriera mandó a la cancha a Edgar Elizalde (también a Ruben Bentancourt) por Laquintana y así el aurinegro pasó a jugar con línea de cinco defensores, con Aguirregaray y Juan Ramos como carrileros.

En una de las pocas fallas de Hernán Menosse, en el minuto 68’, al zaguero le pasó la pelota, el Colo Ramírez quedó de frente al arco, pero hizo una de más y entre Ramón Arias y Dawson le sacaron el gol. En esta jugada Nacional protestó penal por un manotazo del Cachilla, en otra de las polémicas de la tarde.

Cándido metió dos buenos centros; en uno de ellos dejó solo al Pumita Rodríguez y provocó una atajada de Dawson aunque estaba en offside; y en el otro envío, Gigliotti cabeceó incómodo y afuera.

El centrodelantero argentino se fue expulsado por doble amarilla tras bajar a Canobbio cuando se iba solo y Peñarol contó de un par de situaciones en las que pudo aumentar.

Peñarol ganó con actitud y orden. Y así obtuvo el primer triunfo del Apertura que lo ilusiona de cara al futuro.

La celebración de los aurinegros. FOTO: Juan Manuel Ramos.
La celebración de los aurinegros. FOTO: Juan Manuel Ramos.
EN CORTO

A tres toques

De roja a amarilla
Con un exquisito pase, Canobbio mandó a correr a Laquintana, quien se iba a velocidad mano a mano con Rochet, pero en la carrera Trezza le cometió falta clara que Leodán González pitó y le sacó la roja al extremo a pocos minutos de terminar el primer tiempo. Pero el VAR llamó al juez principal, que finalmente cambió su decisión y solo amonestó al jugador. Una decisión acertada ya que Santiago Ramírez también llegaba en la incidencia.

Debut de Diego Zabala
Con su ingreso a los 80’, Diego Zabala, una de las últimas incorporaciones de Nacional en el período de pases, hizo su estreno con la camiseta tricolor. Hubo buenas intervenciones del extremo.

Otra roja a Emmanuel Gigliotti

El centrodelantero argentino entró para jugar en la doble punta con Juan Ignacio Ramírez y estaba teniendo una buena actuación pero por doble amarilla fue expulsado. La segunda roja en el tricolor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados