Publicidad

Noticias de Martín Aguirre

Mientras Zeus nos tira unas gotas de lluvia, seguramente enternecido ante los disparates que hemos tenido que aguantar en las últimas semanas a raíz de la escasez de agua, en Uruguay seguimos enfrascados en la búsqueda indignada del culpable de lo que nos pasa.
De lo sublime a lo ridículo hay apenas un paso. Y vaya si esta semana hemos tenido pruebas de este axioma en las noticias que han marcado titulares. Esas que hacen que el lector no tenga claro si debe salir a la calle y abrazar al primer viandante al grito de “¡Uruguay no más!”, o correr a pedir asilo a la embajada uzbeka.
No debe haber país en el mundo con la capacidad de generar “bombas” informativas que Argentina. No hay semana en la que allí no pase algo extravagante, desmesurado, que atraiga nuestra atención. Pensábamos en eso cuando el pasado jueves caminábamos por la redacción y veíamos a los grupos de periodistas “prendidos” a las pantallas mirando el discurso de Cristina Kirchner.
No estamos en el mejor momento con Cabildo Abierto. Una columna publicada hace dos domingos, que incluso arrancaba con un recuerdo a Hugo Manini Ríos, motivó que desde La Mañana se nos tildara de “protozoario”. Fue duro el golpe para ese medio. Si estuviera la pluma de Hugo, seguro el dardo hubiera sido más ilustrado, sutil. Y doloroso.
El trancazo con la reforma de la seguridad social muestra cómo la política menor sigue frenando cosas que son clave para el país.
Las consignas “oficiales” del 8-M y la furia que genera en algunos una rebaja de impuestos a la clase media, tienen algo en común.

Publicidad