ENTREVISTA

Las ventajas que ofrece Argentina a turistas uruguayos y el "nuevo dólar" al que acceden

En entrevista con El País, el ministro de Turismo y Deportes argentino, Matías Lammens habló sobre el plan de reapertura de fronteras, la diferencia cambiaria y las expectativas de la temporada.

Matías Lammens
Matías Lammens, ministro de Turismo y Deportes de Argentina.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Mañana no será un día cualquiera para Uruguay ni tampoco para Argentina. A ambos lados del Río de la Plata se comparte el mismo anhelo: que el turismo sea el motor de la reactivación económica tras el fuerte golpe que significó la pandemia. La expectativa es grande porque el proceso de vacunación avanza a buen ritmo y porque además la situación sanitaria parecería estar dando tregua, por lo menos por ahora.

Esto permite que mañana los dos países puedan dar un paso más en su plan de reapertura gradual de fronteras —que en octubre autorizó la entrada a personas de países limítrofes— y habilitar ahora el ingreso a turistas de todo el mundo.

El afán compartido entre ambas orillas por atraer extranjeros del vecino país tiene una clara explicación económica. En 2019 —último año previo a la irrupción del COVID-19— a Uruguay llegaron 3,22 millones de turistas, de los cuales el 54% fueron argentinos y gastaron US$ 977 millones en el país. En términos generales los ingresos por turismo representan en torno de un 8% del Producto Interno Bruto (PIB) uruguayo.

En Argentina el peso del turismo en el PIB es algo mayor (representa aproximadamente un 10%) pero la presencia de los visitantes uruguayos también es importante. En 2019 Uruguay ocupó el cuarto puesto en el ranking de llegadas de turistas extranjeros a Argentina (unas 800.000 personas) y según datos del gobierno del país vecino, en ese año los uruguayos gastaron un total de US$ 163,5 millones.

“Sería una hipocresía negar que muchos de los turistas que vienen de la región cambian en el mercado informal, sabemos que eso ocurre".

La diferencia entre ambos es que, mientras que Uruguay tiene un saldo positivo de la balanza entre el gasto realizado por los turistas en el exterior y el aporte de los extranjeros a nivel local, históricamente Argentina ha tenido un déficit en esa balanza (sus habitantes gastan más dinero en el exterior en comparación con los ingresos turísticos que reciben).

Ahora el gobierno busca revertir esa situación de cara a la próxima temporada turística y para ello cuenta con una carta a favor: la diferencia cambiaria.

El País habló con el ministro de Turismo y Deportes de Argentina, Matías Lammens sobre los atractivos que prevé el gobierno argentino para seducir a los uruguayos, las expectativas ante la reapertura de fronteras, el intercambio turístico entre ambos países y los desafíos que tiene el sector en épocas de pandemia.

A continuación, un resumen de la entrevista:

—A casi un mes de la reapertura de fronteras con los países limítrofes ¿Cuál es la evaluación?

—Era el momento que estábamos esperando y por suerte la situación sanitaria nos permitió esta apertura en dos etapas. Hicimos esta prueba a partir del 1° de octubre, considerando que la situación sanitaria en Argentina viene mejorando significativamente y que tenemos muy buen nivel de vacunación. El turismo regional para nosotros es muy importante. En términos absolutos, los países limítrofes son casi el 65% del total de los turistas que visitan Argentina. Para nosotros Uruguay, Brasil y Chile son los destinos más importantes pero abrimos las fronteras no solamente por lo turístico, sino también como una cuestión de integración.

Matías Lammens
Matías Lammens.

—¿Cómo se viene dando la actividad en octubre?

—Octubre viene funcionando bien, sobre todo con Uruguay y con Brasil en segunda medida. La demanda ya en octubre se triplicó con respecto a la que veníamos teniendo, estamos con buenos niveles de ocupación, pero esperamos entre noviembre y diciembre estar arriba de los 200.000 turistas extranjeros visitando el país.

—¿Cómo se preparan de cara al 1° de noviembre?

—Con mucho entusiasmo para lo que viene y con una expectativa enorme de que el turismo sea uno de los grandes actores y protagonistas de la recuperación económica de Argentina. Estamos convencidos de que así va a ser.

"En Argentina uno puede comer en restaurantes premiados en el mundo por US$ 20". Son valores "irisorrios".

—¿Qué evaluación hace de la diferencia cambiaria que hay hoy entre Uruguay y Argentina?

—La situación cambiaría es muy favorable y hace que Argentina esté muy accesible, muy barata para uruguayos, brasileños, chilenos, eso sin dudas es una gran oportunidad. Se estima que la actividad va a tardar un tiempo en recuperarse y lo sabemos, pero creemos que pese al contexto difícil, hoy las condiciones en términos cambiarios son favorables y van a acelerar el proceso de recuperación en Argentina. Creemos que el año que viene podemos estar superando los 4 millones de turistas y prevemos una recuperación total en 2023.

ASIMETRÍA CAMBIARIA

El "nuevo dólar" para que los turistas no acudan al mercado informal

El Banco Central de Argentina (BCRA) anunció una nueva medida que busca que los turistas extranjeros que visiten el país no acudan al mercado de cambios informal. La iniciativa apunta a que las personas ingresen sus divisas al país de manera oficial y bancarizada, con la promesa de que las podrán hacer rendir al mismo nivel que si las liquidaran a través del mercado informal (con la compra del “dólar blue”).

“Sería una hipocresía negar que muchos de los turistas que vienen de la región cambian en el mercado informal, sabemos que eso ocurre. Lo que queremos hacer con esto es no solamente que esos dólares ingresen por el mercado formal, porque eso sin ninguna duda le conviene a la economía argentina, sino también para brindarles más seguridad a los turistas”, explicó Lammens.

“Si un uruguayo deposita en su cuenta en dólares en su país y viene a Argentina puede sacar los pesos al mismo valor que lo haría cambiando en el mercado informal”, añadió el ministro. “A Argentina le conviene y al turista también porque no viaja con los dólares y los puede ir sacando de a poco. Es una política integral de turismo”, argumentó el jerarca.

El sistema prevé que los turistas puedan abrir una cuenta bancaria temporal desde su país de origen o al llegar a Argentina y se precisa el pasaporte o documento de viaje. La cuenta podrá ser usada para pagar compras en pesos, con tarjeta de débito o a través de aplicaciones de banca digital, así como para realizar retiros de pesos argentinos.

Según explicó Lammens la conversión de las divisas se hará a través del mercado de capitales, es decir, teniendo como referencia al dólar MEP, lo que supone un rendimiento de unos $ 180 argentinos por cada dólar.

No obstante, aún hay una diferencia si se compara con el “dólar blue” que actualmente está en su valor nominal de $198 argentinos por cada dólar.

—¿Cuáles son los requisitos para el ingreso actualmente y qué ventajas ofrecen?

—Eliminamos el test antígeno a la entrada y el segundo test PCR pasado el quinto día de estadía. A partir del 1° de noviembre se ingresa con el esquema completo de vacunación y un test PCR negativo realizado entre las 72 horas previas al embarque. Un atractivo es que establecimos la posibilidad de vacunar a los menores de 12 años que vengan a Argentina acompañados de un adulto mayor.

Más allá de que es una cuestión coyuntural y que va variando en el tiempo, la diferencia cambiaria actual va a hacer que un gran flujo de uruguayos nos visiten. Argentina tiene la posibilidad de ofrecer los mejores restaurantes de Sudamérica y del mundo a valores que en términos internacionales son irrisorios. Uno puede comer en restaurantes premiados en el mundo por US$ 20. Lo mismo pasa con la hotelería y los centros comerciales.

"El gran desafío que tiene Argentina es tener un plan, salir del corto plazo y de la cuestión de si hoy está barato o caro".

—¿Cuál es el reto que tiene su cartera hoy?

—El gran desafío que tiene Argentina es tener un plan, salir del corto plazo y de la cuestión de si hoy está barato o caro. Estamos trabajando en tener un plan de crecimiento, incentivos e infraestructura, con determinadas reglas que no se cambien, en Argentina eso es muy difícil de lograr.

En noviembre Buquebus volverá a un aforo del 100%
Además se buscará aumentar las frecuencias
Buquebus certificación

El ministro argentino informó que a partir de noviembre Buquebus volverá a tener un aforo del 100%. Por la situación sanitaria, la empresa de transporte fluvial mantenía su operativa con un aforo restringido del 50% de su capacidad total.

“Seguramente va a salir la disposición la semana que viene”, afirmó el ministro. Asimismo, dijo que están trabajando con la compañía para “incrementar las frecuencias” de los buques dado que es “la principal entrada a los países, tanto de uruguayos como de argentinos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados