POLÉMICA

Bolsonaro quiere reabrir la frontera con Uruguay y retomar la actividad económica

El presidente de Brasil pidió abrir las fronteras, especialmente con Paraguay y Uruguay, e insistió en que se debe retomar la actividad económica.

El presidente Bolsonaro y el cesado Mandetta ayer viernes en la asunción del nuevo ministro de Salud, Nelson Teich. Foto: AFP
El presidente Bolsonaro y el cesado Mandetta ayer viernes en la asunción del nuevo ministro de Salud, Nelson Teich. Foto: AFP

Jair Bolsonaro no pierde tiempo. Ayer viernes, al otro día de nombrar a un nuevo ministro de Salud completamente alineado con su estrategia, el presidente de Brasil pidió abrir las fronteras, especialmente con Paraguay y Uruguay, e insistió en que se debe retomar la actividad económica.

Bolsonaro removió el jueves a su ministro de Salud tras los choques entre ambos por las medidas para contener el coronavirus, que el presidente dice que son demasiado dañinas para la economía y que deberían revertirse. Pero el presidente reconoció ayer viernes que no depende de él decidir si las medidas de distanciamiento social deben flexibilizarse, después de que la Corte Suprema dictaminó que los gobernadores y alcaldes son responsables de esas decisiones.

Las cuestiones fronterizas sí están bajo su órbita, y Bolsonaro dijo que habló con el ministro de Justicia Sergio Moro la posibilidad de reabrir las fronteras, particularmente con Paraguay y Uruguay. “Abrir el comercio es un riesgo que asumo, porque si (el brote) empeora, caerá sobre mí”, sostuvo en el acto de jura de su nuevo ministro de Salud, Nelson Teich.

Para frenar la propagación del virus, Brasil cerró sus fronteras, como también lo hicieron los demás países del Mercosur.

Los expertos sostienen que el brote aún está lejos de su pico en Brasil, ya que los casos y las muertes, las más altas en América Latina, continúan aumentando bruscamente.

Brasil tenía hasta ayer 33.682 casos confirmados, con unas 200 muertes diarias en los últimos cuatro días, lo que eleva el número de fallecidos a 2.141, según el Ministerio de Salud.

El nuevo ministro dijo que el brote podría complicarse aún más en los próximos meses cuando la temporada de dengue e influenza golpee al país.

Teich sustituyó en el cargo a Luiz Henrique Mandetta, promotor de la cuarentena ante el COVID-19 y quien fue destituido por sus diferencias con Bolsonaro. Durante su discurso de investidura, Teich guardó silencio sobre al aislamiento social, una medida duramente criticada por Bolsonaro.

El presidente instó a su nuevo ministro a buscar una alternativa al aislamiento social e insistió en que el “combate al virus” no pude ser “más perjudicial que el propio remedio”.

“La visión de Mandetta es la de la salud, de la vida. La mía, además de la vida, incluía la economía y los empleos”, afirmó Bolsonaro.

Teich, un reconocido oncólogo de 62 años, insistió en que es preciso equilibrar ambas visiones. “Por más que se hable de salud, de economía, no importa: al final siempre se trata de personas. Eso es lo que venimos a hacer aquí, traer una vida mejor para la sociedad y las personas en Brasil”, afirmó el nuevo ministro.

Subida de la curva.

Según el Ministerio de Salud, Brasil sumó ayer 217 muertes y 3.257 casos, datos que reflejan la subida de la curva de la pandemia, que podría alcanzar su techo en mayo.

Algunos hospitales del estado de San Pablo, el epicentro de la pandemia en Brasil y donde viven 46 millones de personas, ya se encuentran al límite de su capacidad.

San Pablo: calles vacías pese a sus 12 millones de habitantes. Foto: Reuters
San Pablo: calles vacías pese a sus 12 millones de habitantes. Foto: Reuters

Por esa razón, el gobernador del estado, Joao Doria, decidió prolongar hasta el 10 de mayo la cuarentena en San Pablo, donde al menos siete hospitales tienen más del 70% de sus camas de cuidados intensivos ocupadas por pacientes con coronavirus.

La situación también es crítica en otras regiones como Ceará y Amazonas, cuya capital, Manaos, es la única ciudad de todo el estado que cuenta con Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Chile: vuelta gradual y con mucha precaución

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, prepara una reapertura gradual de las actividades económicas, paralizadas desde hace 45 días por el coronavirus que se cobró hasta ahora la vida de 116 personas y contagió a 9.252 en el país. “Estamos preparándonos para una reapertura gradual y con muchas precauciones”, dijo ayer Piñera, explicando que ésta se hará “con medidas sanitarias mucho más estrictas”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados