Publicidad

Siete respuestas a dudas sobre el agua potable en la emergencia hídrica: stock, calefones y precio de bidones

El gobierno anunció el lunes de noche una serie de medidas debido a los problemas que generó la sequía histórica que se vive. ¿Bajará el precio? ¿Faltará stock? ¿Cómo afecta la elaboración de alimentos?

Compartir esta noticia
Bidones de agua potable
Bidones de agua potable.
Foto: Leonardo Mainé

Redacción El País
La situación desencadenada por la mayor sequía de los últimos 100 años llevó al gobierno a aplicar nuevas medidas con el objetivo de que el suministro de agua potable continúe garantizado. La de mayor afectación será una nueva suba en los valores de sodio y cloruros en el agua. Esta circunstancia plantea interrogantes sobre cómo puede afectar el nuevo escenario.

¿Por qué se aumenta el nivel de sodio del agua?

Desde que la sequía se agudizo en la zona metropolitana, las reservas de agua dulce, principalmente de Paso Severino, caen día a día a mínimos históricos. Para compensar la falta de agua y evitar un desabastecimiento del suministro, OSE comenzó a tomar más agua más salada, proveniente del Río de la Plata.

Esta mezcla de poca agua dulce y más agua salada generó que los niveles de sodio y cloruros aumentaran, entre otros, de manera progresiva, superando primero los límites establecidos hace 15 años, en la norma UNIT 833 de 2008. Allí se indica que el máximo de sodio era 200 miligramos por litro (mg/l), hoy en 440 mg/l; y que los cloruros era de 250 mg/l, que escaló a 720 mg/l. Ambos aumentos se habilitaron el 4 de mayo.

Pero, según supo El País, OSE pidió al MSP que el máximo de sodio se ubique entre 988 mg/l y 1.324 mg/l. También se apuesta a subir los cloruros a un valor entre 1.700 mg/l a 2.300 mg/l.

¿Cuál se estima que será el nuevo precio del agua embotellada?

Se puede estimar que, dado que el precio medio de la botella de agua de 2,25 a 2,5 litros es de $ 62,6 -según el relevamiento que realizar el Ministerio de Economía y Finanzas-, exonerándole el IVA quedaría en $ 49. Si a ese valor se le descuenta el Impuesto Específico Interno (Imesi), el precio se ubicaría en unos $ 44.

El Parlamento votará hoy la exoneración del IVA de aguas minerales y sodas. La medida, si se vota tal cual la envió el Poder Ejecutivo regirá hasta que termine la emergencia hídrica. Por otra parte, el gobierno decretó ayer la exoneración del Imesi a partir del “tercer día siguiente” de su publicación.

¿Cuándo llegará la rebaja del precio? ¿Habrá especulación?

“El primer fiscal es el ciudadano”, indicó el presidente del Centro de Almaceneros Minoristas, Baristas, Autoservicistas y Afines del Uruguay (Cambadu), Daniel Fernández. No obstante, aclaró que, hasta que los empresarios no reciban las botellas de agua con el nuevo precio y se acabe el stock que tienen, no se verán cambios en el precio al consumidor. De acuerdo a los plazos previstos, el lunes o martes ya se habrían actualizado los valores a nivel del usuario, indicó.

¿Habrá falta de stock?

No se espera un aumento en la venta como respuesta a la exoneración de impuestos del agua. El presidente de Cambadu explicó que las personas “están en el límite de lo que consumen”. En ese sentido, añadió: “¿Más de lo que se está vendiendo? Imposible. Ahora se está en una meseta de consumo”, con el doble nivel de comercialización en comparación al escenario previo.

También explicó que a veces la cadena se “tranca” en el “comercio pequeño”. Por un lado, porque no tiene capacidad para tener una gran cantidad de stock, ya que el agua es “voluminosa”. Entonces, recibe la mercadería -continuó Fernández- el lunes y, para el miércoles, se quedó sin stock. Por lo que debe esperar al siguiente lunes para reponer el faltante de agua embotellada. Si bien aumentó la frecuencia de distribución de mercadería, no lo hizo a la par de la necesidad generada, dijo y añadió: “Tampoco se puede pretender que se compren camiones”.

¿Qué sucede con la elaboración de alimentos?

La elaboración industrial de alimentos enfrenta varios problemas debido a los cambios en los valores del agua potable que llega por cañería. El presidente de la Cámara de Industria, Fernando Pache, contó a El País que es un desafío conseguir el agua adecuada a nivel industrial para las fábricas de cervezas, pastas y lo vinculado a la harina como la producción de galletas, panes y pizzas. “Hay algunas líneas de productos que se han dejado de elaborar”, dijo. “Hay empresas que seguramente están haciendo la evaluación de qué porcentaje de salinidad trae el agua de OSE para dejar de utilizar sal”, señaló. Pero no es una regla para toda la industria. La situación se complejiza para los productores de dulces, en especial en aquellos que realizan un proceso como el hervido de las frutas para la realización de mermeladas y jaleas.

Por otra parte, indicó que hay una “falta de camiones cisterna para recibir agua comprada o donada por alguien que tenga un pozo”. Se trata de un “problema logístico”. Además de que se evalúa el impacto que podrá tener en las cañerías de las instalaciones el nivel de sodio en el agua.

¿Los cambios en el agua afectan los calefones?

Mauricio Ohanian, docente del Instituto de Ingeniería Química de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República, dijo a El País que un mayor nivel de sodio influye en el aumento de la conductividad, mientras que más cloruros también la incrementan y pueden tener más incidencia en el picado de equipos de acero inoxidable.

La suba de la conductividad incrementa también la velocidad de corrosión. Y su consecuencia puede ser una filtración de la capa de acero, pasible de corrosión, que recubre a la resistencia. Ante una filtración, esta se quema y salta la llave disyuntora. La resistencia se puede cambiar en un servicio técnico. Otra cosa es cuando se pincha el tanque y empieza a largar agua. Esto puede ocurrir, por ejemplo, cuando un sedimento en el fondo pasible de corrosión luego provoque una fisura, que lo deja inutilizado.

¿Qué son los trihalometanos? ¿Afectan la salud?

Los trihalometanos (THM) -definió la ministra de Salud, Karina Rando- son “compuestos químicos orgánicos que se forman durante la desinfección del agua con cloro”. El aumento se realizó bajo la consideración de que “no va a producir ningún tipo de daño a la salud” en el corto plazo. También reconoció que hay “alguna evidencia” de que “podrían causar enfermedades graves para la salud si se consumen por decenas de años”.

frente amplio

“Mayoría” del directorio de OSE “no debería estar”

“No puede ser el Frente Amplio el responsable de sacarles las castañas del fuego”, indicó ayer por la noche el presidente de la fuerza opositora, Fernando Pereira. “El gobierno toma una medida acertada, que es quitarle el Imesi e IVA al agua embotellada pero ni siquiera tenía hoy los diputados y senadores para convocar a una sesión rápida”, añadió en diálogo con la prensa.

Pereira hizo referencia a que ninguno de los diputados de Cabildo Abierto firmó para que se realice una sesión extraordinaria hoy. De todos los que firmaron, 30 fueron del Partido Nacional, 11 del Partido Colorado, seis del Frente Amplio, uno del Partido Independiente, uno del Partido de la Gente y el diputado Eduardo Lust (ahora independiente), según supo El País.

El presidente del Frente Amplio, a su vez, volvió a insistir en la necesidad de una rebaja de la tarifa de OSE debido a los cambios que sufrió el agua. Y dijo creer que la “mayoría” del directorio de la empresa pública “no debería estar” desde hace un tiempo.

Además, informó que en la sesión de mañana el Frente Amplio apoyará las medidas.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad