DARÁN PFIZER A INMUNIZADOS CON CORONAVAC

Agenda para la tercera dosis contra el COVID-19 abre la semana que viene

La política jugó su papel en el asunto sanitario porque el gobierno busca abrir las fronteras en primavera sin que se pierda el control de la pandemia.

Funcionaria de la salud prepara una dosis de la vacuna contra el nuevo coronavirus. Foto: Leonardo Mainé
Funcionaria de la salud prepara una dosis de la vacuna contra el nuevo coronavirus. Foto: Leonardo Mainé

Después de tres horas de diálogo entre los científicos que integran la Comisión Nacional Asesora de Vacunaciones y el grupo ad hoc, Uruguay aprobó ayer la administración de una tercera dosis de refuerzo para todas las personas que se inmunizaron con Coronavac. Esta dosis adicional será con la vacuna de Pfizer por dos motivos: porque es con la que se dispone en mayor medida en el país y, también, porque tiene una efectividad para prevenir contagios de COVID-19 superior a la vacuna china (59% Sinovac y 78% Pfizer, según los datos uruguayos).

En la decisión, la última palabra la tuvieron los científicos. Sin embargo, lo político también jugó su papel en el asunto. En primer lugar, fue el propio ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, quien solicitó que la comisión estudiara la posibilidad de administrar el refuerzo. Segundo, desde hace más de tres semanas el secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, ha dado pequeños indicios a la prensa de que Uruguay no solo tiene las dosis de Pfizer necesarias, sino que también cuenta con la logística adecuada para dar una tercera vacuna.

Por último, hay que tener en cuenta que el presidente Luis Lacalle Pou dijo que “se está pensando en que sobre la primavera vengan a Uruguay extranjeros”. Muchos ven en la tercera dosis la oportunidad de blindar a la población ante la visita de personas de otros países, teniendo en cuenta la circulación de nuevas variantes, como ser la Delta.

Con el horizonte puesto en el verano para reactivar los sectores turísticos y empujar cada vez más fuerte hacia la “nueva normalidad”, Uruguay se convierte, de esta manera, en un pionero en la región y el mundo por aprobar una tercera dosis contra el nuevo virus para la mayoría de la población.

Hasta el momento, son más de 1.600.000 las personas que recibieron dos dosis de Sinovac y tendrán la posibilidad “voluntaria” de vacunarse por tercera vez y con Pfizer.

Según supo El País, la agenda para que estas personas se vacunen abrirá la próxima semana y tendrá el mismo funcionamiento que con las primeras dos dosis. Es decir que tras completar los datos, se recibirá un SMS indicando fecha, hora y vacunatorio. El MSP evaluará en su sistema informático la fecha en la que cada persona se vacunó inicialmente y, a partir de esto, se determinará la fecha para la tercera dosis. Dicho de otra forma, si alguien se vacunó durante el mes de marzo, seguramente reciba el refuerzo antes que alguien que se vacunó en junio.

En este sentido, la encargada de la Unidad de Inmunizaciones del Ministerio de Salud Pública (MSP), Graciela Pérez Sartori, dijo ayer en rueda de prensa que la idea es “reproducir el esquema inicial” de avanzar por franjas etarias. Sin embargo, mencionó que “es muy posible” que una persona mayor haya decidido vacunarse más tarde que el resto de su franja y deba esperar más tiempo por el refuerzo.

La comisión de científicos que asesora al gobierno decidió establecer un plazo mínimo de 90 días desde la segunda dosis para recibir una tercera vacuna contra el COVID-19. Consultada al respecto, Pérez Sartori dijo que allí se encuentra la “ventana de oportunidad” porque, según estudios internacionales analizados, “allí se comienza a producir la caída en los títulos de anticuerpos”. La jerarca dijo, además, que el MSP se basa para esto en los datos que arrojaron estudios sobre la Coronavac en Chile específicamente.

¿Es seguro?

Pérez Sartori subrayó que “el mayor objetivo” con la administración de una tercera dosis es “reforzar la inmunidad de la población”. Ahora bien, ¿es seguro combinar dos vacunas que funcionan con tecnologías diferentes? La mayoría de los especialistas creen que sí.

Mientras que la vacuna de Sinovac funciona a partir de una tecnología de virus inactivado, la de Pfizer es de ARN mensajero. En este sentido, la inmunóloga Lucía Vanrell dijo a El País que “en la medida en que no se han visto efectos adversos con ninguna de las dos vacunas (Coronavac y Pfizer) en Uruguay”, es “esperable” que tampoco se dé una situación adversa al combinarlas.

Vacuna, vacunación. Foto: Leonardo Mainé.
Enfermera aplica una vacuna contra el COVID-19. Foto: Leonardo Mainé.

“La evidencia es la lógica en este caso y es darle información a través de diferentes canales al sistema inmune sobre el virus, para que cuando la persona esté en contacto con este pueda desarrollar una respuesta mucho mejor”, explicó.

Pérez Sartori dijo ayer que todo lo referido al COVID-19 significa “un aprendizaje continuo” y, por lo tanto, se va a hacer un monitoreo “constante” a las personas que reciban el refuerzo y ya se están planeando estudios serológicos para medir el efecto en la cantidad de anticuerpos que generan las personas. Según Vanrell, “Uruguay tiene que aprovechar y realizar un ensayo clínico que aporte información nueva” sobre el cruce entre vacunas.

Hasta el momento, Uruguay había aprobado la vacunación con una tercera dosis a los pacientes inmunodeprimidos debido a que, según exámenes serológicos realizados en esta población, no montan una respuesta inmune adecuada con dos dosis iniciales.

No hubo ingresos a CTI
Sala de CTI. Foto: Archivo El País

Por primera vez desde el 17 de febrero, ayer miércoles no se reportaron nuevos ingresos a las unidades de cuidados intensivos de personas con COVID-19. Así lo indican los reportes de la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva (SUMI), los que se cierran en la tarde de cada jornada.

De acuerdo con el último informe de SUMI hay 84 pacientes con COVID-19 internados en los CTI. La ocupación total de camas en estos centros es de 57,3%, pero las ocupadas por pacientes con el virus son el 9,1%. En la última jornada, en tanto, hubo cuatro fallecimientos y siete altas de pacientes en estado crítico.

Según el intensivista Julio Pontet, presidente de SUMI, “se está empezando a dejar de lado la epidemia del COVID-19 y se está empezando una endemia”.

Las endemias, como la gripe, son las apariciones de enfermedades que afectan a una zona específica, por lo general en fechas fijas o de manera latente.

Estudiarán refuerzo para otras vacunas

Las autoridades sanitarias no aprobaron un refuerzo a la inmunidad de aquellas personas que se vacunaron con Pfizer o AstraZeneca, aunque sí lo hicieron para los que recibieron dos dosis de Sinovac.

En este sentido, Graciela Pérez Sartori del MSP dijo que “por el momento” solo se dará una tercera dosis a los vacunados con la vacuna del laboratorio chino, “pero se estudia para el resto”.

Pfizer difundió el 8 de julio en un comunicado de prensa que “los datos iniciales del estudio demuestran que una dosis de refuerzo administrada seis meses después de la segunda” aumentaría entre cinco y 10 veces los anticuerpos neutralizantes contra la cepa original.

Chile, el país que junto a Uruguay lideran la campaña de vacunación contra el nuevo coronavirus, aún no resolvió la administración de dosis de refuerzo. Una fuente del ministerio de Salud chileno explicó a El País que las autoridades están esperando los resultados de un nuevo estudio cuyos datos preliminares se conocerán la próxima semana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados