Política internacional con diferencias

Retroceso de la izquierda en la región enciende alerta en el FA

Sectores de la coalición coinciden en la necesidad de autocrítica en Brasil y Argentina.

Foto: AFP
Foto: AFP

Llegó a su fin la ola progresista en América Latina? La izquierda uruguaya sigue con atención fenómenos como el del candidato presidencial de Brasil, Jair Bolsonaro, y admite que es necesaria una autocrítica de parte del Parti- do de los Trabajadores (PT) o el kirchnerismo en Argentina, que en los últimos años estuvieron bajo la lupa por diferentes episodios de corrupción.

En el caso de Brasil, el expresidente y principal figura del PT Luiz Inácio "Lula" da Silva se vio impedido de participar en el acto eleccionario por estar cumpliendo una condena de 12 años de prisión, bajo la carátula de corrupción pasiva y lavado de dinero, asociado al escándalo de la empresa Petrobras. En Argentina, el kirchnerismo terminó perdiendo las elecciones con el actual presidente Mauricio Macri. La expresidenta Cristina Kirchner acaba de ser procesada por los cuadernos de las coimas y tiene en su haber otros seis procesamientos por otras causas. A eso se suma la derrota de Michelle Bachelet en las elecciones que tuvieron lugar en diciembre del año pasado en Chile, donde resultó ganador Sebastián Piñera.

Pero el debilitamiento de la izquierda regional no pasa solo por lo electoral. El gobierno de Nicolás Maduro sigue generando divisiones profundas en la interna del Frente Amplio. No queda atrás la situación que se vive en Nicaragua con el gobierno de Daniel Ortega, que fue severamente cuestionado por el Partido Socialista y el Nuevo Espacio debido a los más de 300 asesinatos como consecuencia de la represión. En tanto, en Ecuador el expresidente Rafael Correa es investigado por delincuencia organizada en el "caso Odebrecht".

Foto: AFP
Foto: AFP

La secretaria general del Partido Socialista y senadora Mónica Xavier, consideró que los cambios de gobierno en América Latina "no suponen un inexorable giro hacia la derechización y mucho menos hacia esa ultraderecha que representa Bolsonaro en Brasil". Como ejemplo de que hay excepciones mencionó a Costa Rica, donde Carlos Alvarado obtuvo la victoria este año con el 60% de los votos.

Para Xavier el caso de Bolsonaro en Brasil no es comparable al de Macri. "Lo que se expresó en Brasil tiene características similares a la de un brote de ultraderecha, como los que han venido ocurriendo en Europa. No es una opción con la que uno pueda discrepar por ejemplo en Chile o Argentina, que puede estar en las antípodas desde el punto de vista político ideológico, pero donde no se plantea el desconocimiento de las elecciones", afirmó.

Según dijo, "es muy simple decir que el apoyo a Bolsonaro se debe al desencanto por hechos de fraude y supuesta corrupción. Creo que hay de los dos, pero simplificarlo exclusivamente por esto sería tan poco aceptable como decir que no influye".

Desde su punto de vista, la izquierda regional debe hacer autocrítica tanto de sus errores, insuficiencias, como desvíos. "Los socialistas hemos creído que siempre vale más la franqueza en la autocrítica y por ese lado construimos verdadero internacionalismo y no mirando para el costado de procesos que entendemos que no están siendo fieles a los principios. Pero esto no es sencillo y es mucho más difícil decirlo que hacerlo", reconoció la senadora.

En la opinión del secretario general del Partido Comunista y senador Juan Castillo hay en el continente americano "un notorio avance de la derecha", cuyo ejemplo más marcado es Brasil. "Es un escenario preocupante", afirmó a El País.

"Creo que tenemos que hacer un profundo análisis de fondo, con autocrítica mediante, del involucramiento de las grandes masas y de nuestro pueblo en los proyectos políticos de cambio y de izquierda", señaló Castillo.

Sostuvo que "gobiernos de signo progresista lograron bajar la pobreza y sin embargo luego sufrieron reveses electorales". "A tal punto que no solo peligra la continuidad de la izquierda, sino que hay posibilidad que sectores más reaccionarios, o lindantes con el fascismo, puedan transformarse en gobierno. Es una voz de alerta", insistió acerca de la etapa que está viviendo la izquierda, particularmente a causa del triunfo de Bolsonaro en la primera vuelta.

Para Castillo ese análisis, debe incluir "errores o carencias de los dirigentes, las desviaciones políticas, ideológicas, y las que puedan caer dentro de lo que son actos de corrupción". "Todo esto tiene que formar parte de un análisis que no se puede hacer con una mirada rápida y los comunistas estamos preocupados", aseguró.

FA con Haddad

La Mesa Política del Frente Amplio aprobó el viernes una declaración en la que acompaña la candidatura del candidato presidencial del Partido de los Trabajadores Fernando Haddad y "saluda al conjunto de las fuerzas democráticas que en el país vecino están planteando una alternativa unificada frente al avance del fascismo", en alusión a Jair Bolsonaro.

La ética.

"La izquierda siempre se ha caracterizado por tener una tremenda ética y cuando en otros países no se respetan los lineamientos éticos se termina erosionando la base social. Esto pasa en Argentina y Brasil", concluyó el senador del Nuevo Espacio y vicepresidente de la Internacional Socialista.

¿Hay riesgo de que en Uruguay se repita el debilitamiento que sufre la izquierda a nivel regional? Para Michelini, "siempre hay que estar atentos, tener una economía fuerte que responda, y gobernar con el apego a la ética. Y el compañero que no tenga ética que renuncie, como ocurrió en Uruguay. Y una actitud activa y valiente de lucha contra la delincuencia". En su opinión todos esos elementos combinados generan una especie de "escudo".

Consultado por El País acerca de los casos de corrupción que involucran al Partido de los Trabajadores en Brasil, Michelini respondió que "se debe hacer una profunda reflexión". "Toda la izquierda latinoamericana tiene que hacer una profunda reflexión. Una reflexión de que por ahí no se puede ir", precisó.

Con respecto a Bolsonaro, opinó que es un fenómeno "de muchos componentes" y supone una figura "mucho más compleja que Macri". "Nos merece una reflexión mucho más profunda", señaló.

"Restauración".

En el marco de un documento de carácter programático que elevó al Secretariado del Frente Amplio, el Movimiento de Participación Popular (MPP) dio su visión acerca de la realidad que se vive en la región. "Los procesos políticos de la región están mostrando que la derecha va por la recuperación de todos los resortes del poder que les permita manejar los destinos económicos, políticos y sociales, pero también va por todo, va por la propia izquierda, tratando de descabezarla", añadieron.

El MPP entiende que "se ha fortalecido el bloque restaurador que apunta a recuperar la conducción económica de los países en que la izquierda o el progresismo han logrado salir de las crisis de los años 2000, cuando estábamos ante la fase recesiva de la economía", señala el material.

Se coloca a Brasil y Argentina como ejemplos. El primero en el entendido de lo que consideran como "un golpe de Estado parlamentario" y el segundo por elecciones nacionales "precedidas por una gran campaña de prensa conducida por medios monopolizados por la derecha y por dudosas resoluciones de la Justicia". Asimismo, aseguran que tras la derrota del progresismo en ambos países se implementaron políticas "de claro cuño neoliberal" que habían sido dejadas de lado y "llevaron a sus países a una nueva crisis que vuelve a golpear al pueblo".

EL PROGRESISMO EN AMÉRICA LATINA.

Juan Castillo - Senador del Partido Comunista
Juan Castillo - Senador del Frente
Autocrítica

"Tenemos que hacer un profundo análisis de fondo, con autocrítica mediante, del involucramiento de las grandes masas en los proyectos políticos de izquierda. Hay que hacer autocrítica siempre, para nosotros es una constante; no hay otra manera de crecer".

Mónica Xavier - Senadora Socialista
Mónica Xavier
No está todo dicho

"Se reclama una política más transparente en Brasil. Hubo una respuesta muy fuerte en la reciente primera vuelta, pero creo que no está todo dicho y deseo que todo el arco progresista se una para dar una opción democrática".

Rafael Michelini - Senador del Nuevo Espacio
Rafael Michelini. Foto: archivo El País
Reflexión

"En mi opinión el camino marcado del paso a paso que ha seguido el Frente Amplio en Uruguay no es el que han tomado otros países de signo progresista de la región. Toda la izquierda latinoamericana tiene que hacer una profunda reflexión".

“La gente de Maduro no es de izquierda”

Maduro denuncia campaña "de odio" contra venezolanos en Colombia y Perú. Foto: EFE
Foto: EFE

Cada vez que se habla del presidente de Venezuela Nicolás Maduro, en el Frente Amplio automáticamente se generan fuertes divisiones entre aquellos sectores que lo defienden y algunos que cada vez son más críticos. El propio canciller Rodolfo Nin Novoa ha llegado a decir que en Venezuela hay “una democracia autoritaria”. Sus comentarios no han pasado desapercibidos y han recibido críticas de parte del Movimiento de Participación Popular (MPP) y el Partido Comunista.

Dentro del Frente Amplio, el senador del Nuevo Espacio Rafael Michelini es uno de más críticos con la administración de Maduro y por eso su sector se ha negado en varias oportunidades a votar en la Mesa Política declaraciones de respaldo hacia el gobierno chavista. Consultado por El País, Michelini indicó que “en algunos países hay ciertos grupos que se han llamado de izquierda y no lo son, como la gente de Maduro. Eso no es izquierda”.

El legislador remarcó que en la actualidad, Venezuela se encuentra en una “situación paupérrima” donde miles de ciudadanos buscan una salida y deciden emigrar del país debido a las condiciones de vida en las que se encuentran. Por esta misma razón concluyó una vez más que el gobierno de Maduro “no es izquierda”.

Por su parte, la secretaria general del Partido Socialista y senadora Mónica Xavier también marcó distancia del gobierno de Maduro. “En el caso de Venezuela hemos señalado diferencias políticas notorias. No es la opción del socialismo siglo XXI lo que se está construyendo allí”, dijo en declaraciones a El País. En su opinión, también es cierto que en Venezuela “no hay un arco político opositor que constituya una alternativa” al chavismo. Por lo que lamentó que la única respuesta que se ha dado hasta este momento haya sido la “fragmentación”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)