LA DE PFIZER TIENE MAYOR ACEPTACIÓN OFICIAL

Lacalle Pou evalúa viajar al exterior a negociar la vacuna contra el COVID-19

El gobierno analiza por estas horas si adquiere más vacunas contra el coronavirus que le permitan inmunizar cuanto antes a la población de riesgo en Uruguay.

Personal de ASSE realiza test de COVID-19, previa agenda en una ambulancia ubicada en explanada del Parlamento. Foto: Estefanía Leal
Personal de ASSE realiza test de COVID-19, previa agenda en una ambulancia ubicada en explanada del Parlamento. Foto: Estefanía Leal

En la antesala de los anuncios por nuevas y más severas medidas para frenar el avance del COVID-19, el presidente Luis Lacalle Pou convocó para hoy al Consejo de Ministros en Torre Ejecutiva. El encuentro será para analizar las disposiciones que Lacalle ya tiene en mente y compartirlas con su equipo de gobierno antes de darlas a conocer a la población.

Por estas horas las autoridades y el Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) se han mantenido herméticos. Fuentes del gobierno dijeron que, en este escenario de ansiedad y expectativa, es probable que luego de la reunión del gabinete las autoridades anuncien las nuevas disposiciones, adelantando así 24 horas la conferencia de prensa que iba a ser el viernes y luego se corriera para mañana jueves.

Mientras afinan las medidas, en el gobierno tienen un ojo en el otro tema crucial. La vacuna es la prioridad del presidente Lacalle, que en las últimas semanas ha tenido varias conversaciones sobre este tema con sus colaboradores más cercanos. A tal punto que el mandatario baraja la posibilidad de viajar al exterior para cerrar un acuerdo personalmente con alguno de los laboratorios que desarrollan la vacuna, según pudo saber El País.

El gobierno ya se aseguró un millón y medio de dosis de la vacuna contra el coronavirus a través del fondo Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo que implica 750.000 inmunizaciones. Estas deberían llegar en el primer trimestre de 2021.

Sin embargo, se están evaluando otras opciones para acceder a la vacuna que reúna el mayor consenso científico y, si es posible, en menor tiempo.

En las últimas semanas el ministro de Salud, Daniel Salinas, se reunió con representantes de varias farmacéuticas y representantes de Estado proveedores de vacunas. Entre ellos estuvieron delegados de la estadounidense Pfizer, la rusa Sputnik V y la Sinovac de China.

Ayer, el tema estuvo sobre la mesa durante más de una hora y media en la residencia de Suárez y Reyes, donde Lacalle recibió al secretario de Presidencia, Álvaro Delgado; al ministro de Salud Pública, Daniel Salinas; al director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Isaac Alfie; al presidente de ASSE, Leonardo Cipriani; y a los coordinadores del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH).

La reunión también contó con la participación de una de las asesoras de la comisión mixta da vacunas, la epidemióloga y pediatra Mónica Pujadas, quien presentó un documento elaborado por un grupo de médicos, científicos y matemáticos. El informe, reportado a la Comisión Nacional Asesora en Vacunaciones, detalla el avance de cada una de las vacunas desarrolladas en el mecanismo de la OMS.

Estos expertos en vacunas vienen haciendo un especial seguimiento de lo que sucede en Reino Unido, que comenzó a vacunar con Pfizer la semana pasada. Han tomado nota de las reacciones alérgicas que se vieron de esta vacuna en el personal de la salud.

Mayor aceptación por Pfizer.

Distintas fuentes del sector coinciden en que si bien aún no hay una decisión tomada, las dosis de Pfizer son hoy las que tienen mayor aceptación en el gobierno.

Una enfermera se prepara para administrar la vacuna de Pfizer-BioNTech en un hospital de Londres el 8 de diciembre. Foto: Reuters
Una enfermera se prepara para administrar la vacuna de Pfizer-BioNTech en un hospital de Londres el 8 de diciembre. Foto: Reuters

Las autoridades ya advirtieron que solo están dispuestas a ir tras aquellas que tengan la aprobación de alguna de las agencias estatales y/u organismos internacionales confiables, como la OMS, la FDA estadounidense o la Agencia Europea del Medicamento.

Los ojos ahora están puestos en la logística, es decir, cómo hacer que las vacunas sean distribuidas entre la población sin perder su capacidad de inmunización. Fuentes de la salud informaron a El País que el gobierno ya mantuvo contactos con empresas importadoras de freezers, dado que algunas, como las de Pfizer, requieren temperaturas de -70 grados centígrados.

Va-Q-Tec es una multinacional alemana con base en nuestro país, que ya se encarga de la logística para la distribución de vacunas en Europa y otros países de América Latina. Edgardo Ipar, presidente de la compañía, dijo a El País que esta infraestructura puede trasladarse a Uruguay, lo que implica utilizar sofisticadas cajas plastificadas con chips y contenedores que permiten guardar y transportar cientos de dosis.

Algunas vacunas necesitan mantenerse a muy bajas temperaturas, como la de Pfizer que requiere al menos 70 grados bajo cero. Foto: AFP
Algunas vacunas necesitan mantenerse a muy bajas temperaturas, como la de Pfizer que requiere al menos 70 grados bajo cero. Foto: AFP

Mientras tanto, la familia alemana Struengmann concretó una operación en el área farmacéutica para liderar el paquete accionario de Mega Pharma, propietaria en Uruguay de Megalabs, ubicado en el Parque de las Ciencias.

La familia adquirió este año más de la mitad de las acciones de BioNTech. Este es precisamente el laboratorio que, en sociedad con Pfizer, logró desarrollar la vacuna. Los Struengmann tienen presencia activa en Uruguay, con visitas ocasionales y diversas inversiones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados