"SE SINCERÓ LO QUE SE PAGA"

Lacalle Pou aceptó críticas por suba de combustibles: "Tienen razón"

“Ahora quedó demostrado dónde está todo”, comentó el presidente uruguayo en referencia al nuevo mecanismo de fijación de precios de los combustibles.

Lacalle Pou saluda a la gente en Los Cerrillos, junto al intendente Yamandú Orsi. Foto: Fernando Ponzetto
Lacalle Pou saluda a la gente en Los Cerrillos, junto al intendente Yamandú Orsi. Foto: Fernando Ponzetto

Llegó puntual, cuando el acto en la plaza de Cerrillos (Canelones) esperaba por su presencia, como es habitual desde hace 21 años. Allí estaban, aguantando el duro frío de agosto de un pueblo que conmemoraba sus 125 años de historia, dos oponentes políticos directos de su gobierno, invitados por el alcalde frenteamplista Rodrigo Roncio para participar de la ceremonia: el intendente canario Yamandú Orsi, y el presidente del Pit-Cnt, Fernando Pereira. Pero ayer su preocupación no estaba en ellos.

Luis Lacalle Pou saludó a ambos con la cordialidad y amabilidad de siempre, aunque con el jerarca comunal no fue un encuentro más. Fue el primero desde que el dirigente del MPP declarara el pasado 21 de julio que se había roto con el oficialismo el “particular clima de convivencia política”, luego de que la coalición de gobierno no respetara sus votos para aprobar un fideicomiso en el departamento para crear obra pública por US$ 80 millones.

Fue también la primera presencia pública del primer mandatario después de que el gobierno anunciara el 31 de julio la tercera suba de combustibles en menos de dos meses, cuando precisamente la contención del precio de estas tarifas fue una de sus promesas más enfáticas durante la campaña electoral.

Lacalle Pou lo sabe; es consciente de las críticas, de los pronunciamientos de las asociaciones rurales, y de que incluso el movimiento Un Solo Uruguay prepara una asamblea este sábado para analizar pasos a seguir, lo que incluye posibles manifestaciones. Y aunque descartó hacer una rueda de prensa formal para responder sobre el tema, dialogó con los periodistas en un diálogo informal.

“No me gusta que me critiquen, pero menos me gusta cuando tienen razón”, reconoció Lacalle en el contexto de esa conversación, minutos después del acto. “(Pero) ahora quedó demostrado dónde está todo”, agregó, en referencia al nuevo mecanismo de fijación de precios, instaurado en la Ley de Urgente Consideración (LUC) y que ahora el bloque de izquierda quiere derogar. Esto, pese a que el Frente Amplio votó los artículos en cuestión. “Ahora se sacan el lazo con la pezuña”, dijo Lacalle al respecto, al subrayar que la fórmula actual reunió el “consenso” de todo el sistema político cuando fue discutida en el Parlamento. “Todos los partidos estuvieron de acuerdo”, remarcó.

Este nuevo mecanismo se compone de un cálculo que incorpora la fluctuación del precio internacional del petróleo, simulando un escenario de libre importación, pero también se agregan sobrecostos propios de Ancap, como el subsidio al supergás y la mezcla de etanol en las naftas, entre tantas otras variables. Estas integran lo que se denomina factor X, que equivalen hoy a $ 2,97 por litro de combustible, y terminan por formar la tarifa que se actualiza cada un máximo de 60 días.

“Lo que se hizo fue transparentar y sincerar qué es lo que se paga con el combustible. Se paga el crudo, se pagan los impuestos y el famoso X de Ancap, (que suman) los $ 3 (por litro)”, dijo el presidente.

Por otra parte, descartó que la última suba impactara en la inflación, que sigue proyectada en 6,9% al final del año. Y afirmó que, de acuerdo al cálculo del equipo económico, de no haberse ajustado el precio Ancap habría perdido en el entorno de US$ 60 millones para cuando llegara diciembre.

“Si es por costo político, no me hubiera dedicado a esto”, expresó.

Estación de servicio. Foto: AFP
Estación de servicio. Foto: AFP

"Apresurado".

Sin nombrarlo, el presidente también aludió a las declaraciones que hizo días atrás Isaac Alfie, director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto. El jerarca había dicho a Canal 10 que se buscaba que el subsidio al supergás “quede focalizado en donde se precisa y no sea general”, lo que le valió varias críticas del Frente Amplio. Desde Presidencia se desmarcaron rápidamente y aseguraron que la subvención no sería modificada.

“Hablar de esto para mí fue un poco apresurado porque no había números” calculados, dijo Lacalle. Para explicarlo, puso el mismo ejemplo que Alfie de quienes usan el supergás para calefaccionar una piscina mientras otros lo necesitan como servicio básico, cuando el subsidio no reconoce situaciones particulares. “Entonces, el problema es dónde cortás, hasta dónde subsidiás el supergás”, sostuvo el presidente. “Subsidiás los que son público del Mides, los que tienen un sueldo mínimo, y el que tiene ingreso familiar, y cuando ves capaz que estás ahorrando dos mangos por sacar un subsidio”.

En ese sentido, ratificó que modificarlo “no está en los planes” del gobierno porque sería aplicar una medida que “generaría poco ahorro y más perjuicio”, concluyó Lacalle y dio por cerrado el tema.

Chiste a policías sobre seguridad

Antes de subirse al auto y decidir que no se iría de Cerrillos sin pasar por la comisaría, conversó con un grupo de policías que hacían guardia al costado de los coches oficiales, aún estacionados. “Hay poco trabajo”, dijo uno de ellos, bromeando sobre las mejores condiciones de seguridad del país reflejadas en las cifras oficiales del Ministerio del Interior, cuyo último reporte mostró una baja de todos los delitos. “Bueno, mejor, ¡no digas nada!”, contestó Lacalle, y recordó: “Estuvo bravo acá hace un tiempo”.

Orsi: “Nos piden recursos y tenemos que tener ingenio”
Yamandú Orsi, intendente de Canelones. Foto: Fernando Ponzetto

Sin hacer alusión directa, en el discurso durante la ceremonia, el intendente Yamandú Orsi abordó dos de los temas que han generado polémica en los últimos días: el pago de los tributos municipales -en agenda por las deudas que mantiene el senador Óscar Andrade- y los recursos para hacer obras en ese departamento, negados tras fracasar el fideicomiso.

“Desde el pago chico, desde las comarcas canarias, surgen los reclamos, las necesidades, los vecinos nos plantean que hagamos las cosas, que las hagamos bien”, sostuvo el jerarca comunal, que agregó: “En el pago chico todos los eneros los vecinos juntan sus pesitos para pagar los tributos. La planilla, como dicen los más veteranos”. En esa línea, valoró “el sentido de la responsabilidad (de los vecinos)”. “No precisan que les vayamos a golpear la puerta, con sentido de pertenencia y retribución para que las cosas pasen”, enfatizó.

El intendente canario apuntó además que “desde cada rincón, desde cada pago” les plantean que se consigan “los recursos para hacer las cosas”. “Piden al gobierno departamental porque precisan cosas y el municipio nos pide recursos y tenemos que tener ingenio”, sostuvo, mientras en el público lo escuchaba el presidente Luis Lacalle Pou. Allegados a Orsi indicaron a El País que el mensaje del intendente buscó en ese punto una asociación directa -sin ser explícita- a la negativa del gobierno nacional de dar los votos para la aprobación del endeudamiento.

Sobre el final de su alocución, el intendente sostuvo que los gobernantes deben poner “la vista en cada uno de los habitantes”. Y agradeció luego en su nombre y “del pueblo chico” al primer mandatario por su presencia en la celebración de Los Cerrillos, en la que tiene “cero falta”, según dijo, aunque el presidente lo corrigió: en 21 años de concurrencia, faltó una vez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados