CORONAVIRUS EN URUGUAY

Gobierno anuncia un plan para asegurar la cadena de pagos

Habilitan líneas de crédito, difieren aportes a DGI y BPS, amplían seguro de paro flexible a todos los sectores y aumentan partidas para alimentación.

Conferencia de prensa del gobierno donde se anunciaron nuevas medidas por el coronavirus. Foto: Leonardo Mainé
Nuevamente el presidente Luis Lacalle Pou cargó sobre sus hombros la responsabilidad de las decisiones de ayer. Foto: Leonardo Mainé

La decisión del gobierno es clara. Extremar las medidas para frenar la propagación del coronavirus en Uruguay, y al mismo tiempo lanzar una batería de medidas para evitar paliar la caída de la economía (que el gobierno estima ocurrirá en el primer semestre). Es un delicado equilibrio para garantizar la salud y la economía.

Las medidas anunciadas buscan preservar la cadena de pagos al dar oxígeno al diferir vencimientos de impuestos y créditos y “sobre todo” ayudar a personas que “están muy castigadas” en sus bolsillos por la cuarentena voluntaria, dijo a El País una fuente del gobierno.

El presidente de la República, Luis Lacalle Pou, entró por quinta vez a la sala de prensa desde que asumió el poder (la segunda en esta semana) y pidió “a la población” seguir “cumpliendo con las medidas de aislamiento. Por el bien de la salud de los uruguayos”.

Es que la magnitud y complejidad del tema ameritaba un nuevo anuncio del presidente. Lo hizo acompañado de ocho integrantes de su gabinete. Esta vez ubicándose a una distancia más prudencial unos de otros.

El gabinete analizó el estado de situación y puso a discusión varias medidas sanitarias, de seguridad y económicas. Incluso algunas ultra extremas como la cuarentena obligatoria para todo el país. Pero gran parte del gobierno, incluyendo al presidente Lacalle Pou, no ve por el momento la necesidad de imponer esa medida que ayer sí anunció el presidente argentino Alberto Fernández.

La voz de la ministra de Economía, Azucena Arbeleche y la del director de la OPP, Isaac Alfie, son las que vienen primando en la decisión del presidente para no llegar a ese tipo de cuarentena como los argentinos que supondría un mazazo a la economía. El gobierno no esconde su preocupación por la salud. Pero al mismo tiempo se entiende que el nivel de contagio está dentro de lo esperado. Según los datos manejados el 77% de los casos están vinculados con Carmela Hontou, la mujer que vino de Europa y asistió a un casamiento de 500 personas teniendo el virus.

La plana mayor del gobierno mantiene contacto directo con las gremiales empresariales, así como también con integrantes de los partidos de la oposición para mantenerlos informados de los pasos que se dan.

Lo que se busca es el equilibrio entre las medidas de protección sanitaria con las económicas. “El equilibrio entre la prevención, el cuidado de la salud y la actividad es muy delicado” y el Poder Ejecutivo “lo estará valorando más globalmente”, dijo a El País el presidente de la Cámara de la Construcción, Diego O’Neill respecto al rechazo del gobierno al pre-acuerdo del sector.

Entre el miércoles y ayer, el equipo económico (Ministerio de Economía, OPP y Banco Central) trabajaron en simular diversos escenarios (incluso los peores posibles) de efectos del coronavirus, tanto por extensión del auto aislamiento y su golpe en la actividad económica como por los mayores gastos de atención en salud.

En ese marco, las medidas económicas anunciadas ayer buscan “paliar un poco” la “caída de toda la actividad”, dijo una fuente del gobierno consultada a última hora de la noche. Es dar aire para que pase el temporal, que en principio se asume corto.

Lacalle Pou dijo ayer que “si bien estamos en medio de este proceso y no podemos calcular cuándo va a terminar, sí entendemos que a esta altura ya hay perjuicios económicos”.

Conferencia de prensa del gobierno donde se anunciaron nuevas medidas por el coronavirus. Foto: Leonardo Mainé
Conferencia de prensa del gobierno donde se anunciaron nuevas medidas por el coronavirus. Foto: Leonardo Mainé

Como todavía hay incertidumbre sobre cuán rápido se puede propagar el coronavirus, el gobierno trabajan en otras posibles medidas para el caso que sea necesario, dijeron cuatro fuentes oficiales consultadas por El País. “Quizás haya que hacer algún complemento”, dijo un informante.

Una de las medidas, que es la autorización a bancos y administradoras de crédito a que difieran las cuotas de préstamos para personas y empresas, ya empezó a ser implementada. El banco Itaú comunicó que aplazará por 90 días las cuotas y una fuente del sector dijo anoche a El País que “seguramente” otras instituciones hagan anuncios similares ya que “todas lo están analizando”.

Los economistas y consultoras analizaban anoche el paquete de medidas. Los consultados por El País coincidieron que es difícil calibrar su impacto y costo fiscal. Pablo Rosselli de Exante dijo que “son correctos los esfuerzos por focalizar los apoyos en contener los peores impactos de esta crisis”, con medidas que “garantizan el acceso al crédito de las empresas”. Resaltó como relevante “la flexibilización del criterio del Banco Central para clasificar los créditos como vencidos”, así como la apertura del nuevo seguro de paro especial para todos los sectores.

“No podemos pedirle al gobierno que de modo irreflexivo despliegue toda la artillería de medidas. Hay escasa capacidad de maniobra por el déficit elevado y el gobierno hace bien en analizar la situación y desplegar acciones en la medida que va ganando comprensión de los impactos de la crisis”, agregó Rosselli.

La economista Gabriel Mordecki dijo que a diferencia de otros países, no hubo “medidas vinculadas a apoyos directos a las familias”, como diferir los vencimientos de tarifas públicas. “En parte los motivos son entendibles, porque se necesitan recursos para atender estas medidas. Aunque el peso recae en que pagaremos tarifas más caras y tendremos una menor devolución de IVA”, indicó.

El presidente fue enfático respecto a si se iba a posponer el aumento de tarifas que regirá en abril: “No, no”, afirmó aunque reconoció que esa opción estuvo sobre la mesa. [Producción: M. Da Silva y P. Mesa]

Las medidas anunciadas por el gobierno
Conferencia de prensa del gobierno donde se anunciaron nuevas medidas por el coronavirus. Foto: Leonardo Mainé

Facilitar Créditos. Las decisiones del gobierno en este ámbito buscan por un lado mantener la liquidez de las empresas más golpeadas por la menor actividad debido a la cuarentena voluntaria, evitar que se corte la cadena de pagos y mejorar el acceso al financiamiento.

Diferir cuotas de préstamos. El Banco Central (BCU) a través de la Superintendencia de Servicios Financieros autorizó ayer a los bancos, empresas de servicios financieros y empresas administradoras de crédito de mayores activos (financieras) a extender los plazos de vencimiento de los créditos al sector no financiero (familias y empresas) en acuerdo con sus clientes por hasta 180 días. Esta resolución abarca el pago de capital como de los intereses “para deudores cuyos ingresos puedan ser afectados a consecuencia de la emergencia sanitaria” con “créditos vigentes al 29 de febrero de 2020” y operaciones de crédito que se habían concretado entre el 1° de marzo y ayer, indicó el BCU. Contempla los vencimientos comprendidos entre el 1° de marzo y el 31 de agosto de este año. A raíz de ello, varios bancos han tomado la decisión de ampararse en esta posibilidad y deferir hasta 90 días los pagos.

Préstamo del BROU. Por un lado, el Banco República tendrá una línea de crédito “blanda” (con menores tasas de interés, plazos más largos e incluso períodos de gracia) disponible para empresas por US$ 50 millones. El gobierno trabaja en que algunos organismos internacionales, fondeen esa línea del BROU para que llegue hasta un total de US$ 120 millones.

Aumentan Fondo de garantías y bajan tasa. El Sistema Nacional de Garantía (SiGa) en su línea para pymes, pasará de US$ 50 millones a US$ 500 millones mediante préstamos de organismos internacionales, dijeron a El País fuentes del gobierno. Esto permite a las pymes mejorar su acceso al crédito bancario mediante la utilización de esas garantías. Con ese fondo de US$ 500 millones, se podrían garantizar créditos de bancos por hasta US$ 2.500 millones, aunque no se prevé que llegue a ese máximo. A su vez, se va a exonerar en 70% la comisión que cobra el SiGa a las empresas, lo que hará que la misma baje de 2,6% a 0,78%, dijeron las fuentes. Esto era un reclamo de las empresas.

Programa de ANDE. En el programa de Crédito Dirigido de la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE) se agrega como beneficiarias a las micro y pequeñas empresas afectadas por la emergencia sanitaria para préstamos de capital de trabajo (a menos de 18 meses) con tasa de interés subsidiada. Además, para beneficiarios de programas e instrumentos de ANDE se les suspenden los plazos de pago por 30 días renovables.

Medidas tributarias. Estas medidas buscan dar aire a los monotributistas, empresas unipersonales, micro y pequeñas empresas que son los más afectados por la cuarentena voluntaria.

Se difieren pagos a la DGI. Los pagos que debían realizar hoy las micro y pequeñas empresas que tributan IVA Mínimo (Literal E, firmas que tienen ingresos menores a $ 113.612 mensuales) por los meses de febrero y marzo, se podrán abonar en seis cuotas mensuales sin intereses, con vencimiento a partir de mayo. A su vez, para todo el resto de los impuestos (esta medida abarca a profesionales y al resto de las empresas) de DGI, se corre el vencimiento de hoy hasta el 27 de marzo.

Se difieren Pagos al BPS. En este caso, los beneficiarios serán monotributistas, unipersonales y sociedades personales con hasta diez empleados, siempre que el régimen de aporte sea Industria y Comercio. El pago de monotributistas (aquí hay feriantes, vendedores ambulantes, entre otros) y los aportes de dueños y socios de sociedades personales correspondientes a los meses de abril y mayo, se difieren a junio. El 60% de esos pagos se podrá abonar en seis cuotas sin interés y el 40% restante estará exonerado (correrá a cuenta del Estado).

Los diferimientos de DGI y BPS, implican un alivio para las empresas del Literal E de hasta $ 10.000 por mes.

Se amplía el seguro de paro flexible. El régimen de seguro de paro flexible que anunció el miércoles el gobierno para el comercio, comercio minorista de alimentación, restaurantes y bares, servicios de esparcimiento y agencias de viaje, ahora se extiende a todos los sectores de actividad. Este seguro es para aquellos empleados que vean reducidas hasta la mitad sus horas de actividad (ya sea que trabajen menos horas o trabajen solo una quincena). El seguro cubre 25% del salario (un 50% lo cubre la empresa).

Tarjeta Mides. El Ministerio de Desarrollo Social (Mides) y el de Economía afinarán un programa de apoyo a los más vulnerables. Una idea es incrementar los aportes que reciben a través de la tarjeta del Mides.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados