CAMPAÑA MUNICIPAL

A 51 días de la elección, así está la carrera de 175 uruguayos por un sillón departamental

Son 175 los uruguayos que compiten por el sillón en los 19 gobiernos departamentales. De ellos, 11 van por la reelección y otro ocho ya han ostentado el poder.

En un mes y 20 días los uruguayos irán a las urnas para elegir a los gobernantes departamentales y municipales. Foto: Archivo El País
En un mes y 20 días los uruguayos irán a las urnas para elegir a los gobernantes departamentales y municipales. Foto: Archivo El País

Menos es más. Es una de esas frases que repiten los arquitec- tos minimalistas, los chefs más laureados y los profesores de redacción periodística. Pero en la carrera electoral uruguaya, al menos en su fase de disputa departamental, parecería ganar terreno la lógica contraria: cuanto más, mejor. Tal vez por eso hay 175 candidatos en la puja por el sillón de 19 intendencias.

En un mes y 20 días los uruguayos irán a las urnas -con tapabocas, guardando distancia en la fila y sin pegar el sobre de votación con saliva- para elegir a los gobernantes departamentales y municipales. Entre la variopinta oferta -en la que cabe un John Kennedy made in Uruguay, otro de nombre Mártires y 27 mujeres- dicen presente 11 que son intendentes y ocho que alguna vez lo fueron.

La reforma electoral que rige desde 1999 separó los comicios en al menos dos tiempos (si se cuenta el balotaje y las internas, estas últimas no obligatorias para los electores, se llega a cuatro tiempos). El COVID-19 espació aún más las etapas y, tras la postergación de las elecciones de mayo, la nueva cita recién empieza a encender los motores.

La excepción es el litoral. Porque en los departamentos a los que bañan el Río Uruguay y el Río de la Plata la competencia está más reñida. Ocurre que hay un puñado de departamentos “en los que siempre gana el mismo”, explica el cientista político Ernesto Nieto. El Partido Nacional en el centro del país, el Partido Colorado en Rivera y el Frente Amplio en la capital. Pero la zona de la ribera occidental, en cambio, viene mostrando una mayor rotación en el poder.

Tanto es así que los politólogos hablan de la “L”, una letra en mayúscula que parecería dibujarse siguiendo el sentido de los ríos limítrofes hasta el océano Atlántico. Y según los datos de intención de voto publicados esta semana por la consultora Opción, en esta edición la mayor puja está centrada en parte del palito vertical de esa “L” y en la punta de la línea horizontal (Rocha).

“Parecería que la reforma electoral fue evidenciando una cultura más conservadora (en cuanto a la alternancia del poder) en algunas zonas y, a la vez, fue demostrando una mayor competencia en el litoral”, dice Nieto. Una disputa que, según los últimos sondeos de la consultora Ágora (que dirige el propio Nieto y que es una de las empresas de opinión pública “históricas” en el noroeste) se refleja en un “empate técnico”, entre el Partido Nacional y el Frente Amplio, en Paysandú y Río Negro.

En Colonia, donde el nacionalismo retendría el gobierno (con el 44% según Opción, y el 41% según Ágora), la distancia con el partido de coalición de izquierda se viene achicando. “A diferencia de lo que aconteció con (Pablo) Caram en Artigas, en que las denuncias en su contra no cambiaron la aprobación de su gestión ni sus chances de reelección, en el caso de Carlos Moreira, en Colonia, se siente el impacto de las acusaciones en su contra”, explicó el doctorando en Ciencias Políticas.

Lo curioso en ese litoral en puja es que en todos los departamentos corre con chances de ganar el intendente actual. Puede que influya la visibilidad que da el poder, la obtención de fondos que permite el poder, cierto clientelismo asociado al poder u otras hipótesis que los cientistas no han logrado desentrañar aún. Pero lo cierto es que, como ocurre con los presidentes de Estados Unidos y los rectores de la UdelaR, la confianza ciudadana parece perdurar dos mandatos.

“La reelección es una característica de los intendentes en el país, y el promedio es alto, el total de incumbents (titulares) exitosos del período 1989-2015 se sitúa en 52,9% o sea que más de la mitad de los candidatos que aspiran a la reelección la consigue”, habían consignado los politólogos Antonio Cardarello, Martín Freigedo e Isaac Cisneros.

Los 11 titulares que van por su reelección este 2020, se verán enfrentados contra una oferta que es más amplia que en la edición de 2015 (entonces había 19 candidatos menos). Pero más allá de cantidades, se verán ante un cambio de fuerzas.

La Concertación no competirá como tal, la coalición multicolor irá con una candidata única en Montevideo bajo el lema de Partido Independiente y Cabildo Abierto sale al ruedo con candidatos propios en 11 departamentos.

Como aconteció hace un lustro, el Frente Amplio es quien postula más candidatos (46), seguido del Partido Nacional (41) y el Partido Colorado (40). Los dos primeros, de hecho, presentan exactamente la misma cantidad que hace cinco años, mientras que los colorados sumaron siete aspirantes a la titularidad de un gobierno departamental.

Según las últimas encuestas de Opción y Ágora, Cabildo Abierto acumula una intención de voto bastante lejana al caudal electoral de las nacionales de octubre. ¿Por qué? “Es un partido nuevo, con muchas figuras sin trayectoria política conocida y sin la posibilidad de que su principal líder (Guido Manini Ríos) ocupe un lugar protagónico”, comenta Nieto.

Asamblea Popular (el lema sigue siendo “Asamblea” aunque el partido se llame “Unidad”) compite en 16 departamentos, siempre con candidato único.

Los partidos de corte ambientalista (PERI y Verde Animalista) van con cuatro y cinco candidatos respectivamente. Ambos marcan presencia en los dos departamentos en los que se han asentado las comunidades alternativas: Maldonado y Rocha.

Maldonado es, en este sentido, el departamento con mayor variedad de postulantes. Son 13 los que disputan el sillón allí, aunque el hoy intendente blanco Enrique Antía corre con cierta ventaja.

Cerro Largo, a la inversa, es el departamento con menos candidatos: cuatro. En tierra arachana, donde el Partido Nacional ha gobernado consecutivamente desde la salida de la dictadura, los blancos postulan a dos candidatos, los colorados a uno y el Frente Amplio a uno. Curiosamente, el postulante frenteamplista es el excanciller Rodolfo Nin Novoa, quien ya había sido intendente de ese departamento cuando integraba las filas nacionalistas.

Urna, voto, elecciones, votar, sufragio. Foto: Leonardo Mainé
Foto: Leonardo Mainé

¿Por qué tantas candidaturas? “Prima la lógica del intentar ganar”, dice Nieto. “Los partidos entienden que cuanto más listas y candidatos presentan, más chances tienen... aunque no siempre eso es así”.

Esos cientos de listas se multiplicarán, a su vez, en la otra elección en juego: el tercer nivel de gobierno (los municipios). Y aunque en Montevideo esa puja parece carecer de relevancia, “el interés por las alcaldías aumenta a medida que uno se aleja de la capital”, concluye Nieto.

La tímida campaña en la pandemia

Pocos actos presenciales y mucha distancia física. Así luce la campaña electoral a 51 días de los sufragios departamentales. Según el cientista político Ernesto Nieto, quien hace más de dos décadas estudia la marcha de los gobiernos subnacionales, “esta campaña lucirá recién en el último mes y por los medios de comunicación (redes sociales incluidas)”. La Corte Electoral aprobó un protocolo para el día de votación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados