PREOCUPACIÓN DEL GOBIERNO ELECTO

Alertan por cientos de nuevos ingresos al Estado al filo del cambio de mando

El presidente electo Luis Lacalle Pou se encontró con una nueva complicación en la transición. Esta vez por el ingreso de nuevos funcionarios públicos en varias dependencias del Estado.

En la sede del gobierno electo se reconoce que hay preocupación por la obligatoriedad de hacer contrataciones definitivas. Foto: Gerardo Pérez
En la sede del gobierno electo se reconoce que hay preocupación por la obligatoriedad de hacer contrataciones definitivas. Foto: Gerardo Pérez

Al inicio fue el no aumento de las tarifas públicas, luego se sumó las designaciones de generales en el Ejército y ahora se agregan los contratos que se firmarán sobre el filo del traspaso de mando. La transición entre el gobierno saliente del Frente Amplio y el del entrante liderado por Luis Lacalle Pou avanza en buenos términos, sin embargo desde el futuro gabinete, varios ministros que tomarán el mando el 1° de marzo de 2020 alertan por cientos de nuevos funcionarios que heredarán.

Los jerarcas designados por el presidente electo sostienen que el escenario -que no estaba en sus cálculos- complica el trabajo planificado. ¿Cuál es la dificultad que identifican? Los futuros jerarcas sostienen que no saben si esos funcionarios que quedarán efectivos en el ámbito público son necesarios para sus planes, y si cumplen con el perfil que aspiran los nuevos ministros.

Incluso en muchos casos supondrá un incremento presupuestal en lo salarial; dificultando aun más el plan de ahorro que Lacalle Pou anunció en la campaña electoral.

Uno de los casos que tienen esta problemática es el Ministerio de Transporte y Obras Públicas.

“Siempre se nos dijo que se iban a llenar las vacantes que en el área de la salud y la educación eran necesarias. Pero hay un sistema por el cual las pasantías de gente que se va tomando en los ministerios automáticamente quedan presupuestados después de 15 meses. Entonces yo me encuentro que van a ingresar 60 o 70”, dijo ayer el futuro ministro de Transporte, Luis Alberto Heber, entrevistado por Desayunos Informales de Canal 12.

El líder del Herrerismo se reunió ayer con el presidente electo en la sede de Bulevar Artigas donde se está trabajando en la transición. Heber explicó que saldrá a conversar con los sindicatos involucrados con el ministerio para tratar de resolver el tema, ya que no es prioridad del Ministerio de Transporte incrementar la cantidad de empleados con los que cuenta.

Pero no es el único caso en el Estado. Son varios los ministerios y dependencias donde existe esta situación. Según comentaron a El País cuatro fuentes de la futura administración el tema está siendo trabajado con abogados para analizar qué caminos seguir sin generar un diferendo que complique la transición.

A su vez también se busca evitar dar un mensaje de inestabilidad para los funcionarios públicos. “Esto se va a resolver cumpliendo las normas y sin atacar a nadie”, dijo una de las fuentes consultadas quien agregó que se pretende “sacar el mayor jugo”, ese fue el concepto que utilizó, de los recursos humanos de la Administración Central y empresas públicas.

Torre Ejecutiva
Torre Ejecutiva, sede del gobierno uruguayo. Foto: Archivo El País.

El Mides es uno de los que tiene alrededor de 500 casos, el Ministerio de Industria en el entorno de otros 50 y el Ministerio de Ganadería unos 160.

Resta saber los números precisos de las otras dependencias. El ministro de Ganadería designado, Carlos María Uriarte, dijo ayer a los medios que la situación complica la transición. “Vamos a analizar si es necesario o no para el Uruguay contar con esos servicios. Nos han hecho llegar dos veces información. No está muy amigable la información, pero la estamos procesando y esto surge ahora”, relató el funcionario.

Los trabajadores en cuestión están divididos en dos categorías. Los llamados “provisoriatos” y los que se los conoce bajo el régimen “2+2”.

Los primeros surgen de la ley 19.121: “Es el personal que en virtud de un contrato, formalizado por escrito, presta servicios de carácter personal, por el término de quince meses. El contrato de provisoriato, solo se podrá realizar cuando el Inciso respectivo tenga vacante de ingreso y no haya personal a redistribuir que pueda ocuparla”, dice la ley. En el decreto que la reglamentó aclara que luego de ese plazo se elevará la propuesta de contratación al Poder Ejecutivo para su resolución.

En el caso de los llamados “2+2” se trata del personal que haga tareas: “transitorias, excepcionales, a término, o tareas permanentes específicas cuyo aumento de volumen transitorio no pueda ser afrontado por los funcionarios presupuestados, y cuya contratación se realiza con cargo a partidas para jornales y contrataciones, por el plazo de hasta dos años y prórrogas por idéntico plazo”.

Estos casos luego pasan al régimen de “provisoriatos” y luego como efectivos con el global de los derechos y la inamovilidad.

Escuchar a Un solo Uruguay

El movimiento de autoconvocados por el campo bautizado Un Solo Uruguay volverá a reunirse en Durazno el 23 de enero y allí estará el ministro de Ganadería designado por Lacalle Pou para escuchar la proclama. La organización también invitó al presidente electo, pero este por estar en las tareas de transición enviará a su equipo en representación para presenciar la oratoria. Dirigentes del movimiento se reunieron con Lacalle Pou en su sede esta semana donde le solicitaron hacer los máximos esfuerzos para no aumentar las tarifas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados