Publicidad

Francisco Faig

Francisco Faig

Francisco Faig Garicoïts (1974) es D.E.A. en Estudios Políticos, Instituto de Estudios Políticos de París (1997); y Magíster en Artes Liberales, Universidad Adolfo Ibáñez de Chile (2020). Fue edil departamental de Río Negro, y Catedrático Asociado de Historia, Política y Sociedad en la Universidad ORT Uruguay. Tiene varias publicaciones, entre ellas “Abriendo el Hilo. La convivencia y la democracia en tiempos de redes sociales” (2019) y “Pluma y filo. 25 años de Análisis Político” (2022). Es editorialista y columnista editorial de El País, panelista en Todas las Voces de Canal 4 y profesor de la Universidad ORT Uruguay.

Más de este autor
¿Por qué hay causas que avanzan rápidamente y otras que se demoran sin justificación?
Se cumplieron en estos días 35 años de la muerte de Wilson Ferreira, uno de los tres líderes más importantes del Partido Nacional en el siglo XX. Ya es tiempo pues de que su figura política sea evaluada por los blancos con lentes analíticos fríos que dejen de lado posicionamientos sectoriales cortoplacistas.
Todos los balotajes fueron ganados por la fórmula que presentó una mayoría parlamentaria.
El auge de los barrios privados da testimonio del Uruguay de hoy y de un fracaso político.
Hay quienes se quejan de los linchamientos en las redes sociales; de las posiciones políticas polarizadas; o del dogmatismo de distintos activistas que procuran volcar decisiones en favor de sus visiones sectarias del orden social.
Cualquiera que entienda algo de elecciones sabe que el Frente Amplio (FA) no gana hablándole solamente a los compañeros que viven atrincherados tras el muro de yerba del comité.
Se trata de la mejor noticia de los últimos veinticinco años en política exterior.
¿Qué pasó en Uruguay que todas estas chantadas no son sancionadas socialmente?
No es novedad que hace meses que el Frente Amplio (FA) ha fijado como estrategia ser hipercrítico de todo lo relevante que plantee el oficialismo. Pero con la llegada de enero parece que se pasó de rosca.
¿Cómo es posible convivir con tanta dejadez, tanta mugre y tanto desprecio por la belleza?