TENDENCIAS

La reconversión hacia la fibra orgánica fue lo que salvó a Tejidos Bersan de seguro cierre

Hace 30 años que Diego Longo y Ernesto Llovet fundaron una empresa textil que hoy es la única que se mantiene tejiendo en Uruguay. 

Tejidos Bersan
Diego Longo, uno de los fundadores de la empresa, anunció que el próximo objetivo es exportar.

"Somos los últimos que quedamos tejiendo en Uruguay”, dice en tono entre resignado y triunfante Diego Longo, dueño junto a Ernesto Llovet de Tejidos Bersan. Hace más de 30 años que crearon esta empresa textil especializada en tejido circular y rectilíneo. “Hacíamos algodón, algodón polyester… pero empezamos a bajar por las importaciones de China”, recuerda sobre el momento en que la cosa se empezó a complicar para la industria nacional y las empresas comenzaron a cerrar.

Había que hacer algo para sobrevivir, si se quedaban quietos el cierre era inminente. Fue así que a fines del año pasado resolvieron incursionar en el tejido orgánico que se estaba poniendo de moda.

“Sumamos el tejido con fibras orgánicas e incorporamos cáñamo y bambú”, cuenta Longo. Así lograron, por ejemplo, que una diseñadora les compre diferentes tejidos en cáñamo que luego vende en Estados Unidos y Canadá. “En Estados Unidos exigen mucho que sea todo natural y hay todo un público que lo paga”, apunta.

Tejidos Bersan

Por estos lares el proceso es más lento, pero ya cuentan con varias clientas en La Barra de Maldonado que compran jerseys de lana con bambú. “Es una tela finita que está muy buena”, explica sobre un producto que atrae sobre todo a los argentinos y también a los europeos. “Están enloquecidos con las telas y con las prendas. De Uruguay también compran, pero nadie lo hace en grandes cantidades”, dice.

Por eso es que en este proceso de transformación la gran meta es la exportación. Por el momento es solo una idea; hay contactos, pero nada concreto.

Tejidos Bersan

“Conseguimos lana con finura de 19 micras, una lana orgánica y con muy buena calidad y la idea es proyectar eso para tratar de vender afuera. Con las dificultades de todo tipo que hay hoy más las dificultades en cuanto a inversiones, la vamos remando”, señala.

“La empresa surgió en 1989, poco a poco fuimos creciendo hasta trasladarnos al Parque Tecnológico Industrial del Cerro. No perdimos la oportunidad de adaptarnos a las nuevas tecnologías y creamos la primera tienda online de telas del Uruguay”, se lee en el sitio web de Megatex, razón social de Tejidos Bersan.

Tejidos Bersan

Lo suyo fue siempre el tejido circular y el rectilíneo. El primero se llama así porque lo teje una máquina con forma de círculo. “Es un cilindro que tiene 5 mil agujas al que le ingresa el hilado y va girando, va bajando la tela y se hace el rollo. A partir de ahí empiezan todos los procesos para terminarla, como ser el teñido”, explica Longo.

Vale aclarar que cada aguja cuesta 1,20 euros. Teniendo en cuenta las que se necesitan más las que hay que tener de repuesto porque se rompen y hay que cambiarlas para que la tela no salga fallada, ya de arranque la inversión es importante.

Tejidos Bersan

En cuanto al tejido de punto rectilíneo es el que se usa para realizar un buzo o una ruana.

Megatex no solo elabora telas, también confecciona prendas en distintas fibras. Es así que realizan uniformes para varios colegios de Montevideo o también determinadas prendas para tiendas como Lumiére (camisones, pijamas y camisetas) o Tranquera (ruanas en lana merino, poleras, remeras). En el caso de Lumiére también le venden telas para que ellos confeccionen con su bordado.

Actualmente están armando un proyecto con la firma Burma. “La idea es hacer muestras con lo que nosotros tejemos más lo que ellos puedan hacer a partir del top de lana que le llevemos y así hacer diferentes tipos de tejidos”, anunció Longo.

Si bien es mucho lo que la empresa elabora, su dueño aclara que también hay cosas que les conviene exportar. Entre los proyectos está también empezar a teñir lana.

Tejidos Bersan

Volcarse al tejido orgánico, incorporar nuevas técnicas como el ecoprint, sumar telas como cáñamo y bambú son los salvavidas que Tejidos Bersan encontró para seguir a flote en un rubro que no las tiene fácil. “Sino teníamos que cerrar todo, apagar las máquinas y esperar que nos llevaran”, señala Longo sobre una empresa que se empeña en seguir en el rubro, aunque sea la única que hoy se mantiene en pie.

Tejidos Bersan
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error