SEGURIDAD VIAL

Qué hay que revisar antes de iniciar un viaje por carretera

Conducir en la ruta le exige más al auto que la ciudad; el mecánico y el propietario del vehículo deben inspeccionar varios elementos para viajar con seguridad

autos carretera
El uso de un vehículo en ruta conlleva altas velocidades por largos tramos de forma constante

Se avecina uno de los momentos ideales del año para hacer viajes en ruta: las vacaciones de verano. Durante esta temporada, con la pandemia por COVID-19 de por medio, los destinos del interior del país se verán revalorizados pero, antes de prender el motor y pisar el acelerador, hay que tener ciertos cuidados.

¿Por qué es diferente un recorrido en ciudad que uno en carretera? El uso de un vehículo en ruta conlleva altas velocidades por largos tramos de forma constante. En Uruguay eso puede extenderse hasta por más de siete horas (de Montevideo a Artigas). “Esa exigencia es un giro de 180° para nuestro motor, caja de cambios y tren de rodaje, los cuales se ven forzados a un uso continuo. Esto eleva las temperaturas de los diferentes componentes”, explicó el tecnólogo industrial mecánico Mattías Lorenzotti.

Qué debe revisar el mecánico.

Para evitar sorpresas desagradables en medio de la nada, todo vehículo, así sea uno con buen mantenimiento, debe pasar por el taller antes de comenzar el viaje. Aquí, el mecánico deberá cerciorase del funcionamiento de cuestiones básicas en el motor como fluidos y sus posibles pérdidas (aceite, líquido de caja, líquido de dirección, líquido de frenos, líquido refrigerante) y filtros (aceite, aire, combustible, cabina), bujías y correas que deben ser revisadas para analizar si es necesario su sustitución. Es vital, además, comprobar el estado de batería y carga del alternador.

En cuanto al resto del vehículo es necesaria la revisación “exhaustiva” de los amortiguadores y de los neumáticos y todo aquello que comprometa la alineación” del tren delantero y trasero.

Los frenos es otra parada técnica imprescindible. “Siempre es sano frenar bien”, recordó Lorenzotti, quien agregó que “la exigencia ante un imprevisto en ruta es mucho mayor” que en ciudad porque a más velocidad mayor tiempo de frenado.

El mecánico también debe examinar el funcionamiento del sistema de luces, del limpiaparabrisas y limpialuneta trasera. “Esto no lo revisa nadie y, actualmente con el uso de gomas recicladas, las famosas ‘escobillas’ tienen que ser un punto vital a chequear. No nos acordemos de la lluvia solo cuando llueve”, apuntó quien también es comisario técnico del Automóvil Club del Uruguay.

Otro elemento que pasa desapercibido por el usuario pero en el que reparará un mecánico es la toma de corriente. “Ese famoso accesorio que muchas veces se esconde detrás del encendedor de cigarrillos es altamente usado en largos viajes, ya sea para recargar el teléfono móvil o algún dispositivo GPS”, comentó.

Y añadió: “En el caso de un coche con buen mantenimiento, este chequeo previaje se realiza en el día y, si bien no significa que no se va a romper nada (la bola de cristal aun no se vende como herramienta), podemos salir más tranquilos y seguros”.

autos carretera
Para cualquier viaje por carretera es una buena idea llevar algunas herramientas para salir de algún imprevisto como llave de rueda, linternas y líquidos de reposición.

Qué debe revisar el conductor

El conductor también debe repasar algunos ítems. Uno de ellos es la presión de los neumáticos. En este caso, Lorenzotti explicó que se debe leer en el manual del vehículo cuánta presión se necesita si se aumenta la carga. Otro punto es el nivel del líquido limpiaparabrisas. En promedio, contar con tres a cinco litros garantiza una buena visión. También se debe llenar el tanque de combustible y cerciorarse de que se lleva el equipamiento reglamentario (botiquín, extintor, balizas, gato y rueda auxiliar) y herramientas necesarias para algún imprevisto.

El conductor también debe controlar las luces. “Las semiópticas delanteras son nuestros ojos en la ruta. Muchas veces es común escuchar al propietario pedir más cantidad de luz y, muchas veces, con extras aun siguen sin obtener buena visibilidad. La clave está en la regulación de los focos que, si observamos en el vehículo, vamos a encontrar el porcentaje de inclinación necesario para cada chasis. Hoy se tiene la posibilidad de una regulación adicional desde el interior que puede ser accionada por el chofer sin necesidad de descender. Esto ayuda subir o bajar el haz de luz para acomodarlo mejor a nuestro gusto”, comentó.

Lorenzotti concluyó: “Revisen siempre la ruta que van a seguir para conocer cómo se encuentran los caminos, si tienen peajes, si hay lugares para una parada de ‘estiramiento’ para tomarse un café y recuerden no manejar por más de cinco horas de día o cuatro si lo hacen de noche. Lo más importante es ir y volver”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados