ECOLOGÍA

De carteles políticos a carpetas escolares: el destino de la publicidad electoral callejera

Los carteles recolectados se inspeccionan, limpian y se les retiran sus alambres. Se los muele y con esa materia prima se fabrican las láminas para las carpetas.

Cartelería
Las columneras de todos los partidos políticos son materia prima para material escolar.

"La idea surgió en las elecciones internas. Nosotros estábamos en el sector de Mejor País, de Enrique Antía (Partido Nacional) y los carteles de este sector eran los únicos que estaban calificados para ser donados luego de ser usados para la propaganda”, contó la militante Matilde Antía sobre su preocupación por el destino de la cartelería política.

Un loguito con un perro y una casa en el extremo superior derecho de los carteles que promocionaban la precandidatura presidencial del actual intendente de Maldonado indicaba que esos carteles eran aptos para ser reutilizados. “Costaron más de lo normal y la razón era darles otro uso luego de la campaña. En este caso, queríamos donarlos a refugios de perros”, explicó Matilde.

Fue así que los refugios Cucha del Este, LCA, PGA, Ecqus y Liga Bichera se vieron beneficiados con todo ese material de cartonplast. En el caso de Cucha del Este y PGA también los recibieron luego de las elecciones nacionales de octubre.

El cartonplast corta el frío y el agua, entonces sirve para poner en los techos de las cuchas de los perros. Como el plástico es muy resistente, podés moldear una casita. Se puede reutilizar y es reciclable”, apuntó la militante nacionalista.

Si bien la iniciativa se promovió de manera más fuerte en Montevideo, Matilde se contactó con dirigentes de Mejor País de todo el Uruguay para replicarla a nivel nacional. “Se donaron los carteles y las lonas”, dijo.

Las donaciones se hicieron ni bien terminaron las internas. Ya en plena campaña para las elecciones nacionales, Matilde le comentó la idea a la entonces candidata a la vicepresidencia por el Partido Nacional, Beatriz Argimón. “Le encantó. Le dije que mi objetivo era hacer lo mismo a nivel del partido y tratar de que todas las listas se comprometieran a realizarlo”, recordó.

Blancos y colorados arrancaron en punta, tras la habilitación de la cartelería política en calles y avenidas. Foto: F. Flores
Como en cada elección nacional, los carteles políticos copan las columnas callejeras. Foto: F. Flores

La buena relación con Argimón motivó que le enviara una carta al Directorio del Partido Nacional en la que explicaba el objetivo de la propuesta y la necesidad de concientizar sobre la reutilización de la cartelería. “Queríamos invitar a todas las listas del partido a que se sumaran a retirar los carteles y, además, extender la idea a las demás fuerzas políticas, como el Partido Colorado o el Frente Amplio”, detalló.

El Directorio aprobó la iniciativa y así nació #Reciclá tu Campaña – Nos hacemos Cargo. Durante cuatro días posteriores a las elecciones, todas las listas nacionalistas, a las que se sumó la Lista 600 del Partido Colorado, comenzaron con la tarea de descolgar carteles.

“Llegamos a juntar unos cuatro mil carteles que guardamos en la sede de Mejor País de Montevideo. La gente que lo hacía era del Partido Nacional y del Partido Colorado, pero descolgábamos carteles de todas las agrupaciones políticas”, explicó Matilde. Incluso luego de esos cuatro días siguieron descolgando, lo único que los detuvo fue la cercanía de las elecciones nacionales porque debieron dedicarse de lleno a militar para la campaña.

Carpetas.

Los carteles se habían recolectado; ahora había que pensar qué hacer con ellos. Fue ahí que entró en escena Dafelir, una empresa dedicada a vender placas y otro tipo de insumos en cartonplast y a elaborar cartelería política.

“En la campaña electoral empezamos a notar que había muchos carteles en las columnas y eso pasaba a ser un problema. Entonces, a todos los que hacen cartelería política les ofrecimos reciclar todo el material. Nos comprometíamos a reciclar todo lo que tuvieran que sacar, les hubiera quedado o no lo pudieran seguir utilizando”, explicó Leonardo García, director de Dafelir y vicepresidente de la Cámara de Industrias del Uruguay.

Para García, lo complicado era lograr que los sectores políticos se motivaran con la propuesta y se comprometieran a retirar el material y enviárselo a la empresa. “Se nos ocurrió difundir el concepto de la economía circular, comunicar que gran parte del plástico puede ser reprocesado y reutilizado”, apuntó.

Las carpetas serán donadas cuando empiece el año lectivo. Foto: Mejor País
Las carpetas serán donadas cuando empiece el año lectivo. Foto: Mejor País

Fue así que apareció la idea de fabricar carpetas y dárselas en forma gratuita a quienes donaran la cartelería para que ellos luego las distribuyeran como quisieran. La única condición era que la carpeta llevara impreso el concepto de economía circular para que la gente estuviera enterada del tema y que no tuvieran ningún costo.

Se las ofrecimos a todos los partidos políticos”, señaló García. Contestaron varias agrupaciones pero la que tuvo la respuesta más fuerte fue Mejor País, que enseguida se entusiasmó con la idea de donar las carpetas a escuelas públicas y rurales.

La primera tanda estuvo pronta para la última semana de noviembre: unas dos mil carpetas que seguramente en breve serán varias más porque hay muchos más carteles prontos para enviar a Dafelir, sin contar los que se piensa retirar ahora que terminó la campaña por el balotaje.

La donación de las carpetas se concretará en febrero o marzo de 2020, cuando estén por empezar las clases.

Economía circular

Los carteles recolectados se inspeccionan, limpian y se les retiran sus alambres. Se los muele y con esa materia prima se fabrican las láminas para las carpetas.

Reciclar.

Ya es tradición de Dafelir ofrecer a sus clientes el servicio de recibir el material que le vendieron cuando ya dejan de utilizarlo. “Por ejemplo, a las industrias que se dedican a la custodia de documentos, les hacemos cajas de archivo y, cuando las terminan de usar porque están muy gastadas, las recibimos y reciclamos el material”, señaló García a El País.

En el caso de la cartelería política, la empresa recibe todo el material que le quieran enviar. “Incluso material chino, que vino de afuera, que hicieron en otro lado. Nosotros reciclamos todo y de absolutamente todos los partidos políticos”, acotó.

García detalló que Mejor País juntó cartelería de todos los partidos, que el Partido Independiente mandó una camioneta llena de carteles de su agrupación y que el MPP hizo lo propio para cumplir con un programa de apoyo escolar al cual donará las carpetas.

Carteles políticos retirados por la IMM son llevados a un depósito municipal. Foto: Fernando Ponzetto
Los carteles se acumulan en un depósito municipal. Foto: Fernando Ponzetto

“Estoy manejando otro proyecto a nivel de la Intendencia de Montevideo, con una idea nueva, algo exclusivo para ellos para darle una solución al material que retiraron”, adelantó sin querer dar mayores detalles por el momento.

En todos los casos, García subrayó que el objetivo es que el plástico no llegue a transformarse en residuos. “El mensaje que queremos transmitir es que esto se puede recuperar. Tenemos que tratar de que no llegue a los sitios finales de deposición de residuos, ya que se puede transformar y volver a la sociedad desde otras formas con otro tipo de productos”, destacó.

Por su parte, Matilde Antía dejó en claro que con esta tarea no se buscó sumar votos, sino que lo que hay es una preocupación genuina por el cuidado del medio ambiente. “Lo hacemos para ayudar a la gente y al planeta. Además, nuestro objetivo es que en las próximas elecciones no se cuelguen más carteles”, anunció y ya asumió el compromiso de limpiar toda la ciudad de la cartelería electoral generada en la campaña que acaba de finalizar.

Recolección de listas no tuvo mucha repercusión

Lo mismo que se hizo con la cartelería intentó hacerse con las papeletas de votación. Tras las elecciones internas, fue la Lista 71 del Partido Nacional que se ocupó de recolectarlas para su reciclaje. En tanto luego de las nacionales, la empresa Rotondaro, dedicada a la compra de distintos materiales en desuso, inició una campaña para recibirlas.

“Las hojas de votación registradas en todo el país son 998, por lo que el número de papeletas que se han impreso es gigantesco”, decía parte del mensaje que publicó en su sitio web y en su cuenta de Instagram.

A pesar de los muchos “me gusta” clickeados, fue muy baja la cantidad de kilos de hojas de votación recibidos. Por esa razón se resolvió no realizar la misma campaña para el balotaje.

Georgina Rotondaro explicó que “hace más o menos un año que las fábricas de Uruguay no están utilizando papel color para hacer producto reciclado porque tienen que ponerle mucho solvente”. Por eso, Rotondaro acopia las listas para cuando surja la oportunidad de venderlas. “Hubo un particular que mandó listas por Agencia Central, pero fueron solo 20 kilos”, contó Rotondaro. De todas formas, se esperaba que los principales donantes fueran los partidos políticos. “Mandaron unas pocas del Partido Nacional, de Edgardo Novick y de la lista de Rafael Michelini, que trae siempre”, agregó la empresaria.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)