Publicidad

Mimos, selfies, anuncio de boda y apagón: no le faltó nada a la noche de los Tinelli en Medio y Medio

La mediática familia dijo presente en el show de Coti que teloneó Cande y se robaron las miradas. Llegaron con cámaras para grabar el reality y causaron furor. Una crónica de lo que dejó la velada.

Compartir esta noticia

La noche del sábado en Medio y Medio fue atípica y estuvo repleta de condimentos: desde un apagón hasta la filmación de un reality show. El clan Tinelli dijo presente en este clásico de Punta Ballena para disfrutar del show de Coti, que tuvo a Cande Tinelli como telonera, con gran despliegue de cámaras y se robó todas las miradas.

Marcelo Tinelli aterrizó en Medio y Medio sobre las 21:50 escoltado por dos seguridad, su equipo de producción (estaban en plan de grabar escenas del reality Los Tinelli) y bien rodeado por sus hijos (Mica y Lolo) el Tirri, Mimi, su novia Milett Figueroa y su yerno Lisandro López.

Marcelo Tinelli ingresando a Medio y Medio.
Foto: Ricardo Figueredo

Llegaron de imprevisto y sin hacer aspaviento.
Marcelo entró rapidísimo y la gente tardó un tiempito en advertir su presencia. Cuando se percataron, se revolucionó el lugar. Se sacó selfies con todo el que se lo pidió pero lo hizo detrás de las vallas, donde se advertía "no pasar, solo staff". No se negó a una foto pero aseveró, "notas no".

"Te sigo desde chiquita, te amo", fue uno de los tantos elogios que recibió. Y se excusó de cargar a un niño por el dolor que tenía en los hombros: "Fui a hacer fútbol hoy", le comentó al papá con simpatía.

Acción y apagón.

Cande Tinelli en Medio y Medio.
Cande Tinelli en Medio y Medio.
Foto: Ricardo Figueredo

A las 22:26 comienza el despliegue de producción: tres camarógrafos con auriculares y micrófonos se instalan con sus equipos arriba de una tarima para poder registrar cada uno de los momentos de los Tinelli desde sus asientos.

"Estamos siendo filmados nosotros", dice Marcelo al ingresar al lugar, con un trago en la mano, y sigue expreso para el sector VIP. Mientras, el Tirri frena a sacarse fotos. "El lunes bailo en vivo cuarteto", le cuenta a un fan. Y él le contesta: "Te quiero".

Marcelo se sienta al lado de Milett y su hijo menor, Lolo, que asistió con un amiguito. Tres minutos después, da comienzo el show.

El Tirri se fotografió con todos los fans que le pidieron.
El Tirri se fotografió con todos los fans que le pidieron.
Foto: Ricardo Figueredo.

Marcelo habla con la moza y su novia, que ilumina el menú con el celular. Deja la carta para aplaudir a su hija Cande, que vestida de pollera negra y camisa blanca, arranca a cantar su tema Yo.

Segundos después, se corta la luz. Nadie entiende nada. La gente grita, luego aplaude. "Vamos, Lelu", le gritan. Y los encargados de Medio y Medio corren de un lado al otro buscando una solución. Mientras tanto, las cámaras siguen filmando a los Tinelli, porque el show debe continuar.

La oscuridad dura unos cinco minutos. Al volver la luz, el público acompaña con palmas (Marcelo incluido). Mientras tanto, el patovica le alcanza un buzo a Lolo que tiene frío.

Ahora sí, las cámaras del reality se posicionan para lograr tener una buena toma de Cande procurando no tapar la visión del público.

"Yo creo que esto está todo armado por la gente que nos está grabando de Amazon que estamos filmando un reality, porque nunca pasó esto en la historia de Medio y Medio. Qué fuerte esto. Decir que no había cantando ni un tema, sino me descompongo", dice tímidamente y retoma la primera canción. Su padre la filma y su hermana Mica acompaña con palmas.

"Gracias por venir y aguantar toda la movida qué pasó", comenta mientras toma un buche de agua, y se prepara para cantar Agua, un clásico de Jarabe de Palo. Luego presenta la última: Chai, "un tema nuevo, que espero que les guste".

Marcelo Tinelli junto a Milett y sus hijos en Medio y Medio.
Marcelo Tinelli junto a Milett y sus hijos en Medio y Medio.
Foto: Ricardo Figueredo

Al terminar su actuación agradece, y vuelve a pedir perdón por los inconvenientes.

Minutos después, Mica y Marcelo se paran y escoltados por dos seguridad y las cámaras van hasta el camarín a saludar a Cande. Mientras tanto, Milett se saca selfies y chatea.

"Se corto la luz acá", le dice Marcelo a un amigo entre risas. Y antes de volver a su asiento se para a charlar con Mica y otro par más, sin que nadie lo moleste.

Vuelve al VIP y está a los abrazos con Lolito. Se sirve un Aperol para él y arma otro para Millet.

Sube Lele a saludar a la familia con un trago en la mano. Se abraza con su cuñado futbolista y habla con el Tirri. Marcelo le da de comer una papa frita en la boca a Millet.

Qué viva el amor.

Marcelo Tinelli junto a Milett y sus hijos en Medio y Medio.
Foto: Ricardo Figueredo

A las 23:09 arranca Coti a cantar Otra vez. Marcelo hace los coros del estribillo y agita con Cande.

Mica y Cande miran el show juntas, corean, se paran para bailar y hacen palmas.

Las cámaras no paran de filmar a los Tinelli y Marcelo está a los besos y abrazos con su novia.

A las 0:00 Coti invita al escenario a Lele, pide un aplauso para ella y la presenta como su amor y su futura esposa. "Hoy le tocó una muy difícil, se cortó la luz, no entendemos bien qué pasó", dice en referencia al apagón.

En ese interín entran Valeria Lynch y Fernando Burlando, que habían estado cenando en el restaurante de Medio y Medio con sus parejas, y se mezlcan entre el público.

"El 24 de marzo nos casamos", anuncia Coti. Y Cande lo corrige: "El 24 de febrero, boludo". Acto seguido, él cuenta que se conocieron un 24 de octubre.

Cantan Quiero verte, la canción que grabaron juntos, deseando que no se corte la luz. Cierran la performance con un beso.

Suben Valeria Lynch y Burlando al VIP y se abrazan con Marcelo.

Fernando Burlando y Valeria Lynch llegando a Medio y Medio.
Foto: Ricardo Figueredo

Marcelo y Millet se sacan selfies con el trago mientras suena Antes que ver el sol. Coti le tira besos a su prometida mientras canta el estribillo; ella le responde con corazones.

Marcelo se retira por la puerta de atrás a las 0:30, bien sigiloso y sin levantar la perdiz, igual que como ingresó, antes del último tema (Nada fue un error).

Ante la insistencia y el amor del público, Coti cede y les regala una más: Bailemos. “Estos momentos son los que nos llenan el alma”, dice el músico para cerrar esta noche distinta en Medio y Medio, que se aguantó sin agua hasta el final.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad