Publicidad

Déborah Rodríguez se convirtió en la uruguaya con más medallas de la historia: “Estoy muy contenta y agradecida"

En el Sudamericano de San Pablo sumó su octava medalla y se metió en la historia del deporte uruguayo; ahora se prepara para los Panamericanos y la clasificación a los Juegos Olímpicos de París 2024.

Compartir esta noticia
Deborah Rodríguez con su medalla de plata en los 800 metros del Sudamericano de San Pablo
Deborah Rodríguez con su medalla de plata en los 800 metros del Sudamericano de San Pablo.
Foto: Marcelo Szwarcfiter

El Sudamericano de Atletismo no fue uno más para Déborah Rodríguez. La velocista sumó una nueva presea a su medallero -plata en los 800 metros- y alcanzó el récord de Josefa Vincent, la uruguaya con más medallas en la historia con un acumulado de ocho y podrá superarlo.

Pasaron cerca de 50 años para que alguien lo lograra y Déborah es consciente que este nuevo galardón es un premio a todo el esfuerzo que ella y su equipo de trabajo hacen para que esté en la mejor forma posible. “Estoy muy contenta y súper agradecida con el grupo que me ha acompañado y ayudado en momentos muy buenos y que no han sido tan buenos, pero que siempre estuvieron ahí, como mi entrenador Martín Mañana”, indicó la atleta a Ovación.

Y agregó: “Considero que ha sido un buen comienzo de año. Siempre busco mejorar, crecer; la carrera fue muy buena, con nivel, exigente y sobre todo es un puntapié para seguir preparándonos. Es un año muy importante porque es Preolímpico y de Juegos Panamericanos, por lo que será largo también”.

Luego de unas merecidas vacaciones en las que disfrutará de descansar y compartir con los suyos viajará a Guatemala para entrenar con atletas cubanas y preparar los Juegos Panamericanos, que se disputarán entre el 20 de octubre y el 5 de noviembre.

“Vengo entrenando mucho y el viaje será una una instancia muy buena para ponernos a punto”, destacó.

A diferencia de sus colegas, cuya temporada 2023 terminará en este mes de agosto y luego se centrarán en la clasificación a los Juegos Olímpicos de París 2024, el año de Déborah será más exigente.

“La preparación es bastante compleja. Ahora estuve cuatro meses en Europa, en Madrid, y el resto del continente haciendo algunas carreras y compitiendo. A partir de lo que fue esta competencia para adelante es un año bastante atípico porque es largo, hay que ajustar y pensar muy bien la planificación para llegar con energía física y emocional”, explicó.

Deborah Rodríguez en el Sudamericano de Atletismo de San Pablo 2023.
Deborah Rodríguez en el Sudamericano de Atletismo de San Pablo 2023.
Foto: Marcelo Szwarcfiter

¿Conseguirá ser cuatro veces olímpica?

Londres 2012, Río 2016 y Tokyo 2021 son los Juegos Olímpicos en los que la uruguaya compitió y en 2024 espera estar presente en París para completar una nueva experiencia y seguir batiendo récords. La clasificación recién comenzó y trabajará para llegar, aunque reconoció que las exigencias son cada vez más altas.

“La clasificación a los Juegos Olímpicos es por cupo o por tiempo. Podés entrar dentro de lo que es el ranking de la World Athletics que es buscar competencias de calidad para poder generar puntos para la clasificación del año que viene; y si no buscar la marca que establece la misma organización. Lo que una siempre busca es la marca pero también ayudará a posicionarse en un buen nivel a nivel en el ranking mundial. Estamos trabajando en eso, esta clasificación para los Juegos Olímpicos empezó el 1° de julio y termina el 30 de junio del año que viene, así que vamos que estamos a full”, detalló.

“Mi objetivo es tener la mejor preparación y clasificar a mis cuartos Juegos Olímpicos; mi deseo es vivirlos de forma muy intensa y presente. Llegar a unos cuartos Juegos Olímpicos es un sueño y pocos deportistas a nivel nacional han tenido esa posibilidad. Para mí sería un honor”, puntualizó.

Déborah reconoce la evolución que ha tenido su carrera y la forma de disfrutar cada momento a pleno, así como la exigencia para llegar a la competición.

“El nivel del atletismo ha crecido muchísimo, cada vez es más exigente. Me acuerdo que en Londres 2012 para ir en 800 metros te pedían una marca de 2’02’’, en Tokio pedían 1’59’’ y hoy están pidiendo 1’58’’5’ o 1’59’’00 para clasificar y eso es por la misma exigencia y la evolución que hay en el deporte. Creo que vivenciar eso es maravilloso”, subrayó.

Atleta carbonera.

En febrero de este año, la deportista se sumó a Peñarol Atletismo y valora mucho la apuesta de la institución a los deportistas que no solo practican deportes colectivos.

“Tomar una decisión tan increíble, especial y drástica como lo hizo Peñarol, que creo que muestra que es el equipo que más está apostando, no solamente en los deportes grupales, sino también en los deportes individuales como el nuestro, es positivo”, indicó.

En tanto, señaló que podría ser una inspiración para otras instituciones: “Actualmente no hay un equipo de fútbol que apueste al atletismo, como lo hace Peñarol. Eso me parece maravilloso. En lo personal me siento súper cuidada, protegida y no solamente por el apoyo que ellos puedan dar económico, sino también por el apoyo de los hinchas, la institución, los jugadores y para mí eso es muy bueno, porque es un puntapié maravilloso para incentivar a que otros equipos de fútbol apuesten en otros deportes”, reflexionó.

Déborah enfatizó que tener la tranquilidad de un respaldo institucional y económico es clave para que los deportistas desarrollen una carrera exitosa. “Están surgiendo talentos muy buenos a nivel nacional que están teniendo muchísimos resultados y ese apoyo es fundamental para que los deportistas se preparen de la mejor manera y no se preocupen, también, por cómo es que van a prepararse si no tienen recursos; siempre digo que el deportista si no tuviera esa preocupación económica y la incertidumbre de no saber qué es lo que va a pasar si va a recibir o no va a recibir el apoyo el próximo año sería una progresión a nivel del rendimiento deportivo muy importante”, remarcó.

Recuerdos de los Juegos Olímpicos

Déborah es una “cazafamosos” y así se popularizó dentro de las delegaciones. Uno de sus placeres es conseguir fotos con estrellas.

“En los Juegos Olímpicos de Río, los chicos del seleccionado me preguntaban cómo hacía para encontrarme a Kobe Bryant o LeBron James en el comedor y sacarme fotos con todo tipo de gente conocida, porque ellos nunca los veían”, revela.

Sin embargo, las selfies tenían una estrategia detrás. “Ellos iban al comedor a las horas típicas, entonces les expliqué cuáles eran los mejores horarios para encontrarlos. Un Usain Bolt no te va a las 12:30 al mediodía cuando sabe que el comedor está lleno, pero iba a las tres de la tarde cuando no había nadie. Entonces empezaron a aplicar esos piques que yo les tiré de cómo encontrar a los famosos. Los aplicaron y estaban todos recopados”, confesó.

Compartir su sabiduría fue algo que disfrutó mucho. “Siempre como que se me había tildado de esto que me sacaba fotos; para mí fueron experiencias tremendas porque imaginate que hoy tengo una foto con Kobe Bryant, una leyenda y más después de todo lo que pasó (falleció en 2020 en un accidente aéreo); también con LeBron James. Son cosas que uno nunca olvida”, remarcó.

Los últimos Juegos Olímpicos, en Tokio y en pandemia, también tuvieron lo suyo. “Hizo que fueran mucho más restringidos porque además lo tomaron de manera diferente. Pero Río y Londres fueron las experiencias de mi vida. Esperemos que París vaya en esa línea”, concluyó.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Déborah Rodríguez

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad