ALEGRÍA

Abrazos y emoción: así se vivió el pasaje del remo de Uruguay a la final de Tokio 2020

Bruno Cetraro y Felipe Klüver avanzaron a la final de la competencia del doble par peso ligero y competirán por las medallas en los Juegos Olímpicos.

La alegría de Felipe Klüver y Bruno Cetraro en Tokio. Foto: @UyDeporte.
La alegría de Felipe Klüver y Bruno Cetraro en Tokio. Foto: @UyDeporte.

El remo de Uruguay hizo historia en los Juegos Olímpicos. El doble par peso ligero de Bruno Cetraro y Felipe Klüver hizo una sensacional regata en la semifinal, fue segundo y se metió en la final A, instancia en la que esta noche a la hora 21:50 de Uruguay competirán por las medallas en Tokio 2020.

El trabajo de varios años, el esfuerzo, las ganas y el corazón que le pusieron los remeros a su primera experiencia olímpica tiene hoy su recompensa, pero como siempre, el trabajo es en equipo y eso fue lo que depositó a la Celeste en una final de Juegos Olímpicos.

La planificación, los entrenamientos, la inversión y el saber que se puede llevaron a Uruguay a la definición olímpica y uno de los grandes responsables es el argentino Osvaldo Borchi, el entrenador que se transformó en pieza clave para la Federación Uruguaya de Remo.

Y precisamente Borchi vivió de una manera muy especial la regata semifinal. La observó en la zona de entrenadores junto a Fernando Ucha, presidente de la Federación Uruguaya de Remo, y tras el segundo lugar de Cetraro y Klüver, rompió en llanto para celebrar el pasaje a la final olímpica.

La emoción se apoderó de la delegación uruguaya en Japón y más tarde tocó el reencuentro con los remeros, que llegaban exhaustos tras una regata muy difícil en la que dieron todo para poner al bote celeste en la definición por las medallas en Tokio 2020.

Más abrazos, más emociones y el “¡Vamo arriba Uruguay!” que retumbaba en la bahía Sea Forest de la capital de Japón, la sede del remo en estos Juegos Olímpicos.

La emoción también se apoderó de Felipe Klüver, el remero de Mercedes que con 21 años vive algo soñado y que junto a Bruno Cetraro (23), irá en busca de poner al remo uruguayo en el podio de los Juegos Olímpicos después de 69 años.

Llegaron más abrazos y la alegría se apoderó de la delegación uruguaya en Tokio porque con la emoción a flor de piel, los remeros celebraron esa histórica clasificación a la final. Se lo tienen merecido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados