Publicidad

Sebastián Guenzatti, el uruguayo que jugó con Raúl en el equipo de Pelé y que tuvo un 2021 casi perfecto

Sebastián Guenzatti celebra un gol junto al español Raúl González.

HISTORIAS

De chico emigró a Estados Unidos, volvió a Uruguay en busca de una revancha sin imaginarse que la iba a encontrar en Norteamérica y tras superar dos lesiones graves.

Hace 20 años, Uruguay atravesó una crisis económica que llevó a que casi 30.000 personas emigraran al exterior y entre ellas estaba Sebastián Guenzatti junto a su familia. “Mi viejo era taxista, lo habían robado un par de veces y decidió vender todo para venirnos con la plata esa para acá”, cuenta en la actualidad desde Estados Unidos.

Para muchos, el nombre de Sebastián Guenzatti puede ser poco común, pero el delantero uruguayo que hoy defiende a Tampa Bay Rowdies de la USL Championship de Estados Unidos esconde detrás una historia de sacrificio que le permitió, entre otras cosas, cumplir el sueño de ser futbolista, salir campeón y nada menos que ser compañero del mítico Raúl en el equipo de Pelé.

Pero antes hay que remontarse a 1991 y al barrio Jacinto Vera donde nació Sebastián. “Con tres o cuatro años hice baby fútbol en el Dryco y después jugué en Danubio a los 6 o 7 donde fuimos campeones”, recuerda, pero poco tiempo después le tocó emigrar a Norteamérica.

“Cuando llegamos a Estados Unidos nos quedamos en la casa de unos conocidos, pero cuando mis padres empezaron a trabajar nos fuimos a vivir a Nueva York”, repasa Sebastián quien terminó los estudios en Estados Unidos.

Sebastián Guenzatti en Los Aromos junto a Marcelo de Souza y Pablo Bengoechea, jugadores de ese plantel de Peñarol.
Sebastián Guenzatti en Los Aromos junto a Marcelo de Souza y Pablo Bengoechea, jugadores de ese plantel de Peñarol.

Aunque estuviera lejos del “paisito”, hubo una pasión que Sebastián no perdió, más allá del fútbol, y esa fue ser hincha de Peñarol. A los 18 años decidió volver a Uruguay ante la chance de jugar en las juveniles del equipo aurinegro: “Jugué seis meses en Cuarta División, porque ya tenía edad de Tercera y en esa época estaba Diego Aguirre como entrenador en la Primera División y tuve la posibilidad de entrenar con ellos, pero no me tocó la chance de jugar”.

Sebastián tuvo muchos compañeros que hoy siguen en actividad como Guillermo Varela, Sebastián Cristóforo, Joaquín Varela, Stefano Perdomo o Facundo Guichón. “Desde niño tengo fotos en Los Aromos y tener la posibilidad de practicar ahí fue un sueño hecho realidad”, admite.

Años más tarde, Guenzatti (el primero parado de derecha a izquierda) defendiendo la camiseta de Peñarol en juveniles.
Años más tarde, Guenzatti (el primero parado de derecha a izquierda) defendiendo la camiseta de Peñarol en juveniles.

Pero no todas fueron buenas para él. Recaló en Cerrito, pero se rompió los meniscos y optó por volver a Estados Unidos a operarse y cuando retornó a Uruguay el plantel ya estaba formado. Por su edad, estaba en condiciones de jugar en el plantel principal de un equipo y por eso optó por hacerlo en Huracán del Paso de la Arena.

Aunque el destino le tenía preparada un nueva sorpresa. Tras cuatro o cinco meses jugando en la Segunda División del fútbol uruguayo le llegó la posibilidad de volver a Estados Unidos y hacerlo al club donde jugó Pelé: New York Cosmos.

Apenas llegó al club estadounidense, que jugaba en la segunda liga más importante del país por detrás de la MLS, se encontró con que en el plantel estaba Marcos Senna, volante español que fue campeón de Europa con la Furia Roja y compañero de Diego Forlán, Diego Godín, Sebastián Eguren y Sebastián Viera en Villarreal.

Sebastián Guenzatti en NY Cosmos, a su costado Marcos Senna y hacia la derecha, Raúl.
Sebastián Guenzatti en NY Cosmos, a su costado Marcos Senna y hacia la derecha, Raúl.

De todas maneras, su sorpresa fue mayúscula en 2015 cuando le informaron que el mítico Raúl iba a ser su compañero de ataque. “Fue increíble. Un tipo muy bueno a pesar de la trayectoria que había hecho, un crack. Afuera de la cancha era incluso hasta mejor que adentro y muy humilde. Lo veías y no andaba manejando una Ferrari, manejaba el auto que le daba el club o andaba en tren por Manhattan y le encantaba porque nadie lo conocía. Me contaba que estaba feliz y nos invitaba seguido a la casa”, asegura Sebastián y agrega entre risas: “Bueno, a una de sus casas”.

A la experiencia de jugar con Marcos Senna y Raúl, se le sumó que en 2016 llegó al club el venezolano Juan Arango y cerró así el ciclo de compartir plantel con figuras de gran trayectoria. "Tuve la suerte de jugar con varios jugadores de los que miraba de niño y fue una gran experiencia para mí y ganar tres títulos en cuatro años fue algo muy bueno”, pero en ese año una nueva lesión: rotura de ligamentos cruzados.

La alegría de Guenzatti tras uno de los títulos con NY Cosmos junto a Senna y Raúl.
La alegría de Guenzatti tras uno de los títulos con NY Cosmos junto a Senna y Raúl.

Tras más de seis meses sin jugar, en 2017 le tocó la oportunidad de arribar al Tampa Bay Rowdies donde una vez más compartió plantel con otro crack: el inglés Joe Cole.

De todas maneras, 2021 fue su gran temporada y no en vano terminó siendo el goleador de un equipo que llegó a la final del certamen y que perdió en la misma. Con 22 goles en 36 partidos disputados fue el segundo máximo anotador del certamen, tres goles por debajo de Hadji Barry.

“Me vino muy bien el cambio de equipo porque en Cosmos jugaba más de volante y en los últimos tres años me fue muy bien de delantero y estuve peleando la tabla de goleador”, sostiene Sebastián desde Tampa, Florida.

Sebastián Guenzatti en la actualidad defendiendo la camiseta de los Tampa Bay Rowdies.
Sebastián Guenzatti en la actualidad defendiendo la camiseta de los Tampa Bay Rowdies.

“Este año hubo interés de la MLS, pero nada concreto y al final por ahora he decidido quedarme, pero no es nada seguro, estamos trabajando en el tema. En cualquier otro país, si alguien de Segunda mete muchos goles estaría en Primera, pero como acá es tan distinto y no hay Primera y Segunda, son ligas aparte es todo diferente”, admite quien actualmente vive en Florida con su esposa y además tiene un hijo en Nueva York.

En relación a la USL donde se desempeña actualmente asegura: “Es muy competitiva y tiene muy buenos jugadores. Hoy incluso llaman jugadores a la selección. Hasta los estadios están muy buenos y el nuestro en cualquier país sería de Primera”.

De todas maneras, sostiene que “económicamente la MLS es mucho más fuerte y lo ves en los estadios y en que todo es mucho más avanzado. Acá el ascenso no es por mérito deportivo, tenés que invertir una gran cantidad de dinero y, por ejemplo, tener un estadio que tenga capacidad para más de 30.000 personas”.

Claro está que Sebastián no es el único uruguayo en el fútbol estadounidense y sin ir más lejos el último equipo campeón de la MLS contó con dos compatriotas: Santiago Rodríguez y Nicolás Acevedo. “Para el fútbol de Estados Unidos le viene muy bien y te das cuenta que al uruguayo le gustó. Están yendo por muchos futbolistas que recién salen y les suele ir bien porque además ganan muchas cosas”.

Sebastián Guenzatti junto a Diego Alonso, actual técnico de la selección, en su pasaje por Inter Miami.
Sebastián Guenzatti junto a Diego Alonso, actual técnico de la selección, en su pasaje por Inter Miami.

Tras ocho años en el fútbol de Norteamérica Sebastián admite: “Tuve mucha suerte porque a pesar de que no era la MLS, eran cuadros muy importantes en estas ligas y que invertían mucha plata”.

A los 30 años, el uruguayo ya cuenta con una gran experiencia, pero entiende que eso no significa que tenga un peso mayor dentro del plantel de los Tampa Bay Rowdies: “No digo que soy un líder dentro del equipo, pero jugar con los jugadores con los que jugué me dio mucha experiencia. Se cuidaban mucho y de ellos aprendí bastante. Hasta ahora hay referentes en el plantel que tienen mucha fuerza en el equipo”.

Temas relacionados

Fútbol de Estados Unidos

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad